Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 111.944 libros, 24.630 autores y 90.194 usuarios registrados

Grandes bibliotecas de la historia. El pabellón de Tianyi

AutorAlfredo Álamo el 13 de diciembre de 2017 en Divulgación
  • Es la biblioteca más antigua de China todavía en pie.
  • Fue un modelo para numerosos edificios oficiales.

Entrada al complejo de Tianyi.

El caso del pabellón de Tianyi es realmente curioso. No estamos hablando de una biblioteca pública, o al menos impulsada por el estado, sino de una colección privada que creció hasta convertirse en un lugar de referencia. Su creación está datada en 1561, durante el gobierno de la dinastía Ming, gracias al esfuerzo de uno de los primeros grandes bibliófilos de la historia, Fan Qin.

Político y funcionario del emperador, Fan Qin llegó a ser viceministro de la guerra y ocupó numerosos puestos de gran importancia en muchas ciudades de China. Su pasión por los libros le llevó a comenzar a coleccionar volúmenes curiosos, muchos de ellos relacionados con la antiquísima y compleja burocracia imperial.

Su pasión fue en aumento y pronto empezó a recibir muchos otros libros como muestra de aprecio por parte de amigos y de aquellos que querían congraciarse con él. El volumen de su colección alcanzó tal nivel quedecidió construir un pabellón dedicado en exclusiva a guardar su apreciado tesoro: Tianyi.

Fan Qin murió en 1585, dejando un legado de 70.000 libros que su familia mantuvo y amplió durante las siguientes generaciones. De hecho, esta biblioteca sólo podía ser consultada por miembros de la familia Qin, y se elaboró un estricto control de las obras que poseían: ningún libro podía salir del pabellón.

Durante la dinastía Qing, el emperador visitó Tianyi y decidió usar esta biblioteca privada como modelo para las nuevas bibliotecas imperiales que iba a construir, incluyendo nada más y nada menos, que la Cámara Wenyuan, dentro de la Ciudad Prohibida, que todavía guarda, hoy en día, muchos de los grandes tesoros culturales de China.

La desgracia se abatió sobre Tianyi tras las Guerras del Opio en China, durante las que sufrió saqueos por parte de tropas inglesas y también a manos de astutos ladrones que conocían bien su valor. En 1940 sólo había 20.000 volúmenes en la biblioteca.

Hoy en día, el pabellón de Tianyi forma parte del patrimonio nacional Chino, el cual ha reformado y restaurado el edificio, y además ha incorporado más de 10.000 nuevos libros a su catálogo. Por suerte para todos los estudiosos, esta mítica biblioteca ha dejado de ser privada y todos los académicos pueden consultar sus valiosos volúmenes.

Fotografía de Nablazzz con licencia CC BY-SA 3.0

Alfredo Álamo

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

No se puede comentar esta entrada