Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 111.937 libros, 24.630 autores y 90.165 usuarios registrados

¿Qué es la famosa pistola de Chéjov?

AutorAlfredo Álamo el 11 de noviembre de 2016 en Divulgación
  • Es una expresión que se repite mucho en cursos de escritura.
  • Sin duda, es un consejo clave a la hora de plantear una narración.

Pistola antigua junto a un reloj dorado de bolsillo.

Antón Chéjov fue uno de los más grandes autores de la literatura rusa y sus cuentos han sido analizados hasta el más mínimo detalle. Era un virtuoso de la narración y de la palabra y seguramente conoceréis varias de sus obras, como El violín de Rothschild, Un drama de caza o Kashtanka. Si no es así, ya estáis tardando en haceros con alguna de sus antologías, que son indispensables para entender la literatura contemporánea universal. Sí, me gusta mucho Chéjov, es cierto. Así que aprovecho para explicaros una de las ideas que habréis escuchado más de una vez, tanto aplicada a la literatura como al cine: la famosa pistola de Chéjov.

Para el autor ruso no había partes superfluas ni innecesarias en la narración. Vamos, que estaba completamente en contra de lo que llamamos en ocasiones “paja de relleno” o, como llaman los expertos, stretching; es decir, alargar y alargar los momentos valle para que al final el libro tenga una extensión más que jugosa. Es una práctica habitual en los bestsellers y que resulta cansina.

Así pues, Chéjov tenía las ideas muy claras al respecto. Todo tenía que tener sentido. Todo debía ocupar su lugar en una justa medida. Así que definió esta idea en una frase:

Quita todo lo que no tenga relevancia para la historia. Si dices en el primer capítulo que hay un rifle colgando de la pared, en el segundo o en el tercer capítulo se debe descolgar. Si no va ser disparado, no debería haber estado allí desde un principio.

A partir de esta frase se creó la idea de la pistola de Chéjov. Si muestras algo, si lo detallas, es porque va a tener importancia más adelante. Las descripciones superfluas no aportan nada al conjunto y deben ser erradicadas. Claro que este concepto puede ser utilizado de varias maneras.

Una de ellas es preparar al lector sobre la importancia de un elemento a medida que desarrollamos la narración, nombrándolo en varias ocasiones. Así se genera un clima de importancia a su alrededor, que puede ir en aumento, provocando suspense o ansiedad cada vez que aparece.

La otra herramienta que podemos utilizar en base a la pistola de Chéjov se basa en el engaño. En hacer creer al lector que un elemento es importante, cuando no es así, con el objetivo último de engañarle. De esa manera se puede desarrollar la acción por otro lado y sorprenderle.

En cualquier caso, la pistola de Chéjov es uno de los mejores consejos para autores que están comenzando a escribir. Ayuda a centrarse en los elementos verdaderamente importantes de la narración, dejando fuera monólogos que no vienen a cuento, descripciones largas o diálogos que no llevan a ninguna parte. Ya habrá tiempo más adelante para subvertir todas estas enseñanzas.

Alfredo Álamo

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

No se puede comentar esta entrada