Red social de literatura, comunidad de lectores y comentarios de libros 112.176 libros, 24.635 autores y 90.684 usuarios registrados

Pequeños crímenes conyugales

Éric-Emmanuel Schmitt
Pequeños crímenes conyugales
  • Editorial: Anagrama

  • Año publicación: 2005 (2003)

  • Temas: Teatro

  • Nota media: 7 / 10 (1 votos)

Resumen y sinopsis de Pequeños crímenes conyugales de Éric-Emmanuel Schmitt

Alejandro es víctima de un misterioso accidente. Después de pasar una temporada en el hospital, vuelve a casa con su mujer, Carla. Alejandro ha perdido completamente la memoria. ¿Quién es él? ¿Y quién es Carla? ¿Cómo era antes su vida de pareja? A partir de lo que ella le cuenta, Alejandro intenta reconstruir su propia vida. Pero, ¿y si Carla mintiese? ¿Él es realmente tal y como ella lo describe? Y ella, ¿es de veras su mujer? A través del ágil diálogo y los continuos golpes de efecto se abre camino una verdad inesperada. El lector es continuamente vapuleado. ¿A quién creer? ¿La vida matrimonial es efectivamente ese infierno de crueldad mental? Y cuando vemos a un hombre y a una mujer ante el alcalde o el sacerdote, ¿debemos en realidad preguntarnos cuál de los dos será el asesino?
Pequeños crímenes conyugales es una brillante comedia negra con un suspense sorprendente, un divertimento, pero a la vez una sabia reflexión sobre la madre de todas las guerras: la generada en el seno de la pareja.

«Hay algo malévolo en la manera de hacer del autor de Variations énigmatiques. Nunca abandona su posición de narrador omnisciente. Sabe perfectamente cuándo ni al espectador ni al personaje les queda la más mínima verdad a la que asirse. El autor es el gran manipulador» (Armelle Héliot, Le Figaro).
«Nadie se ha equivocado al llevar esta obra a escena, que una vez más debería llenar la sala hasta los topes, porque Charlotte Rampling posee un encanto diabólico, venenoso y salvaje a la vez» (Bernhard Thomas, Le Canard enchaîné).
«La obra es tan inteligente que consigue que el espectador se sienta asimismo inteligente» (André Lafargue, Le Parisien).