Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 112.099 libros, 24.634 autores y 90.541 usuarios registrados

Cosas que regalar a un escritor por el Día del Padre

AutorAlfredo Álamo el 17 de marzo de 2016 en Divulgación
  • Si a tu padre le gusta escribir, hay un montón de regalos que hacerle.
  • Con un pequeño detalle seguro que se anima a seguir escribiendo.

Bonita imagen de padre e hija caminando al atardecer por el bosque.

Si tu padre es de esos que se encierra todas las noches un rato, cuando ya te has acostado, y por las mañanas aparece con ojeras, el pelo desgreñado un montón de folios bajo el brazo, es muy probable que te haya tocado un padre escritor. Pese a que es una condición crónica, no es demasiado grave y mientras no toques sus notas o le borres algún archivo de texto en el ordenador, todo irá bien. Es más, esa extraña aflicción que sufre es ideal para buscarle un buen regalo el Día del Padre. Hoy, en Lecturalia, os damos algunas ideas.

Calientapies y mitones (con o sin USB).

Escribir es una tarea solitaria que te deja los pies helados. Esta es una verdad universal. Cualquiera que se haya pasado una tarde noche de invierno dándole a la tecla sabe que tiene que abrigarse un poco. Por suerte, existen los calientapiés bien afelpados. Hay algunos que incluso son eléctricos y se pueden enchufar por USB al ordenador. También hay en el mercado algunos mitones que también vienen muy bien a la hora de escribir (también calefactados). La alternativa a la típica corbata del día del padre.

Un buen cuaderno.

Los escritores gastamos muchos libros de notas, es una de nuestras debilidades. No siempre tienen que ser buenos, ya que los machacamos en poco tiempo, así que uno especial siempre es un buen detalle que regalar. Además de las marcas habituales con ediciones especiales, los más comunes son los Moleskine, me gustaría destacar los de la marca Leuchtturm, en concreto su Some lines a day. Este cuaderno está ideado para escribir unas pocas líneas al día durante cinco años. En mi caso, no puedo evitar pensar que podría servir para meter un minicuento al día. Cuestión de gustos, claro, pero en definitiva, es un detalle precioso.

Una cuenta Plus de Evernote u otro servicio online.

Si tu padre es un adicto a la tecnología seguro que usa Evernote para trabajar. Si es así, por 20 eurillos le puedes coger una cuenta plus, con la que tendrá más espacio de almacenamiento, acceso offline, integración con el correo y otros detalles. También está la cuenta profesional, pero quizá sea demasiado para el uso habitual de un escritor. Si no usa Evernote, cotilleadle el teléfono para ver si usa Dropbox o algún otro servicio que podría mejorar.

Uno de sus libros con encuadernación de lujo.

Seguro que tu padre tiene un libro especial, lo haya publicado ya o no, o bien una colección de relatos y textos sueltos. Pues bien, puedes llevar a encuadernar ese libro a un artesano de los que todavía quedan y lograr una edición única y limitada, con sus tapas de cuero, sus letras doradas… ya sabes, ese tipo de libro que le arrancará una lagrimita. Y si tienes mucha habilidad con las manualidades, aquí dejo un tutorial.

También puedes optar por lo fácil: una pluma de calidad, unos calcetines con frases literarias, una corbata con el retrato de Poe, un teclado nuevo para el ordenador, unos manguitos para que no estropee los codos de las camisas… un libro, una revista literaria, bolígrafos, lápices… la verdad es que con un padre escritor las posibilidades son muy grandes. ¡Espero que os haya servido de ayuda!

Alfredo Álamo

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

No se puede comentar esta entrada