Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico 111.740 libros, 24.630 autores y 89.774 usuarios registrados

Scribophile. Aprendiendo a escribir en una red social

AutorAlfredo Álamo el 23 de marzo de 2015 en Divulgación
  • La base de Scribophile es la colaboración social en el proceso creativo.
  • Se sostiene gracias a un sistema de karma para fomentar la participación.

Máquina de escribir vintage sobre el mostrador de una librería

Si llevas algo de tiempo escribiendo seguro que has participado con otros autores en un grupo de trabajo o un taller literario colaborativo. Desde que Internet se ha popularizado es incluso todavía más fácil reunirse virtualmente para enseñar, leer y comentar el trabajo que se va realizando. ¿El problema habitual? Que todo el mundo empieza muy bien con las críticas, pero a medida que pasa el tiempo lo que pasa es que todos suben sus textos, pero son muy pocos los que se toman la molestia de leerlos. Frente a esta situación surge una idea que me parece interesante: Scribophile.

De entrada, en Scribophile no tienes por qué conocer a nadie, ni venir recomendado. Es una red social en la que cualquiera se puede suscribir y participar -eso sí, por ahora está en inglés-, a la hora de buscar una opinión imparcial de sus textos. En esta web han implementado un sistema de karma por el cual se ganan puntos comentando los trabajos de los demás para luego poder subir el propio. De este modo todo el mundo tiene un aliciente extra para leer tu obra y dejar comentarios interesantes.

Además, tienen un blog con consejos de autores profesionales y un foro donde intercambian trucos y consejos, buscando crear, de ese modo, una comunidad de autores estable y con una base de conocimientos interesante. Por otro lado, también ofrecen servicios profesionales, que, supongo, será donde puedan hacer parte del negocio que sostiene la web

En el momento de escribir este artículo llevan más de 400 000 críticas escritas para 69 440 textos, lo que no es ninguna tontería. Es este tipo de iniciativas, que aprovechan la capacidad social de la red para buscar un objetivo común, el futuro de los grupos de trabajo. Con un buen número de críticas de gente que apenas conoces evitas caer en el amiguismo y la complacencia, dos de los problemas añadidos de los tradicionales grupos de escritura, lugar de inicio clásico para el escritor aficionado.

Más información: Scribophile

Alfredo Álamo

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

No se puede comentar esta entrada