Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico
97.471 libros, 22.358 autores y 77.301 usuarios registrados

Grandes autores que murieron entre la pobreza y el olvido

Alfredo Álamo el 20 de febrero de 2014 en Divulgación

Poe

Por desgracia, la literatura es una amante infiel. De entre sus cálidos brazos puedes pasar a la fría calle de un solo golpe; la fama y el reconocimiento, pueden ser tan efímeros como un sueño pasajero. Son muchos los escritores que han sufrido numerosos altibajos a lo largo de su carrera, pero los casos de grandes genios que acabaron sus días alejados, no sólo del reconocimiento, sino de una vida digna, son especialmente sangrantes.

Uno de los grandes autores de novela de aventuras de la historia fue el italiano Emilio Salgari. El creador de Sandokan vendió miles de sus libros por todo el mundo pero eso no se tradujo en dinero. Tras varios años de mal en peor, con graves problemas personales, Salgari se suicidó culpando a sus editores de la miseria en la que había vivido los últimos años. Hoy en día sus libros se siguen reeditando y son muchas las películas basadas en su obra.

Charlatán, borracho, mediocre, mentiroso y plagiario son algunas de las lindezas con las que la crítica americana calificaba a Edgar Allan Poe en su día. El maestro del horror nunca pudo mantener una buena racha que le durara más allá de unos meses y en el momento de su muerte lo encontraron desamparado en un banco. Si bien todos coincidían en que estaba recuperándose (incluso feliz), lo cierto es que Poe vivió sin conocer jamás el éxito y el reconocimiento del que goza hoy en día.

Herman Melville escribió una de las obras fundamentales de la novela moderna: Moby Dick, libro de obligado estudio y cuya fama es, hoy en día, mundial. Son varias las películas basadas en su obra y la ballena blanca de sus páginas es un icono popular con vida propia. Sin embargo, en el momento de su publicación, Moby Dick fue un absoluto fracaso y su carrera literaria pasó sin pena ni gloria. Perdió gran parte de sus posesiones y acabó sus días en en un pequeño trabajo y sumido en el alcohol.

Benito Perez Galdós es uno de los autores claves para entender el siglo XIX español. Sus Episodios Nacionales son fundamentales en la historia de la literatura en castellano. Pese al éxito y fama que obtuvo, sus últimos años estuvieron marcados por la pobreza y el olvido en la ceguera. Sin embargo, a su entierro acudieron más de 20.000 personas.

Sándor Márai es un ejemplo de cómo pasar de ser un escritor reconocido y famoso en toda Europa a ser olvidado por todos. Durante los años 30, este autor húngaro era comparado a Zweig y Mann, pero tras la Segunda Guerra Mundial y el dominio comunista de su país se exilió. Su obra se prohibió en Hungría y nunca volvió a resurgir durante su vida. Se suicidó en Estados Unidos en 1989. Hoy en día su obra se ha recuperado y goza de gran prestigio.

Estos son sólo algunos de los muchos autores cuyos últimos años de vida estuvieron marcados por las dificultades económicas, como Oscar Wilde o James Joyce. ¿Conocéis más casos? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados Autores relacionados:
Benito Pérez Galdós
Edgar Allan Poe
Emilio Salgari
Herman Melville
James Joyce
Alfredo Álamo

en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

11
comentarios en “Grandes autores que murieron entre la pobreza y el olvido”

  1. Laura Antolín dijo:

    Estos últimos años se ha hablado sobre riesgos laborales. Siempre me ha extrañado que estos no se aplicaran también a los artistas de cualquier disciplina (pintores, músicos, actores, escultores y, por supuesto, escritores).
    De sobra son conocidas las dificultades materiales que suelen envolver sus vidas. Vidas complicadas y precarias. Sin embargo, las sobrellevan desasistidos de cualquier protección social. En esto no son diferentes de cualquier autónomo. Cierto.
    Pero es que los artistas tienen que lidiar consigo mismos. Ellos son su producto. Esto, a menudo, ocasiona verdaderas catástrofes vitales, rentables a posteriori y para los demás, pero devastadoras para ellos.
    El artista, el verdadero, trabaja con material espiritual, altamente peligroso.
    Nuestra sociedad sigue equiparando la figura del artista con el mártir. Cuanto más en la cuerda floja,, más auténtica será su obra. Puede ser.
    Pero habrá que protegerlo, brindarle ese anclaje con la realidad que le es, tantas veces, ajena. Porque no se puede estar a misa y repicando.
    PS. Me gusta el blog, me tiene informada.

  2. Alfredo Álamo dijo:

    Gracias, Laura. Un placer que aportes tus comentarios 😉

  3. naranjitowei dijo:

    No se si en la indigencia, pero la verdad es que Philip K. Dick las pasó canutas por no decir putas durante su vida. Y ahora su obra está muy reconocida dentro de la ciencia-ficcion.

  4. Mariana del Rosal - redactora freelance dijo:

    John Kennedy Toole, autor de esa maravillosa novela que es La conjura de los necios, no logró publicar en vida, se suicidó sintiéndose un fracaso, y fue su madre la que consiguió llamar la atención de un editor y conseguirle a su hijo el éxito póstumo.

  5. César dijo:

    John Kennedy Toole después de que nadie le quiso publicar “La Conjura de los Necios” se suicidó. Después de su muerte, su madre con ayuda de un editor universitario publicaron la obra.

  6. Horacio dijo:

    Hay dos autores chilenos, muy reconocidos actualmente, que murieron en la pobreza: Carlos Pezoa Véliz (poeta) y María Luisa Bombal (novelista).

  7. santin dijo:

    Charles Bukowski vivo toda su vida en el alcohol y trabajos de segunda.

  8. Zhian dijo:

    hay mucha gente brilllante que por X motivos jamas será RECONOCIDA ó FAMOSA ó quiza ni les interese la fama…..el hecho que mueran en la miseria o no es IRRELEVANTE

  9. Rod X dijo:

    Hoy día, el maestro José Cruz Camargo Zurita, (el mejor poeta del blues en México), muere lentamente por una terrible enfermedad crónica degenerativa, como puede, el hombre sigue dando conciertos y acepta donativos para sobrevivir. Qué pena!

  10. Marcelo dijo:

    La poeta chilena Stella Díaz Varín (1926-2006), considerada una de las más relevantes y rupturistas de su época, falleció en precarias condiciones, 14 años después de publicar su último libro. Tras su muerte, se filmó un documental y hoy es considerada una leyenda.

  11. lagun dijo:

    Jim thompson, el cual le dijo a su esposa que esperase una década para publicar y tener éxito.
    Jim Ross, Malcolm Braly y Tom Kromer, sólo escribieron un libro y bueno es. Malditos se les puede considerar

Añade un comentario


Lee lo siguiente antes de aceptar tu comentario:

Debes tener en cuenta que se requiere corrección ortográfica y gramatical:
- No se admite lenguaje sólo en mayúsculas o minúsculas.
- No se admite lenguaje SMS o abreviado: Frases completas y con sentido.


Política de Privacidad

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.

Gracias por tu colaboración.


Lecturalia Lecturalia