Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico
97.314 libros, 22.348 autores y 77.134 usuarios registrados

Cómo proteger tu biblioteca con maldiciones medievales

Alfredo Álamo el 1 de marzo de 2017 en Divulgación
  • ¿Cansado de que no te devuelvan los libros?
  • Ahora podrás condenar a esos malvados robalibros al infierno.

Libro antiguo iluminado junto a unas viejas gafas redondas.

Si ahora resulta bastante molesto que no te devuelvan un libro que has prestado, imagina el monumental cabreo que se podían coger en plena Edad Media, cuando los libros eran bienes de lujo, objetos únicos y casi irreemplazables. No es de extrañar hace mil años se pusieran ciertas advertencias, amenazas e incluso maldiciones para evitar que algún amigo de lo ajeno se llevara a casa el libro que no debía. Si estás harto de que los amigos que vienen a casa siempre se lleven algo y luego nunca te lo devuelvan, quizás deberías ir tomando notas para condenarlos al fuego purificador del infierno.

Lo normal en la época era añadir estas maldiciones al principio o al final de los libros, dejando claros los terribles sufrimientos que iban a acompañar a los que se atrevieran no sólo a robar el libro, sino también dañarlo. Las amenazas más comunes eran las de excomunión, claro, el castigo eclesiástico por naturaleza.

Roba este libro y serás hendido por una espada demoníaca, forzado a sacrificar tus manos, tus ojos arrancados para luego acabar en los fuegos y pozos del infierno.

Hoy en día no asusta mucho, pero hay que tener en cuenta que en la Edad Media la mayor parte de la gente se tomaba estas advertencias muy en serio. Incluso siglos más tarde, las maldiciones se siguieron usando, como la que guarda los huesos de William Shakespeare:

Buen amigo en el amor de Jesús, aquel que limpie el polvo aquí acumulado. Bendito sea aquel que repare estas piedras, y maldito sea el que mueva mis huesos.

Pero lo cierto es que como quedan bien las maldiciones es en latín. Aquí está el ejemplo de una maldición de anatema y excomunión, que puedes añadir al principio de tus libros, como un ex-libris.

Si quis furetur
Anathematis ense necetur.
(Que la espada del anatema caiga
Si alguien roba este libro)

Aunque las amenazas podían ir acompañadas de un aderezo más… interesante:

Si alguien roba este libro, haz que muera; haz que sea frito en una sartén; haz que caiga sobre él la enfermedad y que la fiebre lo persiga; haz que sea roto en la rueda, y ahorcado. Amén.

Pero para los más rebuscados, esta maldición es mi favorita:

Para aquel que robe o se lleve este libro y no lo devuelva a su dueño, que se le transforme en una serpiente en sus manos y que le muerda. Que quede paralizado y todos sus miembros rotos. Que agonice con dolor rogando por clemencia, y que su agonía no cese hasta que muera. Que los gusanos de los libros devoren sus entrañas como símbolo del Gran Gusano que Nunca Muere, y que cuando haya llegado la hora de su castigo final, que las llamas del Infierno le consuman para siempre.

¿Qué os parece? ¡Como para no devolverle un libro! ¿Vais a empezar con vuestras propias maldiciones? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Vía: Atlas Obscura

Alfredo Álamo

en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

3
comentarios en “Cómo proteger tu biblioteca con maldiciones medievales”

  1. Emilio dijo:

    Hace años, muchos, escuche a un reconocido autor de prestigio decir que, una vez leídos los libros, el los tiraba al fuego, no los regalaba, los quemaba, no recuerdo quien era el personaje, pero si pensamos bien, en los pisos de hoy no caben librerías extensas, una parte de la mía se encuentra en cajas en la cochera la otra parte entregada a un instituto que los aceptó encantado. No creo que quemar libros sea la mejor opción, eso me recuerda a la Inquisición, el Nazismo e incluso, más próximo a nosotros, el Franquismo, soy más amigo de entregarlos a quien quiera leerlos aunque con ello se convierta en un pirata, ya que no ha pagado derechos de autor. :-))

  2. Bonifacio Álvarez dijo:

    Si no pagar un libro te convirtiera en pirata, no se venderían muchos libros que se compran sólo para regalarlos (en Sant Jordi, Navidad etc). Y no creo que a las editoriales les gustase eso…

    Hay una novela de Manuel Puig titulada “Maldición eterna a quien lea estas páginas”. Ese no corres el riesgo de que te lo pidan prestado. Aunque un enemigo quizá sí te lo regale…

  3. Mark Nitram dijo:

    Artículo muy interesante. Ahora me lamento de no poner esa inscripción en latín al inicio de mi libro, justo después de las dedicatorias.

Añade un comentario


Lee lo siguiente antes de aceptar tu comentario:

Debes tener en cuenta que se requiere corrección ortográfica y gramatical:
- No se admite lenguaje sólo en mayúsculas o minúsculas.
- No se admite lenguaje SMS o abreviado: Frases completas y con sentido.


Política de Privacidad

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.

Gracias por tu colaboración.


Lecturalia Lecturalia