Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 111.937 libros, 24.630 autores y 90.165 usuarios registrados

Poner nota a los libros que leemos: ¿sí o no?

AutorYolanda Galiana el 30 de marzo de 2022 en Divulgación
  • Dentro de las comunidades lectoras hay quienes puntúan sus lecturas y quienes prefieren no hacerlo.
  • Te contamos las razones que hay detrás de cada una de estas posturas.

Libro abierto frente a pila de libros

No hay en este mundo dos lectores iguales. La experiencia lectora no es universal y cada uno de nosotros la vivimos de una forma distinta. Si hablamos de géneros, unos disfrutan la fantasía y la ciencia ficción pero aborrecen la narrativa, otros encuentran en la romántica el mayor de los placeres y otros tantos no se fijan en etiquetas y se dejan convencer por la sinopsis de la obra para elegirla entre todas las demás. Si hablamos de autores, ya apaga y vámonos. Unos consideran que el autor bestseller del momento no merece tanta fama, pero en cambio a otros les falta tiempo para hacerse con su último lanzamiento porque devoran todo lo que escribe. Y así podríamos seguir infinitamente…

Si nos pusiéramos a desentrañar las preferencias de todos los apasionados de la lectura no acabaríamos nunca. De todos los aspectos en los que podemos disentir los lectores queremos centrar nuestra atención en uno en particular: los libros, ¿deberían puntuarse o no? A continuación te contamos qué argumentos sostienen quienes se atienen a cada una de estas posturas y también, por qué no, nos posicionaremos respecto a esta cuestión.

A favor de calificar lecturas

Aunque no todos, sí es cierto que la mayoría de lectores se decantan por valorar numéricamente sus libros una vez los han terminado. Ahora bien, ¿qué les lleva a hacerlo?

Las plataformas literarias utilizan sistemas de puntos. Los lectores, para llevar una cuenta de los libros que leen, registran su actividad en aplicaciones y páginas web dedicadas a este fin. Con tal de simplificar la vida a sus usuarios estas permiten clasificar las lecturas en base a diferentes baremos: de 1 a 5 estrellas o de 1 a 10 estrellas, pudiendo hacerse valer —dependiendo de la plataforma, claro está— de decimales entre un punto y otro.

Las puntuaciones ayudan a hacerse una idea de la opinión general. Cuando nos disponemos a elegir una nueva lectura solemos buscar las impresiones que ha dejado en otros lectores. Acudimos entonces a su ficha en las plataformas que antes mencionábamos y observamos su puntuación media, que se ha obtenido a partir de todas las calificaciones que le han dado los usuarios que la han leído. En base a lo que se dice nosotros decidimos darle una oportunidad o no. Sin esta puntuación general no tendríamos forma de saber si la obra está gustando o, por el contrario, está decepcionando a los lectores.

Sirve como guía personal y para el resto de usuarios. Cuando puntúas un libro esto te permite clasificarlo en listas más adelante: libros que más me han gustado este mes, libros que menos he disfrutado en lo que va de año, libros que releería, libros que entran a formar parte de mis favoritos… A su vez, tu opinión —y más si esta va a acompañada de un comentario explicativo— le dará información a otros lectores que dudan entre si leer la obra o no.

En contra de calificar lecturas

En el otro lado de la balanza nos encontramos con aquellos aficionados que tras terminar un libro no sienten la necesidad de darle una puntuación. Si el resto de comunidad de lectores lo hace, ¿por qué ellos han decidido prescindir de este sistema?

Las puntuaciones no se valen de un baremo universal. Además de que cada comunidad utiliza una puntuación distinta, a nivel de usuario cada uno califica los libros de acuerdo a un criterio subjetivo y no extrapolable a otros lectores. Lo que para unos un 3 es un aprobado justísimo rozando el suspenso, otros consideran que esta puntuación es para aquellos ejemplares que sí les han gustado y recomiendan pero, que por una razón u otra, no destacan especialmente entre sus lecturas.

Las escalas de puntuación no reflejan la experiencia lectora. Un número no es capaz de abarcar todo lo que ha vivido el lector leyendo la historia y, debido a esta pérdida de matices, muchos prefieren dejar la obra sin calificar y quedarse con las sensaciones que les ha dejado.

Las puntuaciones pueden generar sesgos. Aunque es algo que intentamos evitar a toda costa, si vemos que a un libro le han puesto menos de un 3 sobre 5 o un 5 sobre 10, es más que probable que no lo leamos, pues la opinión de otros lectores afecta irremediablemente a nuestras ganas de darle una oportunidad.

Propuestas de calificación de lecturas

Y nosotros, ¿qué opinamos de todo esto? Ambas posturas nos parecen igual de respetables, desde luego, pero a nuestro parecer el sistema de puntuación ofrece más ventajas que desventajas. Pero ¿de que manera se pueden minimizar todos los aspectos negativos que conlleva el hecho de puntuar las lecturas?

Utiliza un rango de puntuación amplio. Lo más efectivo para no perder ningún tipo de matiz es que uses un sistema de calificación lo más completo posible; en lugar de limitarte a las 5 estrellas, extiéndelas hasta 10 y permite los decimales entre puntos. Así tu valoración ofrecerá información más detallada y específica acerca de lo que te ha parecido el libro.

Aclara qué significa para ti cada calificación. Este es un consejo, sobre todo, para quienes tienen un espacio de reseñas literarias. Para que tus seguidores sepan sin lugar a dudas qué conlleva para ti una puntuación de un 1, un 3, un 5 o un 7, dedica un hueco de tu espacio para clarificarlo (puntúo con 1 los libros de los que no salvaría nada, un 2 las obras que me han aburrido pero en las que encuentro algún aspecto destacable, con un 3…).

Acompaña la calificación de un comentario. No es lo mismo ver que se ha calificado un libro con un 6 que observar que esa nota viene con una aclaración que explica que la obra le ha gustado al lector pero tal vez no se encontraba en el momento idóneo para leerla. Una reseña, por escueta que sea, siempre dará más información que un simple número.

Y tú, ¿eres de los que no puntúan los libros o de los que prefieren suspenderlos, aprobarlos o ponerles el sobresaliente?

Yolanda Galiana

Lectora empedernida desde que tiene uso de razón. Disfruta perdiéndose entre las hojas de cualquier buena historia que caiga en sus manos y compartiendo las reseñas de sus lecturas en su propio blog literario, donde da rienda suelta a sus opiniones.

No se puede comentar esta entrada