Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 112.240 libros, 24.635 autores y 90.994 usuarios registrados

Lecturas veraniegas: Trilogía de Nuestros Antepasados, de Italo Calvino

AutorJuan Manuel Santiago el 27 de agosto de 2013 en Divulgación

El barón rampante de Italo Calvino

Por algún motivo, El barón rampante siempre fue mi libro favorito de Italo Calvino, y siempre me pareció un libro «veraniego», de los que te lees en una tarde estival en tu casita de campo o el bosque más cercano, bajo la sombra de uno de esos árboles a los que, quién sabe, tal vez haya trepado algún niño rebelde, dispuesto a convertirse en el nuevo Cosimo Piovasco de Rondò.

La historia es la siguiente. Cosimo tiene doce años, es el heredero de una baronía situada en la Liguria del siglo XVIII, y un buen día se alza contra las imposiciones de su estricta madre y de su calzonazos padre. Para ello no se le ocurre cosa mejor que gritar que no le gustan los caracoles y trepar a un árbol, del que promete solemnemente no bajarse nunca. Promesa que, como veremos en las trescientas páginas que vienen a continuación, cumple.

Pero Cosimo no pierde el tiempo, ni se aísla del mundo. Todo lo contrario, es un actor determinante de los acontecimientos de su baronía: la Ilustración, las invasiones napoleónicas (el encuentro con Napoleón en persona es desopilante). Y, por supuesto, tiene tiempo para vivir, comer, leer… y amar. Todo ello, sin bajarse del árbol. Cosimo es una mezcla del Buen Salvaje de Rousseau, de Tarzán de los Monos y de buen gobernante ilustrado, y nos depara momentos de grata lectura y un final apoteósico que, ya digo, hace que esta sea mi obra favorita de Italo Calvino, por encima de sus inmensas novelas sobre la segunda guerra mundial (El sendero de los nidos de araña), sus inmensos homenajes a Jorge Luis Borges (Las ciudades invisibles) y sus inmensas muestras de erudición (El motel de los destinos cruzados).

Pero ¡ah! El barón rampante forma parte de una (falsa) trilogía histórica en la que Calvino se vale de la ambientación histórica para construir metáforas universales. Si El barón rampante es un optimista canto a la libertad a la par que una reescritura de Rousseau, El vizconde demediado es una novela mucho más sombría (y breve) sobre la dualidad de la naturaleza humana a la par que una escritura de El Dr. Jeckyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson, y El caballero inexistente nos habla de la alienación humana, el sinsentido de la vida, la nada que se esconde debajo de nuestra apariencia externa y, en resumen, todas las coordenadas de la novela existencialista tan en boga durante el segundo tercio del siglo XX.

La trilogía se puede disfrutar en conjunto o por separado, ya que se trata de novelas autoconclusivas, pero ya que estamos, les recomiendo que se las lean todas: de este modo, el placer de leer a Italo Calvino será triple.

Autores relacionados Autores relacionados:
Italo Calvino
Libros relacionados Libros relacionados:
El barón rampante
El caballero inexistente
El vizconde demediado
Nuestros antepasados

No se puede comentar esta entrada