Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 112.089 libros, 24.633 autores y 90.534 usuarios registrados

Viajando en el tiempo

AutorGabriella Campbell el 9 de marzo de 2011 en Divulgación

Máquina del tiempo

Una de las razones de ser de la ficción especulativa en general, sea cual sea su subgénero (cyberpunk, space opera, utopía, distopía, ucronía, y un muy largo etcétera) es tratar de manera más o menos literaria algunas de las consideraciones científicas que han interesado al hombre desde el principio de los tiempos. La posibilidad del desplazamiento temporal ha sido, sin duda, una de sus mayores obsesiones, debido a la curiosidad natural que todos sentimos hacia un futuro desconocido, o para conocer mejor un tiempo pasado del que sólo tenemos recuerdos de ancestros y documentos escritos (o ni tan siquiera eso). Más allá de los tratados técnicos, se trata además de un campo fértil para la literatura, ya que permite un desarrollo imaginativo, una libertad de creación, que pocos otros temas ofrecen.

Seguramente si preguntásemos a cualquier lector, el título que acudiría en primer lugar a su memoria sería La máquina del tiempo de H. G. Wells. Wells popularizó el concepto de máquina temporal, ideando un instrumento, una especie de vehículo, que podría transportar al individuo a través del tiempo, como si éste fuera más bien un concepto espacial. Wells se interesa por el futuro, y presenta un mañana poco esperanzador, en el que los temibles morlocks y los ingenuos eloi ofrecen una visión triste de lo que podría llegar a ser la Humanidad. La intención de Wells no es entrar en complicados dilemas científicos, sino en presentar un dilema social y moral respecto al futuro del ser humano. En el caso de esta temática, solemos encontrar dos tipos de ficción, la que se interesa más por el aspecto teórico del viaje en sí (considerando, por ejemplo, la complicación de la paradoja temporal, un asunto que se presenta de muchas formas diferentes en la literatura), y la que se centra en el aspecto psicológico y social. Algunas obras, como El libro del día del juicio final, de Connie Willis, por ejemplo, aúnan ambos intereses, en el que la autora evalúa el funcionamiento de la paradoja temporal al mismo tiempo que realiza un estudio casi histórico del pasado y las implicaciones de introducir en éste a un miembro del tiempo futuro. Willis también trató el viaje temporal, si bien de una forma más ligera y casi humorística, en Por no mencionar al perro.

Los métodos de transporte son muy variados, aunque conforme avanzó la tradición temática, cada vez los autores estuvieron más influidos por las diferentes teorías y campos de saber que se han centrado en el estudio de la posibilidad del viaje temporal. Así, cada vez se tiene más en cuenta la relevancia de los agujeros de gusano como vehículos de transporte temporal; y las tecnologías asociadas al viaje espacial han dado pie a considerar otras opciones como la criogenización, o el desfase temporal al viajar a velocidades superiores a la de la luz. En Puerta al verano, de Heinlein, se examinan dos tipos de viaje temporal que funcionan como tales en la misma novela: por un lado, la criogenización, por la que el protagonista es congelado y despierta en el futuro; por otro, el uso de una máquina de viaje en el tiempo “clásica” cuyo funcionamiento es sólo descrito superficialmente.

La popularidad de este tema es inmensa, y la lista de autores que lo han tratado, de una manera u otra, casi interminable. Una de mis obras favoritas en este sentido es La mujer del viajero en el tiempo, de Audrey Niffenegger, que se atreve a considerar el viaje temporal de una manera totalmente original, examinando asimismo su impacto sobre las personas que rodean al viajero que se ve obligado a desplazarse constantemente, hacia atrás y hacia adelante en su propia vida. ¿Cuál es vuestra historia de viaje temporal preferida?

Autores relacionados Autores relacionados:
Audrey Niffenegger
Constance Elaine Trimmer Willis
H. G. Wells
Robert A. Heinlein
Libros relacionados Libros relacionados:
El libro del día del juicio final
La máquina del tiempo
La mujer del viajero en el tiempo
Por no mencionar al perro
Viaje más allá del crepúsculo

No se puede comentar esta entrada