Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico
97.426 libros, 22.356 autores y 77.266 usuarios registrados

Escritores con gato

Víctor Miguel Gallardo el 8 de julio de 2010 en Divulgación

Gatos Escritores

La relación de los animales con la raza humana es muy propensa a conformar estereotipos: al del viejo lobo de mar acompañado de su fiel perro, uno de los más comunes, tendríamos que añadir uno que atañe a la literatura, el del escritor o escritora rodeado de gatos. Muchos han sido, a lo largo de la historia de la literatura, los autores que han manifestado una adoración manifiesta hacia los felinos domésticos; sin salir del siglo XX uno de los casos más claros fue Ernest Hemingway. Y, curiosamente, fue uno de esos viejos lobos de mar el que ayudó a que se iniciase en la religión gatuna, al regalarle a Snowball, un gato con una particularidad: sufría de polidactilia, algo que tampoco es tan raro ni siquiera en seres humanos. Snowball procreó, y sus descendientes, pese a haber sido concebidos por una madre “sana”, también heredaron la curiosa particularidad de tener más dedos de lo normal en las extremidades. Hoy día la prole iniciada por aquel primer gato de seis dedos sigue viviendo en la Casa Museo del escritor en Florida, a cuerpo de rey ya que tienen vigilancia veterinaria constante y una conocida marca de piensos animales les proporciona comida de origen orgánico. Hace unos años intentaron echarlos de allí amparándose en olvidadas leyes estatales, pero finalmente se decidió que permanecieran donde el autor de El viejo y el mar habría querido: dormitando en su hogar.

El recientemente fallecido Carlos Monsiváis era otro fanático de los gatos, llegando a convivir a la vez con más de una docena a los que él llamaba por su nombre. Y vaya nombres: las mascotas del autor mexicano respondían a apelativos como Fray Gatolomé de las Bardas, Evasiva, Nana Nina Ricci, Chocorrol, Posmoderna, Fetiche de Peluche, Monja Desmatecada, Mito genial, Ansia de Militancia, Miau Tse Tung, Miss Oginia, Miss Antropía, Caso omiso, Pio Nonoalco, Carmelita Romero, Zulema Maraima, Voto de Castidad, Catzinger, Peligro para México, Copelas o Maullas… el típico nombre para una mascota, vaya.

Al respecto de su pasión, Monsivaís dijo en una entrevista:

Sé que es una pasión que no puede transmitirse verbalmente, que quien la tiene, la expresa con el fervor posible, pero que cuando se tiene es inútil querer erradicarla.

También, y en relación a la literatura y los gatos, manifestó que eran las dos únicas cosas de las que no habría podido prescindir en toda su vida. Sus pasiones. Finalmente sí tuvo que prescindir, por problemas de salud, de todos sus queridos compañeros de fatigas, quizás el castigo más cruel para alguien que vivía su relación con los gatos de una forma tan extrema.

En España tenemos también a nuestro particular escritor fanático de la raza felina, Fernando Sánchez Dragó. Soseki, su gato, fue una celebridad vivo y se convirtió, utilizando las palabras del mismo Sánchez Dragó, en algo más que tigre y mortal cuando falleció. Protagonizó apariciones estelares en la televisión, tuvo un panegírico fúnebre en el diario El Mundo que para sí quisieran muchos finados y fue el protagonista de un libro, del que Dragó llegó a decir que era “el mejor, o al menos el menos malo de los míos”. A muchos les pareció risible la reacción pública del escritor tras la muerte de Soseki; a Hemingway seguramente no le habría hecho ni pizca de gracia aun cuando, de haber coincidido en el tiempo y en el espacio, no es muy probable que Dragó y él hubieran hecho buenas migas. Pero el amor por los gatos, como el fútbol, una novela perfecta o una buena copa de vino, tienen el poder de unir voluntades, de poner de acuerdo a enemigos acérrimos en lo político, lo intelectual y lo humano.

Autores relacionados Autores relacionados:
Carlos Monsiváis
Ernest Hemingway
Fernando Sánchez Dragó
Libros relacionados Libros relacionados:
El viejo y el mar
Soseki. Inmortal y tigre

5
comentarios en “Escritores con gato”

  1. kurenai dijo:

    Pues también habría que mencionar al periodista y escritor español Antonio Burgos, quien también siente un inmenso cariño por los gatos y ha escrito “Gatos sin fronteras”, la historia de su gato remo (y como dice Remo, de todos los gatos del mundo) y “Alegatos de gatos”, historias de gatos contadas por gatos (los amigos de Remo).

  2. jorge fernandez dijo:

    Si se va a hablar de gatos en la literatura no se puede dejar de recordar a Poe o a De Quincey; éste en El asesinato como una de las bellas artes. Es secundario lo que un escritor viva en su día a día si no es capaz de convertirlo en símbolos, en la magia de las palabras que consideramos una de las siete artes. Que Hemingway haya tenido gatos con seis patas es una anécdota que nada tiene de particular si el autor no la convirtió en una expresión estética.

  3. jorge fernandez dijo:

    La literatura es algo simbólico. Escritores como Poe o De quincey en El asesinato como una de las bellas artes convirtieron en experiencia estética lo que no dejaría de ser una más de sus obsesiones cotidianas: los gatos. Lo de Hemingway no deja de ser sino una nimiedad que como escritor que era debió transformar en arte, en literatura.

  4. Ana dijo:

    Se olvidaron al que fue, probablemente, el primer gato que escribió su autobiografía; me refiero a Murr, el gato de Hoffmann. Natsume Soseki se inspiró en Murr para escribir su novela “Soy un gato”. El felino narrador y protagonista de la obra de Soseki no tenía nombre, pero Dragó aprovechó el apellido del escritor para nominar a su felino. Otra famosa escritora aficionada a los gatos fue Colette; y Baudelaire dedicó varios poemas a los gatos y de él se dice que cada vez que se encontraba a un minino por la calle se paraba a contemplarlo.

  5. lourdes rosado dijo:

    Indiscutible…Literatura, pintura y felinos, son una excelente combinación y una adicción…

Añade un comentario


Lee lo siguiente antes de aceptar tu comentario:

Debes tener en cuenta que se requiere corrección ortográfica y gramatical:
- No se admite lenguaje sólo en mayúsculas o minúsculas.
- No se admite lenguaje SMS o abreviado: Frases completas y con sentido.


Política de Privacidad

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.

Gracias por tu colaboración.


Lecturalia Lecturalia