Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico
97.438 libros, 22.356 autores y 77.285 usuarios registrados

Los escritores y sus drogas

Alfredo Álamo el 19 de marzo de 2014 en Divulgación

Junkie

Parece inevitable encontrarse con autores marcados por las drogas. ¿Acaso la creatividad conduce al consumo o es el consumo el que logra sacar lo mejor de algunos escritores? ¿Es un término medio? Lo que está claro es que el abuso no es buen consejero y que si bien se dice que el camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría, a algunos les condujo directos a la morgue.

Aldous Huxley es a la vez uno de los grandes autores del siglo XX y un experimentador nato de las drogas como puertas a la consciencia. Sería el ejemplo de autor psiconauta, usuario de drogas alucinógenas como el LSD o la mescalina, pero siempre desde un punto de vista científico y ordenado. Huxley escribió bastante sobre filosofía y drogas, siendo muy recomendable Las puertas de la percepción.

En el lado contrario del ring literario nos encontramos con William Burroughs, otro de los grandes autores del siglo pasado y que, puestos a experimentar, probó prácticamente todo lo que cayó en sus manos. Burroughs desarrolló varias adicciones que, en algunos momentos de su vida, casi acaban con él por completo. Recomendable para ver el efecto de la droga en su escritura: El almuerzo desnudo. Si queréis ver su visión personal sobre la adicción: Yonqui.

Jack Kerouac fue el miembro más destacado de la generación beat (con la que Burroughs tuvo mucho que ver) y, además del alcohol o la marihuana, se sabe que el autor americano le daba bastante a las anfetaminas, droga emergente en los años 50. Escribió obras tan importantes como En el camino, pero murió demasiado pronto, cuando apenas contaba con 47 años de edad. Cirrosis.

Thomas de Quincey es uno de los precursores en esto de las drogas y la literatura. Sus libros autobiográficos supusieron un verdadero escándalo a mediados del siglo XIX por exponer uno de los grandes vicios de su tiempo: el consumo de opio. Confesiones de un comedor de opio, Suspiria de profundis y Apuntes autobiográficos son tres libros indispensables.

Por último, Hunter S. Thompson, politoxicómano irredento, alcohólico y suicida. Creador del concepto del periodismo bonzo y autor de algunas de las páginas más corrosivas de la historia de la literatura. Miedo y asco en Las Vegas es una obra fundamental dentro de su obra, y yo no me perdería El último dinosaurio, donde se reúnen las principales entrevistas que concedió.

¿Y vosotros? ¿Qué opináis? ¿El consumo responsable de ciertas drogas ayuda a la creación? ¿O el coste que le exige al cuerpo es superior al beneficio? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados Autores relacionados:
Aldous Huxley
Hunter S. Thompson
Jack Kerouac
Thomas De Quincey
William Burroughs
Libros relacionados Libros relacionados:
Confesiones de un comedor de opio
El almuerzo desnudo
El último dinosaurio
En el camino
Las puertas de la percepción
Alfredo Álamo

en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

4
comentarios en “Los escritores y sus drogas”

  1. Nely García dijo:

    Quizás el escritor necesite una consciencia acrecentada, para comprender y plasmar, las diferentes vivencias de los personajes, pero no creo que las drogas ayuden.
    En épocas pasadas las obras de Castaneda engancharon a jóvenes, por el relato que hacía del consumo de la mescalina y otros alucinógenos, que ayudaban a percibir un mundo diferente, pero también advertían de los peligros.
    Creo que todo escritor tiene inquietudes existenciales, filosóficas, o transcendentes: plasmarlas con naturalidad ya es un avance de la percepción.

  2. vGZD dijo:

    Pienso que alguien con verdadero talento, no necesita basuras para encontrar inspiración…

  3. naranjitowei dijo:

    No creo que tenga que ir de la mano necesariamente, ni que las drogas y la escritura se empujen la una a la otra.

    Por ejemplo, en el caso de Stephen King, cuando Apocalipsis, It, El misterio de Salem´s Lot aparecieron, el autor era un consumidor de todo tipo de sustancias y alcohólico confeso. En la actualidad, que lo más heavy que consume, dicho por él, es un vaso de refresco de cola, mitad Pepsi mitad Pepsi Light, ha parido historias magníficas, como Joyland u 11/22/63, prácticamente comparables a las anteriores.

    En el otro lado estaría Philip K. Dick, cuyo ingente consumo de drogas lo llevó hasta la muerte. Sin embargo, sus delirantes a la par que impresionantes escritos eran inseparables del consumo de sustancias.

  4. JuniorMeira dijo:

    Quizás, en el mismo sustrato del consumo de drogas está el cuestionamiento de la propia realidad, la subjetivización de la misma y las diferentes formas de llegar a ella y comprobar de que forma se presenta ante nosotros y nosotras en diferentes estados. Se trata de estimulación, y del mismo modo que un estímulo puede ser un paisaje natural o una jungla de asfalto, esta puede consistir en la ingesta de determinadas sustancias, y lo que es interesante de ello es comprobar el proceso de creación y el resultado de la misma desde ambas posiciones.
    ¿Qué se valora más? Posiblemente esto sea cuestión de estereotipos sociales con respecto a las drogas y cánones con respecto a lo que debe ser valioso, pero aquí cada una/o tendrá su propia opinión, como es de esperar.

Añade un comentario


Lee lo siguiente antes de aceptar tu comentario:

Debes tener en cuenta que se requiere corrección ortográfica y gramatical:
- No se admite lenguaje sólo en mayúsculas o minúsculas.
- No se admite lenguaje SMS o abreviado: Frases completas y con sentido.


Política de Privacidad

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.

Gracias por tu colaboración.


Lecturalia Lecturalia