Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 112.239 libros, 24.635 autores y 90.942 usuarios registrados

Carmen Balcells y el ocaso de una época de la literatura

AutorAlfredo Álamo el 23 de septiembre de 2015 en Opinión
  • Balcells fue la agente literaria más importante de la literatura en castellano.
  • Su papel fue fundamental en la expansión del boom latinoamericano.

Imagen del ocaso con una joven bebiendo una taza de té.

Carmen Balcells llegó a ser la gestora de un patrimonio literario incalculable. Su visión a la hora de escoger autores para su agencia al principio de su carrera, a finales de los años 60 y principio de los 70, mostró su enorme capacidad para reconocer el éxito. Sólo con Vargas Llosa y Gabriel García Márquez ya le habría valido para levantar un imperio, y con el tiempo hizo de su agencia un baluarte y durante los años 80 y 90 no tuvo rival alguno, llegando a fundar la editorial RBA -que luego abandonaría-. Ahora, ya retirada, pero llena de energía, negociaba con El Chacal, el agente neoyorquino Andrew Wylie, la venta de sus activos en una estrategia de perros y gatos que ha quedado inconclusa.

A lo largo de su vida, Balcells ganó amigos y enemigos con facilidad. Su política a la hora de exprimir al máximo los contratos editoriales hizo de ella una negociadora temida por muchas editoriales y, al mismo tiempo, amada por numerosos autores. Durante más de cuarenta años estuvo en medio de los más importantes negocios editoriales de la literatura en castellano y, como comentó una vez, «valía más por lo que callaba, que por lo que decía».

De Balcells se habla, claro, en muchos de los libros dedicados al boom latinoamericano, recomiendo, por ejemplo, Aquellos años del boom, de Xavi Ayén, y su trabajo junto a Rulfo, Onetti o Cortázar, además de la labor que realizó al representar a Vázquez Montalbán, Eduardo Mendoza, Marsé, Javier Cercas… bueno, el número de autores a los que representó se hace casi imposible de nombrar aquí.

Con Balcells se desvanece una época dorada de la literatura, de autores conocidos en el mundo entero, de la búsqueda de la calidad y la exploración de territorios literarios poco conocidos. Ahora parece que la inmediatez y el puro bestseller son los favoritos de los editores y cada vez hay menos sitio para grandes figuras y más para autores sin demasiadas pretensiones. Estamos en la era de la sobreproducción y del lector saturado, lejos de cómo se realizó una de las revoluciones culturales más importantes del siglo XX.

Alfredo Álamo

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

No se puede comentar esta entrada