Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 111.740 libros, 24.630 autores y 89.782 usuarios registrados

Stalin vuelve de la tumba

AutorVíctor Miguel Gallardo el 5 de marzo de 2009 en Divulgación

Stalin

El historiador británico Orlando Figes, especialista en la Historia de Rusia en el siglo XX, se está convirtiendo a marchas forzadas en un personaje popular en el país objeto de su estudio. Hasta 2007 sus obras habían versado, fundamentalmente, acerca de la Guerra Civil y la Revolución Rusa. Si bien La Revolución rusa: La tragedia de un pueblo 1891-1924 era crítica con los Héroes de la Revolución, en 1996, fecha de su publicación, sus tesis eran aceptables para un gobierno democrático ruso todavía en pañales que intentaba hacer tábula rasa con el régimen comunista finiquitado por Gorbachov en 1991.

En 2007 se publicó Los que susurran (que próximamente verá la luz traducida al español en Edhasa), una obra acerca de la vida del ciudadano común soviético durante la Rusia estalinista. Curiosamente, y aunque ha sido publicada en todos los idiomas europeos de la antigua Unión Soviética, todavía no lo ha sido al ruso. La traducción corre a cargo de Dynastia, una organización sin ánimo de lucro, pero a día de hoy Figes no cuenta con casa editora en Rusia después de que la editorial Atticus, con quien había firmado un contrato, haya decidido romper dicho acuerdo de forma unilateral. Orlando Figes ha declarado desde Holanda, donde se encontraba asistiendo a un seminario, que Atticus ha sido presionada por el Kremlin para tomar esta decisión, tal y como recogió el diario británico The Guardian, para el cual escribió unas líneas explicando lo que él considera como una auténtica campaña de censura de su obra orquestada por Putin y otros altos cargos rusos.

Los que susurran

Existen dos hechos demostrados: el primero, la actitud de Atticus. Más importante si cabe es lo ocurrido a principios de diciembre pasado, cuando un grupo de miembros de las fuerzas de seguridad rusas entraron, ataviados de pasamontañas, en la sede de la Sociedad de la Memoria, en San Petersburgo. En teoría estaban buscando, en palabras del propio Figes, un “artículo de un diario sin conexiones con la Sociedad de la Memoria”, lo que él considera como mera excusa para obtener importante información que él usó para su polémico libro. Así, los policías confiscaron gran cantidad de material, en especial varios discos duros que contenían bases de datos con información biográfica de las víctimas de la represión bajo Stalin, detalles sobre fosas comunes en los alrededores de la ciudad del Hermitage y la Perspectiva Nevsky, grabaciones de sonido y transcripciones de entrevistas.

Siempre según Figes, desde hace unos años la administración Putin está intentando suavizar por todos los medios la imagen negativa que, en el ruso de a pie, se tiene acerca de Stalin y sus más de treinta años de férreo dominio de la URSS. No se trata, en todo caso, de rehabilitar la figura del dictador georgiano, sino más bien hacer menos hincapié en su política de gulag, paranoia clínica y represión y más en sus logros (victoria sobre los nazis en la Segunda Guerra Mundial, industrialización del país, reconocimiento internacional, etc.). Nuevos libros de texto más acordes con la nueva dirección tomada han sustituido a los viejos en los que Stalin no salía demasiado bien parado, por poner un ejemplo citado por el historiador, que es consciente de que su última obra no es precisamente magnánima con las actitudes que, hacia los ciudadanos y Rusia en general, tuvo el sucesor de Lenin.

Autores relacionados Autores relacionados:
Orlando Figes
Libros relacionados Libros relacionados:
La revolución rusa: la tragedia de un pueblo
Los que susurran

No se puede comentar esta entrada