Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 111.719 libros, 24.629 autores y 89.755 usuarios registrados

Escribiendo sin distracciones: ZenPen y FocusWriter

AutorAlfredo Álamo el 23 de marzo de 2016 en Divulgación
  • Centrarse en la escritura aumenta la productividad.
  • No hace falta usar complejos procesadores de texto.

Foto de viajero mirando el mar de niebla desde lo alto de una montaña.

Al final lo que importa es lo que escribes, no si puedes cambiar el formato de un plumazo, insertar tablas, regular la tabulación, cambiar el interlineado, poner un salto de página o regular el tamaño de una imagen. Así que si te vas a poner a escribir en serio agradecerás un entorno de trabajo que te permita hacer lo menos posible, porque si ves un botón… al final tendrás que pulsarlo para ver qué hace, y eso es perder el tiempo. Hoy en Lecturalia os hablaremos de un par de herramientas para que os centréis totalmente en la escritura.

FocusWriter

Procesador de textos minimalista que está disponible para varias versiones de Linux, Windows y Mac OS X. Se ofrece de manera gratuita –aunque siempre podemos donar algo de dinero al proyecto- y está traducido a varios idiomas, entre ellos el castellano.

Nos ofrece un entorno simple, con una interfaz que sólo aparece cuando movemos el ratón al borde de la pantalla. Tiene varios temas, desde el ochentero verde sobre negro a un fondo espacial con transparencia, y podemos crear el nuestro. Trabaja con formatos como el TXT, RTF o el ODT, y lleva una serie de funciones interesantes, como las estadísticas diarias, el control de objetivos y una alarma para controlar el tiempo.

La experiencia de trabajo es sencilla y dinámica, si sólo quieres escribir y luego editar en otro programa, va a la perfección. Es entrañable que hayan añadido un sonido de tecleo de máquina de escribir.

ZenPen

Si FocusWriter es minimalista, Zen Pen apuesta por la mínima expresión. Ni siquiera es una descarga, ya que trabaja directamente sobre el navegador. ¿Qué nos ofrece? Dos opciones de tema (negro sobre blanco y viceversa) y la posibilidad de dar un mínimo formato al texto, sólo a partir de una pequeña caja que aparece si seleccionamos texto.

Trabajar en ZenPen es lo más parecido a abrir el bloc de notas y empezar a escribir, sólo que con una tipografía mucho más agradable y unas opciones más accesibles. Ideal para aquellos que no quieran nada superfluo que pueda distraerles, aunque sea sólo un poco.

¿Qué os parecen este tipo de herramientas? Lo cierto es que combinadas con un programa de los que limitan el acceso a ciertos sitios de Internet te dejan trabajar sin la constante invasión de notificaciones y detalles que, al final, sólo molestan.

Más información: FocusWriter y ZenPen

Alfredo Álamo

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

No se puede comentar esta entrada