Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 112.184 libros, 24.635 autores y 90.706 usuarios registrados

Diccionario de términos para entender las redes sociales literarias

AutorYolanda Galiana el 6 de mayo de 2021 en Divulgación
  • La necesidad de hablar sobre libros dio paso a la creación de comunidades lectoras.
  • A lo largo del tiempo estos espacios evolucionaron y fueron adquiriendo un lenguaje propio.

Una mesa de trabajo con una taza, un teclado y dos pantallas

Al terminar un libro, este deja unas sensaciones que, en muchas ocasiones, el lector quiere —y necesita— compartir. ¿Quién no ha querido hablar horas y horas sobre ese libro que tanto le ha marcado o, por el contrario, analizar detalle a detalle por qué su última lectura ha resultado ser una absoluta decepción? De esta necesidad de hablar sobre libros nacieron diferentes comunidades literarias que, poco a poco, se fueron adaptando a la realidad de los lectores en cada momento. Fue así como surgieron los clásicos blogs a los que, poco a poco, se les fueron uniendo otras plataformas como YouTube, Instagram o TikTok.

Cada una de estas comunidades aborda la literatura desde una perspectiva diferente. En la blogosfera el lector —al que se denomina bloguero— habla sobre libros en formato escrito, extendiéndose en ello lo que considera oportuno (se pueden encontrar reseñas de lo más breves o, por el contrario, leer opiniones extensas, analíticas y detalladas). Booktube, la comunidad literaria presente en la plataforma YouTube, surgió cuando los lectores quisieron dar un paso más allá y no limitarse a las palabras. De este modo, quienes tomaron este camino se plantaron frente a la cámara y descubrieron otra manera de conectar con otros lectores. Más recientes son las comunidades lectoras de Instagram y TikTok. En Bookstagram los lectores pueden dar rienda suelta a sus dotes artísticas en cuanto a fotografía se refiere. Allí donde los blogs destacan porque dejan al lector explayarse, en Instagram, que sí acota las palabras permitidas, prima lo visual. Otra comunidad que ha ido ganando cada vez más fuerza es Booktok; en esta plataforma se comparte la experiencia lectora a través de vídeos de 60 segundos que, a pesar de lo que pueda parecer, dan mucho juego.

Con el surgimiento de todos estos espacios diferentes para debatir sobre literatura ha aparecido también toda una terminología que, si no te mueves en estas esferas, puede dejarte confundido y con la sensación de que te estás perdiendo algo. Con el fin de familiarizar al lector con los términos que más se suelen usar en estas comunidades, hemos reunido en Lecturalia un práctico glosario que desentraña los misterios de estos conceptos literarios.

Book Haul. Este término inglés, traducido como botín de libros, es el que usan los lectores para etiquetar el contenido en el que enseñan todos los libros que han llegado a sus manos a lo largo de un período determinado de tiempo (normalmente un mes, aunque depende del creador y la cantidad de libros que adquiera). Comparten de este modo las obras que han comprado, les han regalado, han tomado prestadas de amigos o bibliotecas… Este término se utiliza sobre todo en las plataformas que se hacen valer de un formato más visual como es el caso de YouTube o Instagram; sin embargo, también se usa en la blogosfera, aunque en esta es más común usar el término IMM (In My Mail Box, traducido como “en mi buzón”).

Book Tag. Se trata de una sección especial en la que el lector responde ciertas preguntas o consignas acerca de libros, personajes, autores… Puede ser temática, relacionando las preguntas con festividades como Navidad, Halloween, Pascua… Esta es una forma muy original y divertida de conocer a quien está detrás de la pantalla. Además, permite la interacción entre diferentes lectores, ya que al final de cada Book Tag se puede etiquetar a otros compañeros de la comunidad para que también lo hagan.

Bookshelf Tour. Este concepto se traduce como tour por la estantería. ¿Hace falta decir más? Como es lógico, es un contenido enteramente visual, por lo que no son secciones que suelan usarse en los blogs literarios. En el Bookshelf Tour el lector graba su estantería y va enseñando los libros que la conforman. Estos vídeos responden a esa necesidad innata de cualquier lector a husmear las colecciones literarias de los demás.

TBR (To Be Read). Término utilizado para referirse a la lista de pendientes que, como es común en todos los lectores, es infinita. También puede usarse el concepto para hablar de los libros que se planean leer dentro de poco, ya sea la próxima semana o el próximo mes.

Unboxing. Este contenido es uno de los que más abundan en plataformas como YouTube, Instagram o TikTok. Se trata de una sección en la que el lector abre paquetes que contienen libros. Puede tratarse de colaboraciones con editoriales, de compras o incluso de regalos de sus seguidores.

Wishlist. Traducido como lista de deseos, son todos aquellos libros que el lector quiere leer en algún momento pero que aún no ha adquirido. De este modo, quienes ven el contenido saben qué tipo de lecturas podrán encontrar en los próximos meses en el blog o canal de esa persona.

Wrap Up. El lector reúne en una sola publicación —o fotografía— todos los libros que ha leído durante ese mes y comenta brevemente qué le ha parecido cada uno de ellos. Es una manera de recoger las impresiones que han dejado sus últimas lecturas, sin necesidad de extenderse excesivamente en hablar de ellas (probablemente ya lo haya hecho en publicaciones anteriores y solo use el Wrap Up a modo resumen).

Una vez aprendido el significado de los términos expuestos, el lector ya podrá moverse con más soltura por estas comunidades lectoras que tanto tienen que ofrecer.

Yolanda Galiana

Lectora empedernida desde que tiene uso de razón. Disfruta perdiéndose entre las hojas de cualquier buena historia que caiga en sus manos y compartiendo las reseñas de sus lecturas en su propio blog literario, donde da rienda suelta a sus opiniones.

No se puede comentar esta entrada