Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico

90.491 libros, 20.403 autores y 71.016 usuarios registrados

Nuevos libros de autores clásicos

Alfredo Álamo el 30 de septiembre de 2014 en Autores, Narrativa

Clásicos

Decenas de libros inéditos de autores clásicos se están haciendo un hueco en las estanterías de nuestras librerías. Las editoriales independientes han encontrado un filón rebuscando entre los textos de grandes autores extranjeros que hasta ahora no habían sido traducidos. El interés por estas pequeñas joyas literarias ha crecido en los últimos años y nos hemos encontrado con una oferta cada vez más interesante. ¿Cuáles nos han llamado la atención?

El conde de Moret, de Alejandro Dumas. Novela histórica ambientada a mediados del siglo XVII y que recoge la historia de Antonio de Borbón, el Conde de Moret, tras su supuesta muerte en la batalla de Castelnaudary. Dumas es un filón para aquellos en busca de material inédito, ya que escribió -sólo o con «cierta ayuda»- cientos de pequeñas novelas históricas. Publica El barco ebrio.

Otro autor prolífico fue Charles Dickens, del que se siguen sacando nuevos libros, como El indolente viaje de dos aprendices perezosos (Espuela de plata), una antología de relatos en los que el maestro británico de la novela brilla con gran fuerza. En Alba también han rescatado otro libro: Estampas de caballeretes y de parejitas, réplica al satírico Estampas de señoritas. Desde luego, toda una curiosidad.

Giacomo Casanova es toda una leyenda del siglo XVIII y, desde luego, un autor apasionante a la hora de contar sus propias memorias. Hermida Editores nos trae Lana Caprina, el primer éxito de Casanova y que trata, como no podía ser de otra forma, de las mujeres, aprovechando para burlarse de los prejuicios científicos de la época en contra del raciocinio de las mujeres.

Pero si hablamos de rarezas, hay que destacar El relato de John Smith, uno de los primeros textos de Arthur Conan Doyle y que se perdió en correos la primera vez que se lo mandó a su editor. Reescrito más tarde de memoria, la obra permaneció en el olvido hasta que la Biblioteca Británica se hizo con él en 2011. Edita Confluencias.

Por último, otro gran clásico, Johann Wolfgang Goethe, del que Alba saca El carnaval de Roma, libro que comprende también La fiesta de San Roque en Bingen, dos crónicas de viajes muy diferentes que Juan de Sola ha preparado para mostrar un apartado de la obra del autor alemán no demasiado conocido.

¿Y vosotros? ¿Algún clásico nuevo que se nos haya escapado? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados:
Alejandro Dumas
Arthur Conan Doyle
Charles Dickens
Giacomo Casanova
Johann Wolfgang Goethe
Libros relacionados:
El carnaval de Roma
El Conde de Moret
El indolente viaje de dos aprendices perezosos
El relato de John Smith
Estampas de caballeretes y de parejitas; Estampas de señoritas

Grandes bestsellers (V): Ana de las Tejas Verdes, de Lucy Maud Montgomery

Alfredo Álamo el 29 de septiembre de 2014 en best-seller, Juvenil

Ana de las Tejas Verdes

Ana de las Tejas Verdes, también traducida como Ana, la de Tejas Verdes o Anne, la de Tejados Verdes, es uno de los libros más vendidos del siglo XX. Publicado por primera vez en 1908, Ana de las Tejas Verdes ha vendido más de cincuenta millones de copias y ha sido traducido a veinte idiomas.

Lucy Maud Montgomery, al contrario que otros autores superventas de los que ya hemos hablado, supo aprovechar el éxito inicial de Ana de las Tejas Verdes y publicó ocho novelas con Ana de protagonista. Pero no se quedó ahí, la autora canadiense escribió más de veinte novelas y 500 relatos a lo largo de su carrera. Ana de las Tejas Verdes fue su primera novela y con el éxito que logró pudo dedicarse por completo a la literatura, que combinó el cuidado de sus hijos y la mala salud (física y mental) de su marido. La mala suerte la acompañó también con su primer gran editor, L. C. Page, con quien tuvo que litigar constantemente para poder cobrar sus derechos.

Nunca dejó de escribir, aunque el personaje de Ana llegó a asfixiarla en ocasiones, siempre volvía a ella. En 1942, Montgomery fue hallada muerta en su cama. A día de hoy todavía no se sabe con exactitud si su fallecimiento fue natural o un suicidio. Se ha especulado mucho sobre su situación, que era buena en lo económico, pero que familiarmente se había hecho insostenible.

Ana de las Tejas Verdes fue publicada, y vendida, como una novela para todos los públicos, aunque a mediados de los años 50 comenzó a considerarse como un libro destinado a los jóvenes. Las aventuras de Ana Shirley, una huérfana de 11 años, en la Isla del Príncipe Eduardo se convirtieron en un clásico instantáneo. El afán de superación de Ana -a quién habían enviado por error a una familia que buscaba un chico para que les ayudara en la granja- junto con el amor que desprenden las páginas por la naturaleza y el paisaje, llevaron a lo más alto a Montgomery. Sin duda, que fuera elegido como libro fundamental en la enseñanza significó gran parte de ese millonario número de ventas.

Ana de las Tejas Verdes ha sido también adaptada al teatro, al cine, a la televisión, tanto como película como serie (¡en más de ocho ocasiones!), e incluso al anime japonés. Su influencia dentro de la novela juvenil actual es incontestable y el personaje de Ana es uno de los más reconocibles dentro de su género.

Autores relacionados:
Lucy Maud Montgomery
Libros relacionados:
Ana de las Tejas Verdes

II Festival de Fantasía de Fuenlabrada: ¡Steampunk!

Alfredo Álamo el 26 de septiembre de 2014 en Actividades, Ciencia-Ficción, Fantástica
II FFFCortesía del II FFF

El Festival de Fantasía de Fuenlabrada se celebra por segundo año consecutivo, asentándose como una de las citas de referencia para todos los amantes de la literatura fantástica. Del 26 al 27 de septiembre, Fuenlabrada se convertirá además en sede de un evento internacional, al ser una de las sedes de la III EuroSteamCon, dedicada al subgénero del steampunk.

¿Steamqué? ¡Steampunk!

El steampunk es un subgénero de la ciencia ficción y la fantasía en el que se usan elementos propios de la época victoriana, tanto en la estética como en lo social, y cuya tecnología es una amplificación, a veces hasta el absurdo, de la existente en el siglo XIX; es decir, ¡vapor! ¡vapor por todas partes! ¡dirigibles! ¡relojería! El steampunk es uno de los nuevos géneros, donde la fusión de ideas y conceptos es marca de la casa. Ya os hemos hablado antes del steampunk en el blog de Lecturalia.

Lo cierto es que el steampunk ha logrado no sólo un buen grupo de seguidores en lo literario, sino que, además, su estética de válvulas, tubos, vapor y engranajes ha conquistado a muchos aficionados al cosplay e incluso ya se habla de una nueva tribu urbana.

Al evento asistirán numerosos escritores, como Felix J. Palma, César Mallorquí, Javier Negrete, Carlos Sisí, Juan Miguel Aguilera, Rafael Marín, Víctor Conde o Eduardo Vaquerizo, entre otros, además de una buena selección de autores juveniles, encabezados por Santiago García-Clairac, Blue Jeans o Maite Carranza (también entre otros).

Habrá conciertos musicales, tocarán los grupos Cardinal, Paloma y Titular Mads, un desfile de moda (steampunk, claro) y si sois aficionados al Doctor Who, en el FFF de este año habrá nada más y nada menos que una Tardis.

Si os interesa, no olvidéis visitar su página web, donde podréis encontrar un programa completo de todas las actividades, los horarios y las direcciones.

¿Y vosotros? ¿Qué os parece el fenómeno steampunk? ¿Y lo de las convenciones? A todos nos gusta hablar con nuestros autores favoritos. ¿Cuál es el tuyo?

Autores relacionados:
Blue Jeans
Carlos Sisí
César Mallorquí
Eduardo Vaquerizo
Félix J. Palma

Grandes Bestsellers (IV): El nombre de la rosa

Alfredo Álamo el 25 de septiembre de 2014 en Autores, best-seller

El nombre de la rosa

Umberto Eco logró un éxito insospechado en 1980 con su primera novela, El nombre de la rosa, haciendo que muchos lectores se preguntaran quién era ese autor que había permanecido oculto hasta casi los cincuenta años. La respuesta, claro, era sencilla: Umberto Eco era uno de los más importantes académicos italianos de su época. Sus estudios en semiótica ya habían gozado de un gran éxito en el ámbito universitario, siendo especialmente conocido por Apocalípticos e integrados, publicado en 1965.

Eco estudió Filosofía en Turín, especializándose en Filosofía Medieval y, en concreto, analizando la figura de Santo Tomás de Aquino. Aunque posteriormente se dedicaría más al campo de la semiótica, Eco siguió interesado en la cultura y el pensamiento medieval, investigando y publicando varios ensayos. Esta pasión por Tomás de Aquino y el pensamiento religioso en la Edad Media resulta evidente en su primera novela, El nombre de la rosa.

Ambientada a finales de 1327, Eco utiliza su enciclopédico conocimiento de la época y de su cultura para relatarnos una investigación que el monje Guillermo de Baskerville, acompañado de su aprendiz, Adso de Melk -el narrador de la historia-, lleva a cabo en una apartada abadía del norte de Italia. El personaje de Guillermo de Baskerville, que tan bien interpretó Sean Connery en la adaptación cinematográfica de la obra, es el resultado de mezclar Sherlock Holmes -al que todos conocemos-, con Guillermo de Occam, uno de los pensadores más importantes de la Edad Media, y al que debemos la idea de «la navaja de Occam».

El éxito de El nombre de la rosa fue arrollador. Con más de cincuenta millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, Eco ganó también premios como el prestigioso Strega y ha sido escogido en numerosas selecciones como una de las mejores novelas de la historia.

¿Qué es lo que hace grande a El nombre de la rosa? La habilidad de Eco para mezclar filosofía, historia, teología y política con una narración detectivesca, a la que acompaña además con el despertar a la edad adulta del narrador. Sin duda, una novela inspiradora que ha servido de base para cientos de bestsellers posteriores, de los cuales muy pocos han llegado siquiera a rozar la excelencia de la novela escrita por Eco.

Autores relacionados:
Tomás de Aquino
Umberto Eco
Libros relacionados:
Apocalípticos e integrados
El nombre de la rosa

Amazon prepara un nuevo tipo de edición social

Alfredo Álamo el 24 de septiembre de 2014 en Actividades, Autores, Literatura electrónica

Editar

Dentro de las novedades que Amazon prepara cada año en busca de asentar su programa de publicación, que muchos conoceréis como KDP, nos acaba de llegar una interesante propuesta que implica no sólo a los autores sino también a un buen número de lectores.

Amazon va a preparar un nuevo sistema a través del cual los autores que así lo deseen podrán subir argumentos y manuscritos inéditos a su web. Las primeras páginas de estos textos serán accesibles por parte de los lectores, que podrán votar cuáles son sus historias favoritas. De ahí se pasará a un equipo profesional designado por Amazon que decidirá finalmente las posibilidades de cada uno.

Amazon publicará esos libros, que habrán pasado primero el filtro social y luego el editorial, en su plataforma digital. Las condiciones no están nada mal, ya que ofrecen 1.500 dólares como anticipo por los derechos sólo en las ventas de Amazon. Además, si en cinco años no ha ganado más de 5.000 dólares, los autores pueden retirar el libro de Amazon. Además, y esto es lo que me parece más interesante, los autores mantienen todos los derechos sobre el libro impreso. Está claro que hoy en día las editoriales quieren todos los derechos sobre el libro, pero si funciona bien en digital siempre se pueden hacer pequeñas tiradas POD e ir sacando algo de dinero.

¿Qué ganan los lectores? Pues -además del agradecimiento eterno de los autores- aquellos que hayan acertado con los finalistas se llevarán una copia gratis de la edición final. Hay que recordar que estos lectores nominan sólo con las primeras páginas, así que me parece una buena recompensa.

Este sistema supone un avance de lo que está probando ahora Amazon a base de concursos y me parece más interesante y menos viciado, siempre y cuando el número de lectores sea de una escala importante. Es posible que así encuentren novelas que se vuelvan muy populares entre los lectores habituales de Kindle.

¿Y vosotros? ¿Os gustaría implicaros de esa forma en el proceso de selección de una novela? ¿O pensáis que el resultado final será demasiado predecible y «en la media»? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Vía: The Bookseller

Alternativas al registro de la propiedad intelectual para tus novelas

Alfredo Álamo el 23 de septiembre de 2014 en Mundo Editorial

Correo

Hay autores que no acuden al registro de la propiedad intelectual una vez han terminado su obra, bien porque no disponen -o no quieren gastar- el dinero de las tasas, o porque no quieren desplazarse hasta el registro, que en ocasiones puede estar lejos de su domicilio. Si bien hoy en día se puede realizar en varias comunidades autónomas el registro vía telemática, el proceso es bastante farragoso, casi tanto como imprimir el libro y llevarlo a mano (o, como se puede hacer) en un CD. Dejando a un lado los problemas que implican los formatos digitales (borrado, error, etc.), la verdad es que antes de enviar tu novela a una editorial -y sobre todo si eres una autor poco conocido y estás comenzando en el oficio- deberías plantearte algunas salvaguardas.

Lo primero que hay que dejar claro es que el registro es lo mejor. En caso de problemas va a ser una prueba decisiva para el juez, ya que es oficial y establece sin problemas una cronología de la obra. Si de todas formas no quieres usar este método recuerda que si tienes problemas y plagian tu obra te va a tocar demostrar tanto que tu libro es anterior como que el plagiador ha podido tener acceso a ella. Si el plagio es literal, menos trabajo, con las fechas casi siempre es suficiente. Así que:

- Guarda siempre todos los correos relacionados con tus textos. Esto incluye los que envías a amigos o conocidos para que te ayuden en el proceso de escritura. No muestres tu trabajo a desconocidos, por mucha fama que tengan en las redes sociales. En caso de un proceso judicial, la cronología de los correos puede ayudar a dirimir la cuestión.

- Envíate a ti mismo la novela impresa por correo certificado y no lo abras. De este modo también se marcará el momento determinado en que se metió dentro del sobre. De nuevo, será una prueba más que ayude en el proceso.

- Utiliza una alternativa en la web, como safeCreative, donde se generan unas claves basadas en el archivo y un sellado de tiempo, que demuestra que no ha sido modificado desde el momento en que lo subes hasta que se vuelve a consultar. Parece una buena alternativa, pero falta ver cómo funcionará en caso de juicio.

En cualquier caso, si al final te enfrentas a un caso así y te copian, es mejor buscar una solución mediada antes de lanzarse a la denuncia, sobre todo con las nuevas tasas judiciales. Si tienes que buscar un abogado y llegar al juzgado la cosa se complica bastante y es mejor que tengas claras tus opciones, sobre todo si es un problema de «ideas parecidas» algo que es muy difícil de demostrar y necesita de peritos y expertos. Lo mejor es el registro, está claro, pero si no has pasado por él, procura tener cuidado con tus textos, aunque, seamos claros, los plagios no son tan frecuentes como muchos piensan.

Grandes bestsellers (III): Ella, de H. Rider Haggard

Alfredo Álamo el 22 de septiembre de 2014 en Autores, best-seller

Ella

Si hablamos de H. Rider Haggard probablemente lo estemos haciendo de uno de los autores más vendidos de la historia de la literatura, pero del cual hoy en día casi no se habla. Creador del mítico Allan Quatermain y autor de Las minas del rey Salomón, su obra abarca otros títulos como Eric Ojos Brillantes, El pueblo de la bruma o La hermandad. Hoy me gustaría destacar una de sus novelas más fascinantes y que se convirtió en uno de los libros más vendidos del siglo XX: Ella.

Pero hablemos un poco de Rider Haggard. Nacido en una familia de clase media alta, que le pagó una educación correcta, pero sin gastar demasiado dinero en él, ya que nunca contó con la confianza de su padre, falló en sus intentos de entrar en el ejército y el Foreign Office, pero acabó trabajando en Sudáfrica para el comisionado del Transvaal. De vuelta en Inglaterra, trató de trabajar como abogado, sin demasiado éxito, descubriendo que ganaba más con sus novelas de aventuras. Muchos de sus personajes están basados en auténticos exploradores que conoció mientras vivía en África. También su conocimiento de la zona se deja ver en su obra.

Sin duda, Las minas del rey Salomón fue su primer éxito, a la que siguió inmediatamente Allan Quatermain, y son consideradas las primeras novelas ambientadas en lo que se ha llamado El mundo perdido, un recurso literario que pronto sería utilizado por otros autores. Rider Hagaard se diferenció de otros autores coloniales por la simpatía con la que los nativos africanos son tratados en su mayoría de novelas, teniendo en cuenta la época, claro.

Con Ella, Haggard logró un éxito sin precedentes. Publicada como serial entre 1886 y 1887, esta mezcla de aventura colonial y relato fantástico caló hondo entre el público de todo el mundo. La historia nos cuenta el viaje de Horace Holly y Leo Vincey a un reino perdido en el interior de África, donde encuentran a un grupo de nativos cuya reina en la misteriosa (y blanca) Ayesha.

Con más de 85 millones de copias vendidas desde su publicación, Ella es uno de los libros de aventuras más influyentes de la historia de la literatura, tanto por su tratamiento de la acción como por los roles característicos de sus personajes. Traducida a más de cuarenta idiomas, Ella ha sido adaptada al cine en diez ocasiones. De hecho, su popularidad hizo que fuera la base de La Colonne de Feu, dirigida en 1899 por Georges Méliès, una de las primeras películas que se rodaron. La más conocida por el público actual es la producida por la Hammer en 1965, con Ursula Andrews en el papel de Ayesha y el inolvidable Peter Cushing como secundario.

En 1905, H. Rider Haggard publicó Ayesha, el retorno de Ella, una secuela ambientada en el Tíbet y en la que introdujo más elementos cercanos al ocultismo y a las civilizaciones perdidas, dos de sus pasiones que unió también en la vida real, cuando entregó un falso ídolo al explorador Percy Fawcett a su vuelta de Brasil, haciendo creer a todo el mundo que procedía de la Atlántida.

Autores relacionados:
Henry Rider Haggard
Libros relacionados:
Allan Quatermain
Ella
Las minas del Rey Salomón

La cabeza de Lovecraft a juicio por racista

Alfredo Álamo el 19 de septiembre de 2014 en Autores, Biografí­as, Ciencia-Ficción

El World Fantasy Award es uno de los grandes premios otorgados dentro del mundo de la ciencia ficción y la fantasía. Hasta el momento, el trofeo físico que iba ligado al galardón era un busto de H. P. Lovecraft, maestro del horror cósmico y de la literatura weird, al que se considera uno de los autores fundamentales en el nacimiento del fantástico contemporáneo.

HP Lovecraft Public domain vía Wikimedia Commons

Pues bien, puede que los días de gloria de la cabeza de Lovecraft estén llegando a su fin: el autor Daniel José Older ha lanzado una petición para cambiar la cabeza del autor de Providence y sustituirla por la de Octavia Butler. ¿La razón? Según Older, H. P. Lovecraft era un racista y su imagen como representación de la literatura fantástica es un insulto a las minorías. A esta petición ya se ha sumado más gente, como la escritora Nnedi Okorafor, ganadora del premio en 2011, que, ya había declarado que poseer la cabeza de un racista como Lovecraft era uno de sus más preciados honores. De paso, también se critica la validez de Lovecraft como narrador y se le relega al puesto de dejar una profunda huella en la ficción especulativa.

Según Older, no puede ser que, según él, alguien que abogó por el genocidio sea la cara del honor más alto de la fantasía. La discusión sigue adelante y parece que se ha enconado, Lovecraft cuenta con una verdadera legión de seguidores que no están de acuerdo con las tesis de Older, de entre los que habría que destacar a S. T. Joshi, quien no niega el racismo de Lovecraft, pero lo contextualiza e incide en que no debería afectar a la importancia de su obra.

Ahora, el comité organizador de los premios tiene una reunión en noviembre en la que decidirán si la cabeza de Lovecraft duerme el sueño de los justos en un almacén y es la cara de Octavia Buttler -afroamericana- la que sustituirá al creador de los mitos de Cthulhu.

¿Qué os parece? Dejando a un lado lo raro que se hace recibir un premio que sea un busto de otra persona, ¿ese racismo de Lovecraft es razón suficiente para relegarlo? ¿Tiene que ser el busto de alguien de una minoría étnica su sustituto?

Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados:
H. P. Lovecraft
Octavia E. Butler

Grandes bestsellers (II): El principito

Alfredo Álamo el 18 de septiembre de 2014 en Autores, best-seller

Cuando Antoine de Saint-Exupéry escribió El principito, seguro que no podía imaginar el alcance que esta pequeña obra iba a tener en el futuro. Con más de 140 millones de copias vendidas en todo el mundo desde su publicación en 1943, El principito es uno de los libros más vendidos de la historia de la literatura, un icono reconocible de nuestra cultura contemporánea que ya ha sido adaptada al cine, el teatro, la televisión o incluso la ópera.

Antoine de Saint-Exupéry es conocido hoy por esta obra infantil, pero sería injusto no hablar de la carrera literaria de este autor francés. Antes de la II Guerra Mundial, Saint-Exupéry ya había destacado con obras como Vuelo nocturno o Tierra de hombres, con los que había ganado, nada más y nada menos, que el Premio Femina y el de la Academia Francesa, dos de los más prestigiosos de su país. Además, El aviador o Correo del Sur completaban sus libros, siempre influidos por su gran pasión: la aviación. Saint-Exupéry no podía dejar de volar, había consagrado su vida a ello y recorría Europa pilotando sin descanso.

La obra de Saint-Exupéry ya había alcanzado, pues, fama internacional antes de la II Guerra Mundial y tras luchar como piloto de guerra en la Batalla de Francia, se estableció en Estados Unidos con el propósito de convencer al gobierno norteamericano de que se implicara en la guerra contra Alemania. Pasaron los meses y el autor francés seguía sin conseguir resultados, la guerra avanzaba y su salud no era la mejor. Le aconsejaron que escribir un libro infantil podría ayudarle con la presión que sentía.

En 1942 se lanzó a la escritura de El principito, a caballo entre Nueva York y una mansión rural en Asharoken, dedicándole prácticamente todo su tiempo. Con la ayuda de varios expatriados franceses más que ayudaban con la revisión, Saint-Exupéry terminó el manuscrito a finales de octubre de 1942, incluyendo las famosas ilustraciones. Su primera edición fue en inglés, en 1943, y poco después salió la versión francesa, que no pudo venderse en Francia hasta 1946, una vez liberada del dominio nazi.

El Principito es la obra de un hombre casi al límite de su resistencia mental. En ella encontramos un gran simbolismo para cada elemento, su esposa como la rosa, los baobabs como las grandes dificultades. Casi podríamos decir que es un libro que Saint-Exupéry escribió de manera terapéutica, para curarse a sí mismo, tratando de ordenar sus pasiones y sus demonios de una manera poética con la que llegó a conectar con millones de personas.

Por desgracia, no hubo oportunidad para que Saint-Exupéry pudiera explicar su obra o disfrutar de su inmenso éxito. En 1943 volvió a unirse a las Fuerzas Francesas Libres y viajó hasta el norte de África para volver a realizar vuelos de reconocimiento. En julio de 1944, su avión desapareció. El piloto alemán Horst Ripper comentó tras la guerra haber abatido un avión de similares características a las del autor francés en la zona en que fue visto por última vez. Según Horst, si hubiera sabido quién pilotaba el avión, jamás habría disparado. Era uno de sus admiradores.

Autores relacionados:
Antoine de Saint-Exupéry
Libros relacionados:
El Principito
Tierra de hombres
Vuelo nocturno

Premio Nobel de Literatura 2014: los candidatos

Alfredo Álamo el 17 de septiembre de 2014 en Autores, Literatura

Suecia

¿Quién será el ganador del Premio Nobel de Literatura en 2014? En estos momentos, los miembros de la Academia Sueca ya deben estar ultimando su decisión. A pocas semanas del fallo del premio, son muchas las especulaciones sobre quién sucederá a la autora canadiense Alice Munro en el galardón literario más prestigioso del mundo.

De nuevo suena el nombre de Haruki Murakami como el candidato más famoso y cuya obra parece cada año como candidata, pero, visto lo visto, corre el riesgo de convertirse en uno de esos eternos candidatos al premio, pero que nunca lo alcanzan. Se comenta que el éxito le ha llegado demasiado joven.

Este es el año de la literatura africana, así que no sería de extrañar que un autor como Ngugi wa Thiong’o pudiera llevarse el premio. No sólo cuenta su calidad literaria, sino su trayectoria política y social, donde ha destacado en varias ocasiones.

No podemos olvidar a varias autoras que suenan con fuerza para hacerse con el premio, como Joyce Carol Oates, EEUU, Assia Djebar, Argelia, o Svetlana Aleksijevitj, Bielorrusia, de la que, pese a sus premios, todavía no ha publicado nada en castellano. ¿Premiaría la Academia a dos mujeres seguidas? Creo que todavía no se ha dado el caso.

No podemos dejar fuera los grandes aspirantes, eternos algunos, como Milan Kundera, que este año, precisamente, vuelve con una nueva novela, Amos Oz, Salman Rushdie, Cees Nooteboom o el poeta sirio Adonis, uno de los firmes candidatos si al final se decide volver a premiar poesía.

Ahora también suena el nombre de Philip Roth, que ya ha anunciado su retirada del mundo literario, o el de António Lobo Antunes, un candidato que enarbola la lengua portuguesa, ausente desde el Nobel de Saramago en 1998. Umberto Eco también suena: Darío Fo fue el último italiano en ganar el premio en 1997.

¿Qué? ¿Que cuál es el favorito en Lecturalia? Pues como siempre, nos decantamos por Thomas Pynchon, el autor estadounidense alérgico a la fama, del que se acaba de publicar su nueva novela, Al límite.

¿Y vosotros? ¿Qué autor vivo pensáis que merece ganar el Premio Nobel de Literatura en 2014? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados:
Adonis
Amos Oz
António Lobo Antunes
Assia Djebar
Cees Nooteboom
Libros relacionados:
Al límite

Lecturalia Lecturalia