Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 111.719 libros, 24.629 autores y 89.755 usuarios registrados

Consejos para mejorar la trama de tu novela

AutorAlfredo Álamo el 14 de noviembre de 2016 en Divulgación
  • Antes de meterte en una novela deberías tener claros algunos detalles.
  • La preparación es clave en proyectos que te pueden llevar meses.

Ordenador portátil con un bloc de notas, teléfono y taza de café.

Si es de las primeras veces que te enfrentas al reto de escribir una novela puede que hayas comenzado a escribir con una idea en la cabeza y poco más. No voy a decir que es una mala idea, de hecho yo escribo así muchas veces, pero sin algo de experiencia no es raro perderse a mitad de la escritura o perder de vista la estructura que queremos darle. Y es que hasta que se coge cierta soltura -que puede ser natural y desde el primer día, ojo-, lo mejor es seguir una serie de pautas sencillas. La primera sería preparar una escaleta, un camino que recorrer con unos puntos clave y a partir de ahí ir trabajando en los detalles.

Conoce hacia dónde te diriges.

Ya os habrán dicho que hay autores de brújula o de mapa, ¿verdad? Es cierto, algunos se guían por la intuición y otros por la escaleta. Pero para autores novatos, yo recomiendo llevar un mapa en el bolsillo, aunque nos guste caminar a nuestro aire. En cualquier caso, creo que es clave en estos casos saber hacia dónde vamos. Conocer el final, aunque sea un final muy genérico, nos permite plantear qué historia queremos contar. En caso contrario estaríamos trabajando sobre una premisa, que puede ser muy interesante, pero que tardaremos bastante en definir. Así pues, ese final, que como digo, puede ser hasta metafórico, relacionado con el cambio que sufren los personajes, nos ayudará en los momentos más complicados de la narración, esos donde no encontramos bien cómo avanzar.

Un buen enemigo es un tesoro.

Este consejo va dirigido sobre todo a los que escribáis intriga, aventura o cualquier otra historia en la que haga falta un adversario enfrentado a otros personajes. Dicen que la importancia de un héroe se mide con el nivel de sus enemigos, así que, si quieres crear un protagonista perdurable, vas a tener que componer a un malvado de primer nivel. Si cuando lees ya no te crees a los malos que tratan de conquistar el mundo “porque sí”, lo mejor que puedes hacer es no repetir ese manido arquetipo. Alguien no se vuelve maligno, malvado, rencoroso o vengativo de un plumazo. ¿De quién estás hablando? ¿De dónde viene? ¿Quiere ver el mundo arder o sólo está enfurecido con alguien? Argumenta sus razones como si tuviera razón y desarrolla su relación con el resto de personajes.

El momento de la verdad.

La mayoría de las historias llegan a un momento de conflicto básico, en el que el protagonista se da cuenta bien de una gran mentira o bien de una gran verdad. Se trata de poner en duda todo su sistema de valores para que de un salto hacia delante y entienda mejor tanto el mundo a su alrededor como a sí mismo. Esos momentos de revelación son fundamentales en el desarrollo de una novela y sin ellos los personajes pueden acabar siendo demasiado planos. Plantea en qué creen tus personajes y dónde puedes romperlos, dónde la trama de tu historia se cruza con ellos y acaba por cambiarlo todo.

Alfredo Álamo

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

No se puede comentar esta entrada