Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 112.180 libros, 24.635 autores y 90.697 usuarios registrados

La música que suena en tus libros favoritos

AutorAlfredo Álamo el 22 de octubre de 2013 en Divulgación

Rompepistas

Ya hemos hablado de las mejores canciones y discos basadas en libros, pero hoy me gustaría dar un paso más y bucear entre páginas en busca de canciones, porque, ¿qué es la vida sin música? ¿Cómo crear un universo realista sin ella? ¿Qué escuchan los personajes? ¿Y los narradores?

Hay escritores que se sienten en la necesidad de explicarlo todo al detalle. No se quedan en un simple comentario sobre la música, sino que dan rienda suelta a sus propias obsesiones sobre el tema. Quizá el mejor ejemplo de esto sea Bret Easton Ellis, quien dedica no pocas páginas de American Psycho a que Bateman realice, entre asesinato y asesinato, una crítica en toda regla de artistas como Phil Collins en su época y su etapa con el grupo Genesis.

Otro de los que destacan por el uso de la música en sus novelas es Stephen King. El autor americano se decanta por el rock and roll más americano, con importantes referencias a los años 50 y, en sus novelas más contemporáneas, King se decanta por grupos como los Ramones o Bruce Springsteen como la banda sonora de su obra, junto con los Beatles y su Hey Jude, especialmente en su serie de la Torre Oscura.

Haruki Murakami es otro de los melómanos metidos a escritor que no pueden dejar de mencionar la música en sus novelas. Murakami incluso abrió el jazz-bar Peter Kat, que dirigió durante siete años. No es de extrañar, pues, que sus obras estén cargadas de música (hasta el punto que incluso su propia estructura responde a piezas musicales… pero esa es otra historia), y en especial de jazz: Duke Ellington, Brook Benton, Desmond White… sin dejar de lado a los Beatles, los Stones o incluso a Prince.

Hablar de música en literatura (y literatura en música) es hablar de Nick Hornby y su novela Alta fidelidad. Aquí hay un poco de trampa ya que la propia historia habla de grupos musicales, pero es una auténtica delicia literaria cómo Hornby habla de la música de los 70, empezando por el propio título, que está sacado de una canción de Elvis Costello, y pasando por Springsteen, Marvin Gaye, Peter Frampton, Bob Dylan o Chicago (entre otros muchos).

De entre los autores españoles, Javier Calvo también le da bastante importancia a la música. En El jardín colgante encontramos referencias a Patti Smith, Magazine, Richard Hell, Blondie, Sex Pistols, en una novela que bebe de ese mismo ritmo punkarra y nihilista. Es la misma música que escuchaba Calvo al escribir la novela, así que más relación entre música y literatura no puede haber. En la misma dirección encontramos un montón de punk rock y reggae en Rompepistas, de Kiko Amat, centrada en la época de la vida donde nos agarramos a la música para definirnos o, al menos, no perdernos: la adolescencia.

Si lo que os gusta es la música clásica, podréis encontrar un montón de referencias en los libros protagonizados por el inspector Morse, obra de Colin Dexter. Morse es un verdadero apasionado de la ópera y la música no sólo forma parte del personaje, sino que es importante en la trama de las novelas.

¿Y vosotros? ¿Qué libros conocéis en los que la música sea importante, que dé un paso más allá de la simple ambientación? ¿Hay alguna canción que os haya llamado la atención en un libro? (Como por ejemplo, la Bohemian Rhapsody de Queen en Buenos presagios, de Pratchett y Gaiman)

Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados Autores relacionados:
Bret Easton Ellis
Colin Dexter
Haruki Murakami
Javier Calvo
Kiko Amat
Libros relacionados Libros relacionados:
Alta fidelidad
American Psycho
Buenos presagios
El jardín colgante
Rompepistas
Alfredo Álamo

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

No se puede comentar esta entrada