Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico

90.280 libros, 20.316 autores y 70.885 usuarios registrados

La cabeza de Lovecraft a juicio por racista

Alfredo Álamo el 19 de septiembre de 2014 en Autores, Biografí­as, Ciencia-Ficción

El World Fantasy Award es uno de los grandes premios otorgados dentro del mundo de la ciencia ficción y la fantasía. Hasta el momento, el trofeo físico que iba ligado al galardón era un busto de H. P. Lovecraft, maestro del horror cósmico y de la literatura weird, al que se considera uno de los autores fundamentales en el nacimiento del fantástico contemporáneo.

HP Lovecraft Public domain vía Wikimedia Commons

Pues bien, puede que los días de gloria de la cabeza de Lovecraft estén llegando a su fin: el autor Daniel José Older ha lanzado una petición para cambiar la cabeza del autor de Providence y sustituirla por la de Octavia Butler. ¿La razón? Según Older, H. P. Lovecraft era un racista y su imagen como representación de la literatura fantástica es un insulto a las minorías. A esta petición ya se ha sumado más gente, como la escritora Nnedi Okorafor, ganadora del premio en 2011, que, ya había declarado que poseer la cabeza de un racista como Lovecraft era uno de sus más preciados honores. De paso, también se critica la validez de Lovecraft como narrador y se le relega al puesto de dejar una profunda huella en la ficción especulativa.

Según Older, no puede ser que, según él, alguien que abogó por el genocidio sea la cara del honor más alto de la fantasía. La discusión sigue adelante y parece que se ha enconado, Lovecraft cuenta con una verdadera legión de seguidores que no están de acuerdo con las tesis de Older, de entre los que habría que destacar a S. T. Joshi, quien no niega el racismo de Lovecraft, pero lo contextualiza e incide en que no debería afectar a la importancia de su obra.

Ahora, el comité organizador de los premios tiene una reunión en noviembre en la que decidirán si la cabeza de Lovecraft duerme el sueño de los justos en un almacén y es la cara de Octavia Buttler -afroamericana- la que sustituirá al creador de los mitos de Cthulhu.

¿Qué os parece? Dejando a un lado lo raro que se hace recibir un premio que sea un busto de otra persona, ¿ese racismo de Lovecraft es razón suficiente para relegarlo? ¿Tiene que ser el busto de alguien de una minoría étnica su sustituto?

Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados:
H. P. Lovecraft
Octavia E. Butler

Grandes bestsellers (II): El principito

Alfredo Álamo el 18 de septiembre de 2014 en Autores, best-seller

Cuando Antoine de Saint-Exupéry escribió El principito, seguro que no podía imaginar el alcance que esta pequeña obra iba a tener en el futuro. Con más de 140 millones de copias vendidas en todo el mundo desde su publicación en 1943, El principito es uno de los libros más vendidos de la historia de la literatura, un icono reconocible de nuestra cultura contemporánea que ya ha sido adaptada al cine, el teatro, la televisión o incluso la ópera.

Antoine de Saint-Exupéry es conocido hoy por esta obra infantil, pero sería injusto no hablar de la carrera literaria de este autor francés. Antes de la II Guerra Mundial, Saint-Exupéry ya había destacado con obras como Vuelo nocturno o Tierra de hombres, con los que había ganado, nada más y nada menos, que el Premio Femina y el de la Academia Francesa, dos de los más prestigiosos de su país. Además, El aviador o Correo del Sur completaban sus libros, siempre influidos por su gran pasión: la aviación. Saint-Exupéry no podía dejar de volar, había consagrado su vida a ello y recorría Europa pilotando sin descanso.

La obra de Saint-Exupéry ya había alcanzado, pues, fama internacional antes de la II Guerra Mundial y tras luchar como piloto de guerra en la Batalla de Francia, se estableció en Estados Unidos con el propósito de convencer al gobierno norteamericano de que se implicara en la guerra contra Alemania. Pasaron los meses y el autor francés seguía sin conseguir resultados, la guerra avanzaba y su salud no era la mejor. Le aconsejaron que escribir un libro infantil podría ayudarle con la presión que sentía.

En 1942 se lanzó a la escritura de El principito, a caballo entre Nueva York y una mansión rural en Asharoken, dedicándole prácticamente todo su tiempo. Con la ayuda de varios expatriados franceses más que ayudaban con la revisión, Saint-Exupéry terminó el manuscrito a finales de octubre de 1942, incluyendo las famosas ilustraciones. Su primera edición fue en inglés, en 1943, y poco después salió la versión francesa, que no pudo venderse en Francia hasta 1946, una vez liberada del dominio nazi.

El Principito es la obra de un hombre casi al límite de su resistencia mental. En ella encontramos un gran simbolismo para cada elemento, su esposa como la rosa, los baobabs como las grandes dificultades. Casi podríamos decir que es un libro que Saint-Exupéry escribió de manera terapéutica, para curarse a sí mismo, tratando de ordenar sus pasiones y sus demonios de una manera poética con la que llegó a conectar con millones de personas.

Por desgracia, no hubo oportunidad para que Saint-Exupéry pudiera explicar su obra o disfrutar de su inmenso éxito. En 1943 volvió a unirse a las Fuerzas Francesas Libres y viajó hasta el norte de África para volver a realizar vuelos de reconocimiento. En julio de 1944, su avión desapareció. El piloto alemán Horst Ripper comentó tras la guerra haber abatido un avión de similares características a las del autor francés en la zona en que fue visto por última vez. Según Horst, si hubiera sabido quién pilotaba el avión, jamás habría disparado. Era uno de sus admiradores.

Autores relacionados:
Antoine de Saint-Exupéry
Libros relacionados:
El Principito
Tierra de hombres
Vuelo nocturno

Premio Nobel de Literatura 2014: los candidatos

Alfredo Álamo el 17 de septiembre de 2014 en Autores, Literatura

Suecia

¿Quién será el ganador del Premio Nobel de Literatura en 2014? En estos momentos, los miembros de la Academia Sueca ya deben estar ultimando su decisión. A pocas semanas del fallo del premio, son muchas las especulaciones sobre quién sucederá a la autora canadiense Alice Munro en el galardón literario más prestigioso del mundo.

De nuevo suena el nombre de Haruki Murakami como el candidato más famoso y cuya obra parece cada año como candidata, pero, visto lo visto, corre el riesgo de convertirse en uno de esos eternos candidatos al premio, pero que nunca lo alcanzan. Se comenta que el éxito le ha llegado demasiado joven.

Este es el año de la literatura africana, así que no sería de extrañar que un autor como Ngugi wa Thiong’o pudiera llevarse el premio. No sólo cuenta su calidad literaria, sino su trayectoria política y social, donde ha destacado en varias ocasiones.

No podemos olvidar a varias autoras que suenan con fuerza para hacerse con el premio, como Joyce Carol Oates, EEUU, Assia Djebar, Argelia, o Svetlana Aleksijevitj, Bielorrusia, de la que, pese a sus premios, todavía no ha publicado nada en castellano. ¿Premiaría la Academia a dos mujeres seguidas? Creo que todavía no se ha dado el caso.

No podemos dejar fuera los grandes aspirantes, eternos algunos, como Milan Kundera, que este año, precisamente, vuelve con una nueva novela, Amos Oz, Salman Rushdie, Cees Nooteboom o el poeta sirio Adonis, uno de los firmes candidatos si al final se decide volver a premiar poesía.

Ahora también suena el nombre de Philip Roth, que ya ha anunciado su retirada del mundo literario, o el de António Lobo Antunes, un candidato que enarbola la lengua portuguesa, ausente desde el Nobel de Saramago en 1998. Umberto Eco también suena: Darío Fo fue el último italiano en ganar el premio en 1997.

¿Qué? ¿Que cuál es el favorito en Lecturalia? Pues como siempre, nos decantamos por Thomas Pynchon, el autor estadounidense alérgico a la fama, del que se acaba de publicar su nueva novela, Al límite.

¿Y vosotros? ¿Qué autor vivo pensáis que merece ganar el Premio Nobel de Literatura en 2014? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados:
Adonis
Amos Oz
António Lobo Antunes
Assia Djebar
Cees Nooteboom
Libros relacionados:
Al límite

Grandes bestsellers (I): Lo que el viento se llevó

Alfredo Álamo el 16 de septiembre de 2014 en Autores, best-seller

Lo que el viento se llevó

Lo que el viento se llevó es uno de los libros más vendidos de la historia. Sus ventas se cuentan por millones y tras su adaptación cinematográfica se convirtió en un icono cultural del siglo XX, fácilmente reconocible.

Su autora, Margaret Mitchell, se crió en el Sur de los Estados Unidos, en una familia de hondas raíces y tradición sureña. Para Mitchell, el sur era un estado de la imaginación, además de un lugar real. Aficionada ya desde niña a la literatura, Mitchell trabajó varios años para el Atlanta Journal, diario en el que escribió más de cien reportajes y entrevistas. En 1926 decidió dedicarse por completo a la literatura y a su familia; ya hacía un tiempo que había comenzado la escritura de Lo que el viento se llevó y tenía plena confianza en sus posibilidades.

Mitchell supo recrear con habilidad ese Sur que muchos americanos llevaban en la cabeza, una mezcla de realidad con toques de decadencia, orgullo, exceso y obstinación, concentrados en personajes como Scarlett O’Hara (que en principio iba a llamarse «Pansy O’Hara») o Rhett Buttler. La propia familia de Mitchell fue dueña de una factoría esclavista antes de la Guerra Civil, con lo que sabía perfectamente cómo se había reaccionado en la zona de Alabama y Georgia, sobre todo tras el fin de la contienda. Esa mezcla de realidad y ficción, de amor y guerra, de cierta nostalgia por el viejo sur, logró llegar a millones de personas.

En 1929 Mitchell casi había terminado el libro, pero al primer impulso frenético le había seguido una cierta sequía. Ahí entró en juego uno de los más importantes editores de la época, Howard Macmillan, quien logró convencer a la autora americana para que le dejara llevarse el manuscrito. Dicen que Macmillan tuvo que comprarse una maleta extra para transportarlo. En cualquier caso, el libro encantó al editor, quien animó a Mitchell a terminar el libro y le dio un sustancioso anticipo. La máquina editorial se puso en marcha y en 1936 el libro ya estaba terminado. La publicidad con la que se había anunciado el lanzamiento hizo que 50.000 personas reservaran copias con antelación.

La crítica aceptó el libro sin reticencias y Lo que el viento se llevó cosechó comentarios halagadores en casi todos los diarios. Mitchell consiguió hacerse con el Premio Pulitzer de Novela. Pero antes del éxito, David O. Selznick ya se había interesado en comprar los derechos para la gran pantalla. El resultado es por todos conocido, una película mítica que triunfó en todo el mundo, aupando a la obra de Mitchell a la inmortalidad.

Mitchell murió en 1949, tras ser atropellada cuando paseaba camino del cine. Su obra ha sido continuada y ampliada en varias ocasiones con el permiso de sus herederos, pese a que en vida no mostró ningún interés en escribir una secuela. Además, varios libros sobre los personajes de Lo que el viento se llevó han sido publicados sin permiso a lo largo de los años.

Autores relacionados:
Margaret Mitchell
Libros relacionados:
Lo que el viento se llevó

Alan Moore y su novela de 1 millón de palabras

Alfredo Álamo el 15 de septiembre de 2014 en Autores

Palabras

Alan Moore es conocido por su obra dedicada al cómic, siendo creador de algunos de los títulos más importantes de las últimas décadas, como Watchmen, V de Vendetta, Miracleman, La cosa del pantano, Hellblazer, From Hell, Promethea o La liga de los caballeros extraordinarios, entre otros. Además, Moore ha publicado narrativa, aunque se había limitado a una pequeña novela, La voz del fuego.

Pues bien, Moore acaba de anunciar que está terminando el primer borrador de Jerusalem, una novela que le ha ocupado desde 2008 y que acaba de alcanzar el millón de palabras. Para que nos hagamos una idea de la magnitud del libro, este sería el doble de Guerra y Paz o unas 200.000 más que la Biblia. Vamos, nada que Ken Follett no agrupe en una de sus últimas trilogías.

Lo cierto es que siendo una obra de Moore no puede ser algo corriente. Al parecer abarca la historia de su barrio en Norhampton, donde creció, y mezcla eventos históricos con sus propias memorias y grandes dosis de su habitual fantasía, mezcla de magia del caos y visiones oníricas. Por lo visto, Moore ha decidido incluir numerosos experimentos literarios, alguno al más puro estilo James Joyce, y habrá capítulos narrados con estilos diferentes, saltando incluso al teatro.

Moore todavía no tiene editor para el libro y sabe que será difícil encontrar a alguien que decida publicarlo tal y como a él le gustaría, pero lo va a intentar. El libro final puede ser de un tamaño descomunal, imposible de manejar a mano, y no descarta que sea publicado en libro electrónico. Según él, si le dan un buen y gigantesco volumen impreso que disfrutar en casa, el resto le da igual.

¿Qué queda esperar? Pues nada más y nada menos que termine de corregir el libro. ¿Un millón de palabras? Espero que no decida reescribir muchos capítulos o se convertirá en una auténtica historia interminable. En cualquier caso, cuando Jerusalem esté terminada será uno de los acontecimientos literarios de la década. Sea cual sea.

Vía: The Guardian

Autores relacionados:
Alan Moore
James Joyce
Ken Follett
Libros relacionados:
From Hell
La liga de los caballeros extraordinarios
V de vendetta
Watchmen

Los diez mejores libros del siglo XX

Alfredo Álamo el 12 de septiembre de 2014 en Autores, Literatura, Narrativa

Diez

125 escritores han sido elegidos para elaborar la lista de los diez mejores libros del siglo XX, entre otros interesantes listados, como los diez mejores libros del siglo XIX o los diez mejores libros de misterio. La iniciativa surge del periodista y editor J. Peder Zane, quien se ha encargado de preparar The Top Ten: Writers pick their favorite books.

Peder Zane ha reunido a autores de la talla de David Foster Wallace, Norman Mailer, Stephen King, Jonathan Franzen, Michael Chabon o Margaret Drabble, entre otros muchos, para dar forma a un completo listado creado a partir de sus preferencias. El listado final consta de 544 títulos y responde a la pregunta de qué libros consideran los más grandes de la historia, sean novelas, cuentos, obras de teatro o poemas.

Este es un listado muy subjetivo, claro. Definir a un libro por su grandeza siempre lleva a una visión personal. ¿Es grande porque me ha gustado a mí o porque le ha gustado a mucha gente? ¿O lo es por su importancia en la tradición literaria? ¿Tal vez por los temas que trata? El editor se ha encargado de analizar los resultados de manera exhaustiva, así que se pueden consultar los porcentajes y analizar qué autor es más importante o cuáles son las diferencias entre ellos.

Pero seguro que queréis conocer el resultado de algunos de estos listados, ¿verdad? Pues vamos con el de los diez mejores libros del siglo XX.

Podemos ver que James Joyce y Nabokov son los dos autores que más parecen haber influido en la literatura del siglo XX. ¿Qué os parece? ¿Faltan autores? ¿Novelas? Sin duda, el punto de vista anglófilo es evidente.

Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Via: Brain Pickings

Autores relacionados:
David Foster Wallace
Flannery O´Connor
Francis Scott Fitzgerald
Gabriel García Márquez
James Joyce
Libros relacionados:
Al faro
Cien años de soledad
Cuentos completos
Dublineses
El gran Gatsby

Ken Follett se pregunta dónde estabas entonces

Alfredo Álamo el 11 de septiembre de 2014 en Actividades, Autores, best-seller

Umbral de la eternidad

Ken Follett presenta un interesante experimento relacionado con su última novela, El umbral de la eternidad, en el que a través de una página web se pretende compartir de manera global las memorias de los lectores relacionadas con ciertos eventos.

La web, Where Were You Then (¿Dónde estabas entonces?) presenta algunos de los sucesos más importantes que transcurren en El umbral de la eternidad, que, recordemos, abarca las últimas décadas del siglo XX a través de la historia de cinco familias. Así pues, podemos encontrar la caída del muro de Berlín, la crisis de los rehenes del Líbano, la marcha por los derechos civiles liderada por Martin Luther King o el asesinato de JFK, entre otros.

La idea es que cualquiera pueda compartir sus propias memorias sobre esos hechos en concreto, convirtiendo la web en un lugar que muestra esos acontecimientos desde numerosos puntos de vista, ampliando las cinco historias que cuenta Follett para multiplicarse gracias a miles de internautas. Además, la web muestra un extracto de El umbral de la eternidad relacionado con el periodo del que se está hablando.

Macmillan ha anunciado que publicará una selección de los mejores recuerdos que se compartan en la web, tanto en ediciones de bolsillo de la novela como en su versión en ebook. Desde luego, una oportunidad genial para los aficionados a la obra de Follett para compartir sus vivencias y al mismo tiempo dotar de una nueva dimensión a su último libro, mezclando realidad y ficción.

Es una manera elegante de dar publicidad al libro y al mismo tiempo hacer participar a sus seguidores. ¿Qué os parece? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Vía: The bookseller

Autores relacionados:
Ken Follett
Libros relacionados:
El umbral de la eternidad

¿Son todos los libros iguales? La guerra de los precios

Alfredo Álamo el 10 de septiembre de 2014 en Autores, Literatura, Literatura electrónica, Mundo Editorial

Dinero

¿Cuánto debería valer un ebook? ¿Acaso influye que sea novedad? ¿O que el autor sea más o menos conocido? ¿Afectan los precios muy bajos a las editoriales independientes?

Está claro que la irrupción de Amazon hace unos años en el mercado editorial supuso un antes y un después de cómo editar y vender libros, aunque hoy en día las estrategias de todos los implicados comienzan, poco a poco, a cambiar. Amazon sigue jugando a «la cola larga» a vender mucho de precios bajos y a tratar de cobrar más a las editoriales por los precios altos. Bezos intenta imponer su límite de 9.99 dólares a los ebooks mientras que muchos se resisten y tratan de mantener cierta libertad en los precios.

Hay quien apunta que no todos los libros funcionan igual en el mercado, sobre todo cuando se publican a la vez en ebook y en, por ejemplo, tapa dura. Los hay que funcionan bien en el mercado coleccionista o que cuentan con un público fiel y se teme que la aparición de su versión electrónica a muy bajo precio afecte a la otra edición. Vender ebooks y libros de papel se está convirtiendo en un negocio completamente separado, con estrategias y puntos de vista diferentes.

De hecho, en Estados Unidos las librerías independientes están recuperándose del impacto Amazon y han crecido de nuevo, aprovechando el hueco que han dejado algunas grandes cadenas. La atención personalizada y los libros de calidad se están haciendo un hueco, alejándose de Amazon y de las condiciones del 30 al 50% de beneficio que están tratando de imponer.

Amazon dice que nunca antes se ha logrado tanta visibilidad de literatura independiente y que eso es, en parte, gracias a su trabajo de innovación. En eso tienen razón, la facilidad y rapidez de su servicio es envidiable, pero para muchos sigue siendo frío e impersonal, carente de la sensación analógica de pasear por una buena librería.

Si el precio final de un libro se muestra como el elemento definitorio de una compra, está claro que el futuro está en manos de Amazon, ya que siempre contará con un número enorme de ese tipo de libros. La calidad dentro de sus páginas, esa es otra cuestión.

Libros legendarios: El Códice Mendoza

Alfredo Álamo el 9 de septiembre de 2014 en Divulgación

Códice Mendoza

Poco después de la conquista de América por parte del Imperio Español, el virrey de Nueva España, Antonio de Mendoza, decidió mandar elaborar un códice en el que se relataran los usos y costumbres de los pobladores de aquellas tierras, los aztecas, para mandarlo al rey Carlos V. O al menos esa es una de las teorías, ya que también se dice que bajo órdenes del virrey se utilizaron pinturas ya existentes para la elaboración del libro.

En cualquier caso, corría la década de 1540 y varios de los grandes artesanos aztecas, los tlacuilos, hábiles no sólo en la pintura o la talla, sino también versados en la mitología y las costumbres de su pueblo, trabajaron en el códice. Posteriormente, un sacerdote español fue añadiendo textos traducidos y anotaciones para completar la información. Formado por tres partes independientes, el Códice Mendoza cuenta desde la fundación de Tenochticlán con una cronología de reinados hasta Moctezuma en Anales mexicanos; la industria, expansión geográfica, el trabajo y los impuestos, en El libro de tributos y también sus tradiciones, que se pueden leer en su Etnografía.

Terminado en 1549, el Códice Mendoza tomó rumbo a España, pero el barco en el que era transportado jamás llegó a su destino: un grupo de piratas franceses abordó el galeón y saqueó sus tesoros. En un primer momento pasó a manos del cosmógrafo del rey Enrique II, André Thévet, pero tras su muerte fue adquirido por el geógrafo inglés Richard Hakluyt, quién lo transportó a Londres. A partir de ese momento se pierde su pista hasta que es legado a la Biblioteca Bodleiana, donde puede ser consultado hoy en día.

El Códice Mendoza supone una muestra magnífica del arte azteca y un documento incunable fundamental para entender cómo era la vida de los antiguos pobladores de México antes de la llegada de los españoles. Además, es también interesante ver cómo se estructuró este compendio de información por parte de los tlacuilos, todo un ejercicio de autoetnografía, único en la época.

Libros que sólo podrás leer dentro de 100 años

Alfredo Álamo el 8 de septiembre de 2014 en Actividades, Arte, Autores

Libros

Cien libros para dentro de cien años. Esa es la iniciativa que plantea la Future Library en una de las apuestas más curiosas que hemos leído en los últimos años. A iniciativa de la artista escocesa Katie Paterson, el proyecto de esta biblioteca del futuro une tanto un concepto visual como literario.

Este verano se inició el proyecto con la creación de un bosque de mil árboles en Nordmarka, cerca de Oslo. Cada año a partir de 2014 se invitará a un autor a contribuir con un nuevo texto a la biblioteca hasta el año 2114. En ese momento se talarán los árboles y su madera servirá para fabricar el papel en el que imprimir los libros.

Por el momento ya tienen una primera escritora, y es, nada más y nada menos, que Margaret Atwood, autora de libros como El cuento de la criada, Oryx y Crake o El año del diluvio, y que fue galardonada en 2008 con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Así que si sois seguidores de la autora canadiense, sabed que hay uno de sus libros que no podréis leer (a menos que vuestra esperanza de vida sea muy superior a la media, claro).

Dejando a un lado el lado lector, como escritor también es una experiencia curiosa el preparar un texto que sólo será leído mucho después de tu muerte, y del que no recibirás comentario ni apreciación alguna. Es muy parecido a una cápsula del tiempo enterrada que, vista años después, puede resultar una curiosidad o tal vez albergar un gran tesoro.

La obra de Atwood, y la del resto de autores que se unan, será almacenada en la Biblioteca Pública de Deichmanske, en una sala preparada especialmente para este proyecto. Cada año, la Fundación Future Library se encargará del proceso de elegir un autor relevante y de custodiar su obra. Además, una imprenta será guardada en la misma sala para asegurarse de que en 2114 todavía se puedan imprimir libros en papel.

Según Paterson, esta oportunidad brinda a los autores una libertad sin precedentes, ya que pueden escribir lo que quieran, sin la presión de la sociedad actual o las cortapisas de la industria, con la seguridad de que será publicado en un acto que, seguramente, se convierta en un acto cultural de primer orden en el futuro.

¿Qué os parece? ¿Qué autores pensáis que deberían escribir una obra para el público del futuro? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Vía: The Guardian

Autores relacionados:
Margaret Atwood
Libros relacionados:
El año del diluvio
El cuento de la criada
Oryx y Crake

Lecturalia Lecturalia