Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico
97.289 libros, 22.341 autores y 76.952 usuarios registrados

¿Cuándo pasó el vampiro de dar miedo a dar abrazos?

Alfredo Álamo el 19 de mayo de 2016 en Divulgación
  • El horror del primer vampiro victoriano se ha diluido con las décadas.
  • A partir de los años 70 del siglo XX empieza a ser un mito romántico.

Joven mujer pálida con los labios muy pintados frente a un bosque.

Si bien el mito del vampiro siempre ha estado vinculado, desde su aparición en el relato de Polidori y más tarde en el Carmilla de LeFanú, al sexo y la lujuria, durante la mayor parte de su historia ha sido considerado un monstruo, un devorador de almas, un ser abyecto que no hacía otra cosa que provocar el miedo y que tenía que ser destruido. Pero hoy en día es un personaje atormentado que lleva su inmortalidad con pesar y que se ha vuelto objeto de pasión romántica. ¿Cómo y cuándo cambiamos nuestra percepción sobre la naturaleza del vampiro?

Como ya hemos dicho, el Drácula de Stoker, fijado en la cultura popular gracias a la película de Browning y Lugosi, no era especialmente atractivo. Poseía poderes de control mental, sí, pero eso, en todo caso, lo acercaba a otras figuras igual de repulsivas como Svengali. No era alguien a quien se pudiera querer. Durante gran parte del siglo XX, el vampiro se mantuvo de ese modo, como un extraño, el ejemplo máximo del Otro en la literatura de horror.

Sin embargo, y quizá tras el cambio de icono como Drácula a cargo de Christopher Lee, que revitalizó el mito con sus películas de la Hammer, era inevitable que la cultura popular maleara al vampiro de nuevas formas. A finales de la década de los 60 y 70 apareció la serie de televisión Dark Shadows -muchos habrán visto el remake de Tim Burton-, en la que se presenta por primera vez a un vampiro con problemas propios: atormentado por ser un monstruo, con problemas de adaptación a los nuevos tiempos, relaciones tempestuosas… Esta visión fue aprovechada en 1966 por el prolífico autor de novela romántica W.E.D Collins para lanzar la serie de Barnabas Collins, en la que el propio vampiro es el protagonista.

Sin duda, este fue el pistoletazo de salida para la serie que lo cambió todo unos pocos años después, Las crónicas vampíricas de Anne Rice. El acierto de esta escritora fue no dejar de lado el terror como género principal de sus novelas, mientras convertía a los vampiros en auténticos héroes románticos que vivían la inmortalidad de una manera muy diferente a como nos lo habían vendido hasta el momento.

A partir de ahí se crean numerosas corrientes a la hora de tratar el vampirismo, como no podía ser de otra manera al entrar en la época de la posmodernidad y la mezcla y reinvención de los mitos. Por un lado se sigue una corriente de antihéroes o héroes románticos, que se dispara con la adaptación al cine de Entrevista con el vampiro, mientras que otros autores, como Stephen King, apuntan al horror clásico con novelas tan imponentes como Salem’s Lot. En el apartado de romance y erotismo, es inevitable nombrar las novelas de Laurell K. Hamilton de Anita Blake.

El vampiro como héroe/antihéroe llega a su momento más pop con la serie de televisión de Joss Wheddon Buffy cazavampiros en la que uno de sus protagonistas, Ángel es la sublimación adolescente de esa transformación del mito del vampiro y que, finalmente, llegó a disfrutar de su propia serie.

¿Y hoy en día? Hoy se vive la época tras Crepúsculo, un compendio de la tradición romántica que incluso llega a cambiar las bases formales del vampiro, con influencias que van desde la propia Buffy o la empalagosa versión del Drácula de Coppola, a juegos de rol, películas y hasta videojuegos. El vampiro actual es percibido como un eterno adolescente que trata de escapar de una férrea disciplina impuesta por clanes, familias y tradiciones antiguas. Es un rebelde al que sólo puede frenar una cosa: el amor.

Ay, si Bela Lugosi levantara la cabeza.

Autores relacionados Autores relacionados:
Anne Rice
Bram Stoker
Laurell Kaye Hamilton
Libros relacionados Libros relacionados:
Crónicas Vampíricas
Drácula
Alfredo Álamo

en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

5
comentarios en “¿Cuándo pasó el vampiro de dar miedo a dar abrazos?”

  1. Interrobang dijo:

    Ya ves hasta los casi inmortales vampiros envejecen mal 😉
    No he visto el Nosferatu de Murnau que al parecer reflejaba con acierto la atmósfera vivencial del vampiro y su trágica e irreparable soledad; si he visto la versión de Herzog que la homenajea con pasión. Creo que ambas son claramente distintas a las otras, ya que Lugosi amaneraba, a mi modo de ver, demasiado al personaje y Lee adoptaba un aire tant distante y aristocrático que casi parodiaba al personaje más que interpretarlo.
    Aún y así, en su día me atraparon igual que lo hiciera el Tarzán de Weismuller por muy poco fiel que fuera al original.
    Saludos

  2. Carmorán de la Mata dijo:

    Este tipo de cambios también tienen que ver mucho con el contexto social. Por ejemplo, Drácula inspiraba ese temor porque había algo muy sexual en él, y a principios del siglo XX el sexo era un tabú casi innombrable. Ahora es más fácil encontrar sexo que amor sincero, así que el vampiro no deja de representar eso que parece inalcanzable, irónicamente.

  3. Marie_69 dijo:

    Desde cuando un vampiro despierta pasiones? Bueno, si el miedo visceral se puede considerar pasión, sí, claro. Recordemos sino al Nosferatu de Friedrich W. Murnau de 1922. A mi juicio, es la criatura más terrorífica que se a asomado a las pantallas en toda la historia del cine de terror. Y eso que era mudo, pero, ni falta que le hacía hablar.
    Murnau no consiguió los derechos de la novela de Stoker, gracias a lo cual filmó su propia versión y le salió una obra maestra. Claro que, la viuda del escritor le demandó y ganó el juicio.

  4. Alfredo Álamo dijo:

    Pregúntaselo a Robert Pattinson :)

  5. Domestic Noir dijo:

    Me parece que tiene mucho que ver con lo que, según los tópicos, desean muchas mujeres a la hora de “ligar”. El cazador cazado, lo que la convierte a ella en mucho más poderosa, las mujeres buscan cambiar al chico malo para que solo tenga ojos para ella, curar al perturbado, volver bueno al vampiro… Yo creo que no deja de ser otro símbolo más del juego de poder que es la seducción.

Añade un comentario


Lee lo siguiente antes de aceptar tu comentario:

Debes tener en cuenta que se requiere corrección ortográfica y gramatical:
- No se admite lenguaje sólo en mayúsculas o minúsculas.
- No se admite lenguaje SMS o abreviado: Frases completas y con sentido.


Política de Privacidad

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.

Gracias por tu colaboración.


Lecturalia Lecturalia