Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 112.180 libros, 24.635 autores y 90.697 usuarios registrados

Novela negra: qué es, características, autores y libros importantes

AutorYolanda Galiana el 20 de mayo de 2024 en Divulgación

La novela negra es un género en boga que cada vez conquista a más lectores. Te contamos sus características, sus particularidades en cada país y sus autores y libros más importantes.

Novela negra: qué es, características, autores y libros importantes

A pesar de que el término de novela negra -o noir– está ya muy extendido y no hay librería que no le dedique una sección, es muy común que se la confunda con la novela policíaca, la novela de suspense o la novela de misterio. Sin embargo, detalles como las temáticas que se tratan y la cuestión sobre la que se pone el foco las distingue unas de otras. A continuación te contamos la historia de la novela negra, así como las características que permiten diferenciarla de otros géneros similares pero significativamente distintos. También señalaremos sus particularidades, según dónde se haya escrito y sus autores y libros más relevantes.

Qué es la novela negra

La novela negra es un género que no solo debe su nombre al tinte oscuro que adquieren sus historias, ambientadas en los bajos fondos urbanos y protagonizadas por personajes moralmente complejos, sino también por una parte a la revista estadounidense Black Mask, donde los pioneros del género publicaron los relatos de estas características, y por otra a la colección Série Noire de la editorial francesa Gallimard.

El género surgió como fruto de la evolución de la novela policíaca. Esta última, cuya trama gira en torno a la resolución de un crimen y está protagonizada por un policía o un detective, encuentra su origen de la mano de Edgar Allan Poe, que creó a mediados del siglo XIX al detective Auguste Dupin. Dupin serviría más delante de inspiración a Arthur Conan Doyle y Agatha Christie, que darían vida a los detectives más emblemáticos de la literatura: Sherlock Holmes y Hércules Poirot.

Poco a poco, la novela de detectives entendida como un juego de lógica en que el protagonista deduce quién es el asesino dio paso a otro tipo de narrativa, más centrada en la crítica social y la exploración de los recovecos más oscuros del alma humana. Esta diversificación de enfoque, a partir del cual nació el subgénero de la novela negra, se produjo en las primeras décadas del siglo XX en Estados Unidos, siendo Raymond Chandler y Dashiel Hammett sus principales propulsores.

Características de la novela negra

Una de las características que aleja a la novela negra de la novela policíaca es su protagonista. En estas historias no seguimos los pasos de detectives y policías justicieros, con una capacidad insólita para resolver misterios; en su lugar conocemos a detectives privados, policías, jueces, periodistas, políticos corruptos, gángsters, etc., que tienen en común su ambigüedad moral.

Los personajes principales están repletos de luces y sombras, por lo que su retrato psicológico pasa a ocupar el interés central del relato frente a la resolución del crimen. Se trata de personas toscas, cínicas, muy proclives a los vicios y que utilizan métodos poco ortodoxos para conseguir sus propósitos. Mientras en la novela de detectives tradicional el Bien y el Mal estaban claramente definidos, en la novela negra las fronteras entre ambos se desdibujan.

En cuanto a la ambientación, esta es realista y se desarrolla en espacios urbanos y los bajos fondos. Este contexto traslada al lector a una esfera opresiva, claustrofóbica y asfixiante, donde el peligro acecha en cada rincón y la tensión se puede cortar con un cuchillo. En este entorno el protagonista se mezcla con personajes marginales y, a través de ellos, el autor lleva a cabo una crítica social velada.

De esta forma, el crimen se convierte en un telón del fondo mediante el cual se exploran temáticas como la violencia, la crueldad, la maldad, la brutalidad, o la violencia. La novela negra también aborda, entre otros, la corrupción, las adicciones, la crisis económica o cualquier otro problema de índole social.

Más allá de las particularidades de la novela negra como género, cabe destacar que en cada país cuenta con características propias y representativas. Y es que al tratarse de un tipo de literatura que ahonda en los claroscuros de la sociedad y en la mente humana, cada región encuentra más interés en unos temas que en otros.

Foto en escala de grises de un hombre en una biblioteca

La novela negra española

En España, por ejemplo, está muy presente la crítica social -prestando especial atención a la corrupción, la violencia o los entresijos de la burocracia- y los espacios urbanos en los que tiene lugar la trama, perfectamente descritos y detallados, dejan de ser una simple ambientación para convertirse en un personaje más de la historia. Asimismo, cabe destacar de la novela negra española la manera en la que sus autores construyen relatos lo más verosímiles posibles.

Entre los autores más destacados de la novela negra actual se cuentan nombres como Alicia Giménez Bartlett, Eva García Sáenz de Urturi, Dolores Redondo, César Pérez Gellida, María Oruña o Lorenzo Silva.

La novela negra nórdica

Por otra parte, el noir nórdico, que aúna la novela negra de países como Noruega, Suecia, Finlandia o Dinamarca, se caracteriza por su crítica al estado de bienestar, así como su tratamiento de problemas de carácter político, social o económico como la corrupción o los secretos familiares. Asimismo, son libros que también se acercan a la temática de la inmigración. Es destacable, en relación al lenguaje utilizado, que este es más periodístico que en la novela negra de otros lugares.

Son numerosos los autores que han seguido la estela de Stieg Larsson, que revolucionó el género con la saga Millenium; entre los escritores más relevantes del noir nórdico contemporáneo cabe mencionar a Jo Nesbø, Camilla Läckberg, Åsa Larsson, Ragnar Jónasson o el tándem literario que forman Michael Hjorth y Hans Rosenfeldt.

La novela negra en el mundo

La cuna de la novela negra fue Estados Unidos, donde esta literatura también opera bajo el nombre de hard-boiled. Los libros encuadrados en este subgénero se caracterizan por la extrema violencia que se describe en sus páginas, así como por sus brutales y sangrientos asesinatos. Algunos de los autores estadounidenses más reputados de la novela negra, además de los pioneros, son Dennis Lehane, Donna Leon, Don Winslow y Walter Mosley.

La novela negra británica se centra en el desarrollo psicológico de los personajes y en la construcción del suspense a través de la ambientación. De Reino Unido proceden maestros de la novela policíaca como Arthur Conan Doyle y Agatha Christie, a quienes tomaron el relevo escritores como Graham Greene, P. D. James, Lee Child o Ian Rankin.

En Francia, la novela negra es muy aplaudida y celebrada, como atestiguan los numerosos premios que se conceden a este tipo de narrativa, así como los festivales que giran en torno al género. Para adentrarse en el roman noir es indispensable acudir a grandes del género como Pierre Lemaitre, Fred Vargas, Bernard Minier o Hervé Le Corre.

Debido a las problemáticas que aquejan a Latinoamérica en la actualidad, es lógico que su novela negra trate la violencia, la corrupción o el narcotráfico como temáticas principales. De este modo, la búsqueda de justicia es uno de los motores principales de las obras de autores como Leonardo Padura o Claudia Piñeiro.

Los mejores autores de novela negra

Fotografías en blanco y negro de Vázquez Montalbán, Highsmith y Ellroy

Fotografía de Manuel Vázquez Montalbán cortesía de Penguin Random House Grupo Editorial, fotografía de Patricia Highsmith de Ruth Bernhard – Trustees of Princetone University cortesía de Editorial Anagrama, fotografía de James Ellroy cortesía de Penguin Random House Grupo Editorial

No se puede hablar de novela negra sin tener en cuenta a dos de sus precursores: Dashiell Hammett y Raymond Chandler. Hammett (1894-1961) fue el primero que comenzó a experimentar con la literatura policíaca, introduciendo en sus libros que giraban en torno a crímenes elementos de corte social. La lucidez y verosimilitud de sus historias se deben a su experiencia profesional trabajando en la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton. A pesar de que Chandler (1888-1959) fue un escritor tardío -empezó a escribir con 44 años tras perder su trabajo durante la Gran Depresión-, eso no le impidió gozar de una fantástica trayectoria literaria y encumbrarse como un autor imprescindible de la novela negra. Sus relatos aparecieron en la revista Black Mask y en ellos retrataba la corrupción con un estilo narrativo realista, escéptico y sarcástico, en el que también había espacio para el humor y el cinismo.

Otro de las plumas estadounidenses más afamadas del género es la de Patricia Highsmith (1921-1955), que consiguió su éxito gracias a sus obras con personajes oscuros y de ética cuestionable ubicados en entornos opresivos. Con su debut literario, Extraños en un tren, logró llamar la atención de nada más y nada menos que Alfred Hitchcock, que compró los derechos para adaptar la obra al cine una semana después de que se publicara.

Tenemos la enorme suerte de poder seguir disfrutando de las novelas de un autor imprescindible de la novela negra, James Ellroy (1948). A lo largo de sus más de cuarenta años de carrera literaria, Ellroy ha publicado un sinfín de libros que no pueden faltar en la biblioteca de cualquier lector aficionado al género.

No nos podemos olvidar de Stieg Larsson (1954-2004), el escritor sueco que marcó un antes y un después en la novela negra y cuya saga arrancó el boom del noir nórdico. Mantuvo su escritura en secreto mientras ejercía como periodista experto en los grupos neonazis y ultraderechistas en Suecia y, desgraciadamente, falleció poco después de entregar el manuscrito de su última novela cuando aún no se había publicado oficialmente la primera.

Tampoco podía faltar en nuestro listado de mejores autores de novela negra Manuel Vázquez Montalbán (1939-2003), que impulsó este género en el panorama literario español. Pese a que se inició escribiendo en el ámbito periodístico y en el campo de la poesía, acabó creando a uno de los personajes más emblemáticos de la literatura policíaca del país. En sus relatos hizo una crítica tanto a la situación política como a la situación social de España.

Los libros más importantes de novela negra

Portadas de El halcón maltés, El sueño eterno y Los hombres que no amaban a las mujeres

Portada de El halcón maltés cortesía de Alianza Editorial; portada de El sueño eterno cortesía de Penguin Random House Grupo Editorial; portada de Los hombres que no amaban a las mujeres cortesía de Planeta Grupo Editorial.

No podemos terminar este artículo sin recomendarte algunos de los mejores libros de novela negra, por si te apetece leer clásicos del género o empezar a adentrarte en esta literatura que tanto tiene que ofrecer.

El halcón maltés (1930) es una piedra angular de la novela negra. En ella Dashiell Hammett presenta a su mítico detective Sam Spade, que investiga los crímenes perpetrados por un grupo de delincuentes que intentan hacerse con una estatuilla de gran valor acabada de llegar a San Francisco. Este título fue llevado a la gran pantalla en 1941 de la mano de John Huston.

De Raymond Chandler cabe destacar El sueño eterno (1939) por ser la primera obra protagonizada por el detective privado Philip Marlowe. El caso al que debe enfrentarse es el de un hombre rico de la alta sociedad hollywoodense, a quien chantajean a través de su hija menor Carmen. Esta obra de Chandler fue adaptada al cine en dos ocasiones, una en 1946 y otra en 1978.

La Dalia Negra (1987) es el libro de James Ellroy que da comienzo a su emblemático Cuarteto de Los Ángeles, que más adelante completaría con El gran desierto, L.A. Confidential y Jazz blanco. Los detectives de esta historia deberán sumergirse en los bajos fondos de Hollywood para descubrir quién ha torturado y matado a Elizabeth Short, conocida como la Dalia Negra. También este libro cuenta con una película, que se estrenó en 2006.

Una de las series más conocidas de Patricia Highsmith es la que tiene por protagonista a Tom Ripley. La saga arrancó con El talento de Mr. Ripley (1955), convertida en filme en 1999, y que cuenta cómo este fascinante personaje acepta un encargo que le lleva a Italia para convencer al hijo de un millonario americano para que vuelva a su hogar. Ripley fue el centro de otras cuatro novelas.

Los hombres que no amaban a las mujeres (2005) de Stieg Larsson probablemente no necesite siquiera presentación. Se trata del primer tomo de la saga Millenium, en el que el periodista Mikael Blomkvist colabora con la investigadora privada Lisbeth Salander para resolver la desaparición de una chica hace más de treinta años. La serie la conforman los libros escritos originalmente por Stieg Larsson y otros títulos que han corrido a cargo de David Lagercrantz y Karin Smirnoff.

Fue en Yo maté a Kennedy (1972) donde Manuel Vázquez Montalbán dio vida por primera vez a Pepe Carvalho. Al leerlo el lector descubre a un guardaespaldas de origen gallego que ha formado parte del Partido Comunista de España y ahora es miembro de la CIA. Otros libros de la saga son Tatuaje, La soledad del mánager, Los mares del Sur y Asesinato en el Comité Central, entre muchos otros. Carvalho ha inspirado tanto películas como series.

Aquí termina nuestro recorrido por la novela negra; después de indagar en sus orígenes, sus características y sus autores y libros más importantes, es innegable el gran valor de un género que sigue sorprendiéndonos a día de hoy.

Yolanda Galiana

Lectora empedernida desde que tiene uso de razón. Disfruta perdiéndose entre las hojas de cualquier buena historia que caiga en sus manos y compartiendo las reseñas de sus lecturas en su propio blog literario, donde da rienda suelta a sus opiniones.

No se puede comentar esta entrada