Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 111.958 libros, 24.630 autores y 90.243 usuarios registrados

Los clubs de lectura silenciosos te permiten leer en compañía

AutorAlfredo Álamo el 22 de agosto de 2017 en Divulgación
  • Reunirse para leer se está convirtiendo en una tendencia.
  • Se juntan en lugares públicos para compartir su pasión.

Personas leyendo juntas.

La mayor parte de la gente entiende que leer es un acto íntimo. Buscas el libro que te gusta, un rincón agradable y ya está: tan sólo el libro y tú en una comunión capaz de dejar al resto del mundo fuera durante un rato. Sin embargo, hay personas a las que le cuesta encontrar ese momento en el que desconectar, y que se sienten dependientes de horarios, personas y circunstancias que les impiden parar para leer. Para ellas ha nacido un nuevo concepto, el de los clubs de lectura silenciosos.

Estos clubs de lectura se reúnen casi en cualquier parte. Después de todo, se juntan para leer, no para hablar de lo que leen, por lo que la variedad puede ir desde parques y jardines a bares agradables. La idea es que cada uno de los asistentes esté cómodo y pueda leer con tranquilidad. Sin necesidad de hablar más que lo mínimo necesario.

Como en el caso de los clubs de lectura más habituales, cada una de estas reuniones tiene alguien que las organiza y pone sus reglas. No suelen ser complicadas, pero, por ejemplo, se podría pedir que todos fueran leyendo un mismo libro, o un género similar. Pero lo normal es encargarse más de encontrar un ambiente agradable que de guiar demasiado las lecturas de los asistentes.

Para aquellos a los que les cuesta introducir en su rutina un rato para leer, o para los que saben que si se quedan en casa van a acabar haciendo mil cosas que no tienen nada que ver con la lectura, este tipo de reuniones es un oasis de tranquilidad al que acudir. Leer en silencio, sin problemas, pero a la vez acompañados de otros que ven nuestra pasión por la literatura como algo normal y deseable.

Y es que, a veces, encontrar a gente que comparte aficiones en peligro, como es la propia lectura por ocio, es una manera de socializar en persona dentro de una dinámica más virtual, donde nos es más fácil encontrar espíritus afines a través de las redes sociales que en el mundo real.

¿Qué os parecen estas reuniones para leer juntos? ¿Una buena idea o una muestra de lo complicado que se está volviendo el mundo en general? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Alfredo Álamo

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

No se puede comentar esta entrada