Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico

91.363 libros, 20.746 autores y 71.544 usuarios registrados

SnappBox: eBooks en cualquier parte

Alfredo Álamo el 21 de noviembre de 2014 en Mundo Editorial, Tecnologí­a

Snappbox

Una de las principales utilidades de los ebooks está en la educación. Además de su precio, más económico -en teoría- que sus equivalentes en papel, la posibilidad de actualización directa del contenido y su integración con tabletas y ordenadores los convierte en la herramienta del futuro.

Sin embargo, no en todos los centros educativos se puede contar con un acceso a Internet que permita el uso masivo por parte de todos los alumnos y el profesorado. En realidad hay muchos centros en el mundo que no cuentan con Internet en absoluto. Por eso me ha llamado la atención uno de los proyectos de la gente de Snapplify, la SnappBox.

Snapplify es una empresa que opera por el momento en Reino Unido y en Sudáfrica, y se dedica al mundo de los ebooks, tanto como tienda y distribuidor como diseñando aplicaciones móviles o, como es el caso, dispositivos de hardware. La SnappBox es un gadget preparado para conectarse a Internet y descargar desde la nube de la empresa -que cuenta con importantes editoriales detrás- el contenido multimedia contratado. Así, desde la caja, el alumnado ya puede disponer de los ebooks con tan sólo una bajada desde la red, optimizando el ancho de banda. Como está sincronizado con la nube, las actualizaciones de los libros son automáticas.

Otra cosa que me ha parecido importante es la de poder precargar los contenidos que se necesiten, sin tener que pasar entonces por una conexión a Internet, al menos hasta que pase el curso. Digamos que se convierte en una unidad móvil de contenidos que puede albergar todo el material necesario para una escuela.

Está claro que esto mismo se puede conseguir con un disco duro conectado a una WiFi y tirando de diferentes apps, pero está claro que la SnappBox ofrece una mayor facilidad de montaje, uso, actualización y oferta de contenidos licenciados.

Aunque por el momento no podamos verla en nuestro mercado, creo que es una buena idea para tener en cuenta por las editoriales de libros de texto, las próximas, con toda seguridad, en tener que adaptar su negocio a la irrupción de los ebooks en nuestra vida cotidiana.

Más información: Snapplify

Llega el Festival Eñe 2014

Alfredo Álamo el 20 de noviembre de 2014 en Actividades

Festival Eñe

El 21 y 22 de noviembre, en el Círculo de Bellas Artes, se celebrará uno de los encuentros más importantes de la literatura en castellano: El Festival Eñe. Nacido en 2009, y con presencia también en Latinoamérica, El Festival Eñe llega a la edición de 2014 con una salud más que notable.

¿Qué puedes encontrar en el Festival Eñe? Pues desde degustaciones poéticas, actividades teatrales o actuaciones musicales a conferencias y mesas redondas. Se hablará, claro, de literatura y de libros, pero, sobre todo, de autores. La lista de participantes es larguísima y los temas son apasionantes: Literatura en los márgenes, Instrucciones para escribir escritores, Se dice poeta, Palabras minúsculas… También habrá hueco para la danza y una lectura de relatos clásicos de terror que hará las delicias de los más noctámbulos. Ah, y también actividades para niños. Hay que destacar los talleres de creación, tanto para adultos como juveniles, que se impartirán durante el festival.

Me parece interesante destacar la iniciativa de Cuatro editores en busca de autor, donde si eres un autor novel podrás presentar una maqueta o un proyecto terminado a profesionales de la edición, en concreto a los editores de Delirio, Calambur, Demipage y Caballo de Troya. Aunque esta iniciativa se cerró el 4 de Noviembre, ya que había que seleccionar bien a los participantes, parece una idea a tener en cuenta.

Organizado por La Factoría y con la colaboración del Instituto Cervantes, al Festival Eñe acudirán autores como Almudena Grandes, Jorge Edwards, Luis Landero, Manuel Rivas, Rodrigo Fresán, Gustavo Martín Garzo, Eloy Tizón, Manuel Jabois, Elvira Navarro, Andrés Ibáñez, Luna Miguel, Jorge Carrión, Luis García Montero o Agustín Fernández Mallo, entre otros.

El Festival Eñe se celebra del 21 a 22 de noviembre en el Círculo de Bellas Artes de Madrid y la entrada cuesta 15 euros, aunque los talleres, si queréis cursarlos, se pagan aparte. Podéis consultar toda la información sobre las conferencias y los actos en su página web.

Autores relacionados:
Agustín Fernández Mallo
Almudena Grandes
Andrés Ibáñez
Eloy Tizón
Elvira Navarro

Amazon vs. Hachette: ¿Cierre en falso?

Alfredo Álamo el 19 de noviembre de 2014 en Mundo Editorial

Pelea Hachette Amazon

Amazon quiere imponer el precio de los ebooks a su conveniencia, pero se ha encontrado con varias editoriales que querían mantener su independencia. Tras varios meses de conflicto, en los que Amazon ha dado de lado a los libros de la editorial Hachette, ahora se anuncia un acuerdo que parece dar un respiro a los autores, que ya habían firmado un manifiesto a favor de un mayor entendimiento entre las grandes empresas.

Para Amazon, el negocio del ebook incluye un precio no muy alto y la posibilidad de grandes descuentos. Para las editoriales americanas, un precio medio y nada de descuentos. Unos buscan la larga cola de las ventas, otros, que las ventas de ebooks no fagociten los lanzamientos en papel. Son dos posiciones muy diferentes que han producido un duro conflicto entre las partes. Hachette ha firmado con Amazon una tregua: por el momento podrá poner el precio que considere oportuno, pero la librería online podrá hacer ofertas… siempre que haya una compensación económica de por medio.

Poco más ha trascendido de este acuerdo privado, pero por lo visto no deja satisfecho a nadie. Quizá los más aliviados han sido los escritores de Hachette, que ya veían cómo se acercaba la temporada navideña y Amazon seguía sin dejar realizar reservas de sus novedades editoriales. En cualquier caso, este acuerdo parece algo puntual, una concesión de Amazon, que ve cómo su dominio sobre más del 50% del mercado ebook roza los límites de la investigación por monopolio y abuso del mercado.

Sin embargo, el futuro no parece tan claro. Las grandes editoriales americanas quieren sacar su propio escaparate de venta online y dejar atrás la era Amazon, pero no es tarea fácil alcanzar un nivel tan bueno de servicio y ventas como el que se ha impuesto en la actualidad. A Amazon le vale con recoger las migas que dejan millones de compras a bajo precio, mientras que cada editorial tiene que pelearse por vender en papel, tratando de que ese mercado, que es el que les da más dinero, no desaparezca.

En el mercado español, por el momento, no hay problemas en ese sentido. La cuota del ebook es muy baja y Amazon no tiene, por el momento, el suficiente músculo como para presionar a las editoriales, las cuales siguen sin apostar por el ebook de manera significativa y que, de hecho, están preparando sus propias editoriales de autoedición, el mercado que se autoabastece de consumidores.

Dylan Thomas, el centenario de un poeta bohemio

Alfredo Álamo el 18 de noviembre de 2014 en Autores, Poesía

Whiskey

No te dejes arrastrar a esa dulce oscuridad sería la traducción -muy, pero que muy libre- del primer verso de Do not go gentle into that good night, uno de los poemas más conocidos de Dylan Thomas y que ahora ha vuelto a sonar gracias a su inclusión en una de las películas más esperadas de 2014, Interestellar, dirigida por Christopher Nolan.

Thomas, además, es recordado ahora por haberse cumplido recientemente, el 27 de octubre, el centenario de su nacimiento, con numerosas actividades en homenaje a uno de los poetas más interesantes de mediados del siglo XX en lengua inglesa.

Dotado de una voz singular y potente, además de una personalidad arrolladora, Dylan Thomas fue un poeta precoz, que ya desde su Gales natal dio muestras de lo que estaba por venir. Thomas abandonó la escuela con 16 años y comenzó a trabajar como periodista, que fue dejando atrás en favor de la poesía. Su obra es escasa, pero de gran calidad, lírica y con una gran capacidad evocadora, alejada de la hosca etapa que vivía el mundo durante la Gran Depresión. Thomas trabajó como guionista en el mundo del cine y tras la II Guerra Mundial trató de triunfar en Hollywood, sin demasiado éxito.

Pero era la poesía la que se convertiría en su verdadera amante. Habría que destacar Muertes y entradas (1946), o la antología de 1952 en la que incluía Do not go gentle into that good night, que le consagró como uno de los autores más prometedores de su generación.

Sin embargo, en la poesía no hay dinero. Alcoholizado y con problemas económicos, Thomas seguía siempre hacia delante, convirtiéndose en un personaje habitual de la noche allá donde fuera. En 1953, Thomas murió en Nueva York, creándose a su alrededor la leyenda de que había muerto tras una sonora borrachera en el pub White Horse. De hecho, las últimas palabras que se le recuerdan públicamente fueron Me he bebido dieciocho güisquis. Creo que es un récord». Sin embargo, Thomas murió de una neumonía complicada con problemas en el cerebro y el hígado.

La obra de Thomas es rica y sugerente, muy difícil de traducir con fidelidad debido a la musicalidad de sus versos. Además, mucho de su simbolismo era profundamente personal y su análisis siempre ha llevado de cabeza a los estudiosos. Hace poco se ha descubierto un libro de notas del poeta galés en el que, o eso esperan, se guardan las claves de sus últimas obras. El libro había sido encontrado por su suegra poco después de su muerte y había ordenado que lo quemaran, algo que, por suerte, no se cumplió.

¿Y vosotros? ¿Habéis leído algún poema de Dylan Thomas? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados:
Dylan Thomas
Libros relacionados:
Poesía completa

Autores en el exilio: Victor Hugo

Alfredo Álamo el 17 de noviembre de 2014 en Autores

Victor Hugo

La persecución política es uno de los motivos más comunes para el exilio de un escritor, altavoz de ideas que suelen ofender, incomodar y molestar al poder. El poder de la palabra, de la difusión, de la influencia del autor eran capitales hasta la llegada de otros medios de comunicación más modernos. Así que no es de extrañar que, por ejemplo, en el siglo XIX nos encontremos con un continuo goteo de exilios y retornos dentro de la convulsa situación política europea.

Así pues, habría que hablar de Victor Hugo, uno de los autores más grandes que han dado las letras francesas y que jamás rehuyó el compromiso político, siendo un notable activista que escribió discursos políticos par la Cámara de los Pares y opinó sobre temas muy variados, como la educación, la educación o el sistema de gobierno de la República.

Hugo fue alcalde de uno de los distritos de París y diputado conservador, de hecho, durante las revueltas de mediados del siglo XIX, comandó tropas contra los rebeldes en los duros enfrentamientos que se dieron en las calles de París. En un principio apoyó a Luis Napoleón como presidente de la República, pero luego rompió con sus posiciones al cercar la libertad de prensa y de sufragio universal. El golpe de estado de 1851, que impondría el Segundo Imperio y el nombramiento de Napoleón III, provocó su huida, no sin antes hacer un llamamiento a la resistencia armada.

Su primera parada fue Bélgica, donde escribió Napoleón el pequeño, un texto que enfurece al nuevo dirigente francés que fuerza al gobierno belga para que expulse a Hugo, el cual cruzaría el Canal de la Mancha para instalarse en Jersey. Pero Hugo, incapaz de dejar de opinar, criticó a la reina Victoria por viajar oficialmente a Francia… lo que produjo, de nuevo, su expulsión. Corría 1855 y Hugo no sabía donde acudir. Por fortuna, en la pequeña población de Guernsey se había formado un grupo de exiliados franceses que se negaban a volver, aunque se había otorgado un perdón imperial.

En Guernsey, Victor Hugo pasará casi quince años en los que escribiría la que sería su obra más importante y reconocida: Los miserables. En esta obra introduce gran parte de su pensamiento político sobre la situación social en Francia y el sistema de justicia. También criticó al Segundo Imperio con Los castigos y tuvo una gran correspondencia con intelectuales que permanecían en el continente.

Victor Hugo volvió a Francia en 1870, donde fue recibido triunfalmente. Pero pese a luchar de nuevo en la defensa de París y volver a ser elegido para la Asamblea Nacional, es expulsado del país por sus críticas a la represión de la Comuna de París. Pasó varios meses más en el exilio -sin dejar de escribir- antes de volver a París, donde es incluso atacado físicamente por sus ideas, por lo que decide pasar un tiempo fuera.

Hugo se instala en París a partir de 1873 y ya no dejaría la capital francesa. En sus años finales siguió en política -sin tener miedo a la polémica- y, poco a poco, abandonó la práctica activa de la escritura, para dedicarse a cuidar de su legado y sus obras anteriores. Hugo nunca dejó de escribir durante el exilio y su constancia y perseverancia política lo convirtieron en una de las figuras clave del nacimiento y estabilidad de la Tercera República.

Autores relacionados:
Victor Hugo
Libros relacionados:
Los miserables

El psicoanalista, de John Katzenbach, al cine

Alfredo Álamo el 14 de noviembre de 2014 en Autores, best-seller

El psicoanalista

El psicoanalista es una de las novelas más conocidas de John Katzenbach y será llevada al cine próximamente por una productora española, siendo dirigida por Jesús Monllaó. Esta novela de Katzenbach ha vendido más de cinco millones de ejemplares en todo el mundo y es la que supuso su consagración como autor de bestsellers en España.

Jesús Monllaó se dio a conocer al gran público con la película Hijo de Caín, basada también en una novela, Querido Caín, obra de Ignacio García-Valiño, y contó con un reparto encabezado por José Coronado con el que consiguió varios premios. En esta ocasión contará con un presupuesto más holgado y, por lo visto, con un grupo de actores ingleses y americanos, ya que la película se rodará directamente en inglés.

Según su sinopsis:

El día de su 53 cumpleaños, el doctor Starks, un psicoanalista con una larga carrera a sus espaldas, recibe un misterioso e inquietante anónimo. Starks tendrá que emplear toda su astucia para, en quince días, averiguar quién es el autor de la misiva. De no conseguirlo, deberá elegir entre suicidarse o ser testigo de cómo, uno tras otro, sus familiares y amigos van siendo asesinados por un psicópata que promete llevar hasta el fin su venganza. John Katzenbach alcanzó la popularidad con la publicación de El psicoanalista, un thriller inmejorable en el que explora con maestría las mentes desviadas.

El psicoanalista no es la primera de las novelas de Katzenbach es ser llevada al cine, ya que anteriormente ya pudimos ver Llamada a un reportero, Causa justa o La guerra de Hart, todos con un plantel de primer nivel internacional, con estrellas como Sean Connery, Scarlett Johansson o Bruce Willis, entre otros.

En Lecturalia, El psicoanalista cuenta con más de doscientos comentarios, en su mayor parte muy elogiosos, demostrando que Katzenbach sabe conectar perfectamente con el público aficionado a los thrillers y a la acción más elaborada.

¿Y vosotros? ¿Habéis leído El psicoanalista o alguna otra de las novelas de Katzenbach? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados:
John Katzenbach
Libros relacionados:
El psicoanalista

Lexicón, de Max Barry

Alfredo Álamo el 13 de noviembre de 2014 en Ciencia-Ficción

Lexicón

La palabra como poder supremo, como acto creador y subyugador de la voluntad. Esa es la premisa con la que Max Barry presenta su última novela, Lexicón, un thriller a caballo entre la ciencia ficción y la mitología.

¿Y si los llamados brujos no fueran más que personas con la capacidad de influir en sus vecinos? ¿Y si esa influencia se diera a partir de palabras concretas? ¿Y si esas palabras se pudieran pulir, mejorar… aprender? Barry se lanza de esta manera a una novela con ecos al poder de la palabra, una idea que parte ya del Antiguo Testamento y explora el mito de la Torre de Babel, el del lenguaje único, común en varias mitologías.

Según su sinopsis:

En algún lugar a las afueras de Arlington, Virginia, existe una escuela exclusiva a cuyos estudiantes no se les enseña historia, geografía o matemáticas, al menos en el sentido habitual. Se les enseña a persuadir, a emplear el lenguaje para manipular mentes, a utilizar las palabras como armas.

A estos estudiantes se los llama «poetas», y aquel que se gradúe con una mejor puntuación podrá entrar en una organización anónima que actúa con un propósito desconocido. La joven Emily Ruff lleva una vida tranquila en San Francisco cuando de pronto atrae la atención de los reclutadores de la organización. Emily promete y todo apunta a que llegará a convertirse en uno de los talentos más prodigiosos de la organización, hasta el día en que comete un error catastrófico.

Mientras, en Australia, en una ciudad tóxica llamada Broken Hill, un hombre llamado Wil Parke parece ser inmune a las palabras y puede convertirse en la clave heróica de lo que tiene todo el aspecto de ser una guerra secreta.

Es inevitable pensar en otras novelas que parten de premisas parecidas, como Jitanjáfora, de Sergio Parra, o La dama número 13, de José Carlos Somoza. Es cierto que hay numerosas coincidencias -cómo no hacerlo, si hablan de la palabra y la creación-, pero hay que decir también que su desarrollo es muy diferente. Barry construye un thriller de acción sencillo pero efectivo que se devora en un momento, adentrándose lo justo en cuestiones semánticas y mitológicas, para no perder el ritmo frenético que impone casi desde el principio.

Lexicón es una novela híbrida, una realidad compuesta de grupos en la sombra que pueden manejar el mundo, pero que presenta la posibilidad de la rebelión y la victoria, aunque esta pueda parecer efímera. Partiendo de una premisa fantástica, Barry firma una novela que podría venderse perfectamente como un bestseller de acción con aires sofisticados. Recomendable.

Autores relacionados:
José Carlos Somoza
Max Barry
Sergio Parra
Libros relacionados:
Jitanjáfora
La dama número trece
Lexicón

Libros de culto: En el camino

Alfredo Álamo el 12 de noviembre de 2014 en Autores, Literatura, Narrativa

En el camino

Sexo, drogas y mucho jazz son las bases de En el camino, una de las novelas de culto que ha fascinado a varias generaciones de adolescentes en busca del cambio, la huida, el viaje y la construcción de una nueva identidad alejada de la tiranía de los adultos y sus prejuicios.

Jack Kerouac fue la cabeza visible de la generación beat, un grupo de autores que hicieron de las drogas, la poesía y el hedonismo sus señas de identidad en unos Estados Unidos de posguerra rígidos, fríos y dominados culturalmente por el McCarthysmo recalcitrante. En el camino fue escrito casi de una tirada en abril de 1951: Kerouac la tecleó frenéticamente en un rollo continuo de papel durante tres semanas. Era el resultado de varios años tomando notas de sus viajes y de sus experiencias desde 1940. Desde luego, la ejecución fue rápida, pero le tomó tiempo saber qué era lo que quería contar.

Según su sinopsis (de la versión completa):

El Sal Paradise de todas las ediciones conocidas de esta novela mítica es aquí, al fin, Kerouac. Y también Cassady, Ginsberg y Burroughs aparecen con sus verdaderos nombres. Con la publicación del rollo original, la gesta viajera y existencial de En la carretera se vuelve autobiográfica de pleno derecho y a plena luz del día, sin censura alguna. Y el relato adquiere toda su potencia narrativa. El lector tiene en sus manos una suerte de manifiesto de la beat generation. Seguimos a Kerouac y a toda la cáfila que desfila por estas páginas en toda su desnudez y penuria. Precursores del movimiento hippy y la contracultura de finales de los años sesenta, los personajes de esta novela pululan sin rumbo por Norteamérica. La sed vital insatisfecha, la búsqueda de horizontes de sentido, de dicha y de conocimiento y los atisbos místicos se estrellan contra una realidad inhóspita y desesperanzada. Un vívido compendio de los grandes temas, y al tiempo una apasionante aventura humana y una metáfora de la existencia.

En el camino se publicó en 1957 y caló inmediatamente entre la crítica estadounidense tanto por su estética innovadora como por el contenido demoledor. Las primeras críticas, no obstante, criticaron el libro por su mensaje nihilista y la sociedad sin futuro que planteaba. Los personajes fueron considerados demasiado extremos, artificiales… hoy en día es considerado como uno de los 100 mejores libros escritos en inglés y sus ventas superan los 100.000 ejemplares al año.

Kerouac murió en 1969 por una mezcla de cirrosis, una hernia mal curada y una pelea de bar en la que se había llevado unos cuantos golpes. Tras su desaparición, a los 47 años, su figura se engrandeció y adquirió tintes legendarios durante los años 70. El nivel de obra de culto se puede apreciar en que el rollo original de En el camino fue vendido por 2.43 millones de dólares.

¿Y vosotros? ¿Habéis leído En el camino? ¿Qué os parece el movimiento beat? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados:
Jack Kerouac
Libros relacionados:
En el camino

Autores en el exilio: Bertolt Brecht

Alfredo Álamo el 11 de noviembre de 2014 en Autores

Brecht

Escribir lejos de tu casa, de tu tierra. Escribir pensando en el pasado sin dejar de mirar al futuro. Escribir huyendo de la guerra, de la persecución, de la tortura. Escribir dejando atrás familia y amigos. Escribir, tan sólo escribir, en el exilio.

A lo largo de la historia han sido muchos los autores que han abandonado su país natal, obligados por la guerra, la persecución política, la presión religiosa o por su sexualidad. Atrapados entre dos mundos, algunos lograron rehacer su carrera allí donde se establecieron; otros, me viene a la mente Stefan Zweig, acabaron olvidados y abocados al suicidio.

La Segunda Guerra Mundial fue uno de los conflictos más horribles que ha vivido la Europa contemporánea. Murieron miles de personas y otras tantas tuvieron que huir por sus vidas. Los escritores fueron un objetivo claro del auge nazi, bien por sus posiciones políticas o por ser contrarios a ciertas partes del ideario hitleriano; además, claro, de porque muchos pertenecían a esa clase media judía que había progresado en las últimas décadas.

Bertolt Brecht fue uno de los autores teatrales más destacados del siglo XX y un activista político muy comprometido en posiciones de izquierdas. No es de extrañar que a partir de 1933 fuera hostigado por el gobierno nazi y que, de manera inteligente, escapara justo después del incendio de Reichstag. Los libros de Brecht fueron quemados por toda Alemania mientras el autor alemán pasaba la guerra en Dinamarca. Entre 1937 y 1944, Brecht se entregó a un frenesí creador: en el exilio escribió La vida de Galileo, Madre Coraje y sus hijos, El alma buena de Szechwan y la que, a la postre, se convertiría en una de sus obras más conocidas, El círculo de tiza caucasiano.

Brecht se instaló en Hollywood tras la guerra, pero sus guiones no eran del agrado de las productoras. Inmerso de nuevo en la producción teatral, el macarthismo no tardó en llamar a su puerta y fue acusado de comunista. Antes de que lo encerraran también allí, decidió volver a huir, estableciéndose en Suiza. Allí escribió una obra menor, El señor Puntilla y su criado Matti, a la espera de poder volver a Alemania.

Era el momento de creación de las dos Alemanias, el principio de la Guerra Fría y los dos bloques estaban asentándose. A Brecht se le prohibió volver a la RFA, así que finalmente se instaló en la RDA, de vuelta a Berlín, pero en su lado oriental. Allí volvió a sufrir problemas con las autoridades, ya que Brecht no era alguien dado a plegarse a las tesis monocordes impuestas por Moscú. De hecho, se rumorea que la muerte del autor alemán pudo tener algo que ver con sus desacuerdos con la Stasi.

Autores relacionados:
Bertolt Brecht
Stefan Zweig
Libros relacionados:
Schweyk en la Segunda Guerra Mundial. El círculo de tiza caucasiano
Vida de Galileo. Madre Coraje y sus hijos

El verdadero éxito de la literatura nórdica

Alfredo Álamo el 10 de noviembre de 2014 en Autores

Boom Literatura Nórdica

Un nivel de alfabetización de casi el 100%, exenciones fiscales, ayudas a la edición por parte del estado, prohibición de grandes descuentos… razones más que suficientes para el boom de la literatura nórdica en los últimos años.

Desde que Larsson nos asaltara con la trilogía Millenium han sido centenares los autores nórdicos que han desembarcado en nuestras librerías, hasta tal punto que mucha gente ya alerta de un cierto agotamiento. Pero lo cierto es que siguen apareciendo más y más autores y uno no puede dejar de preguntarse, ¿cómo lo hacen?

La población de los países del Norte de Europa no es muy alta, pero tienen un nivel de alfabetización y de estudios superiores mayor que el de la media Europea. Eso produce tanto un número elevado de lectores como de autores. Pero claro, hace falta algo más para que la gente se anime.

El asunto del idioma. Puede parecer una paradoja, pero como tanto el sueco, como el noruego, el danés, el finlandés o el islandés, son idiomas complicados de traducir, en las dos direcciones, la producción local siempre ha copado las librerías. Además, en países como Noruega, el estado compra 1000 ejemplares de los libros que pasan ciertos criterios de calidad. Mil ejemplares que permiten a las pequeñas y medianas editoriales asegurarse una continuidad y a los autores, un adelanto sustancioso.

Es cierto que son países con una economía saneada -la mayor parte-, lo que les permite, por ejemplo, que los escritores reconocidos reciban una paga por parte del estado, o bien que el acceso a una beca de creación sea algo habitual. Eso permite una mayor dedicación a la literatura que en el resto de países.

Los libros en Noruega, por ejemplo, no tienen IVA. Tampoco se permiten los grandes descuentos en el precio de los libros. El mercado es estable y, aunque pequeño, es capaz de mantener a muchos autores, bien total o parcialmente.

El extremo está en Islandia: con 300.000 habitantes, se calcula que uno de cada diez islandeses publicará un libro en los próximos años. Su cultura literaria es muy alta, es un país con una riqueza en leyendas e historias increíble, y ahora se han concentrado en ponerla por escrito.

¿Y vosotros? ¿Qué medidas creéis necesarias para que la literatura en castellano tuviera un empuje parecido? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Autores relacionados:
Stieg Larsson

Lecturalia Lecturalia