Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico

89.334 libros, 19.974 autores y 70.186 usuarios registrados

Extraños oficios

Gabriella Campbell el 24 de febrero de 2011 en Autores, Literatura

Vladimir Nabokov

El oficio de escritor no es, como podría ser el de médico, farmacéutico o abogado, una profesión a la que se llega de manera directa, con unos estudios específicos y unas prácticas reguladas. Estudiar literatura no le convierte a uno en escritor: pocos filólogos, periodistas o teóricos de la literatura son escritores (y menos aun, escritores de éxito o incluso talento), por lo menos no en el sentido clásico del escritor como artista y creador. De hecho, muchos de los grandes de la literatura ni siquiera se habían formado en el campo lingüístico, sino en carreras y vocaciones muy distintas.

Tal vez uno de los más conocidos en este sentido sea Vladimir Nabokov, ya que recientemente se han comenzado a valorar algunas de sus hipótesis sobre la evolución de determinadas especies de mariposa, gracias a que los análisis modernos han permitido la validación de teorías que sus coetáneos rechazaron. Y es que Nabokov era un experto lepidopterólogo, que se gastó el dinero que obtuvo por la publicación de su obra Rey, dama, valet en un viaje a los Pirineos junto a su esposa para capturar mariposas. Para otros escritores, sus experiencias laborales sirvieron como inspiración para su obra literaria: Charles Dickens trabajó un tiempo en una fábrica, pegando etiquetas en botes de betún. Las condiciones deplorables de los trabajadores con los que convivía sirvieron para ilustrar varias de sus novelas, entre ellas Tiempos difíciles y David Copperfield. Ésta última también se vio influida por su trabajo como secretario en un despacho de abogados, un puesto muy distinto al arduo empleo de la fábrica.

Para algunos escritores la fama y el éxito fueron inesperados, ya que la literatura no era, en principio, su mayor ocupación. Dan Brown, celebérrimo autor de El Codigo da Vinci, quiso triunfar en un ámbito muy distinto (aunque tenía formación como escritor): la música. Antes de llegar a la cima con obras como Ángeles y demonios, sacó dos álbumes, uno de los cuales se titulaba, precisamente, Ángeles y demonios; también fue profesor de instituto, al igual que Stephen King. Por otro lado, el autor Zane Grey, que publicó unos noventa libros, vendiendo más de 50 millones de copias en todo el mundo, no consiguió sacar su primera obra hasta que tenía 40 años, gracias al cual pudo, por fin, abandonar una profesión que detestaba: dentista. La escritora de suspense Mary Higgins Clark trabajó como secretaria para una agencia de publicidad, para la que ocasionalmente hacía de modelo (posó para varios folletos junto a cierta actriz en ciernes llamada Grace Kelly). También fue azafata, empleo que le permitió viajar constantemente y conocer a personas de todo el mundo. Otro escritor de vida interesante, William Faulkner, fue durante años cartero para la Universidad de Mississippi.

Más raros son los casos de escritores de profesión que terminan haciéndose célebres por oficios muy diferentes. Sin ir más lejos, Benito Mussolini colaboraba con el periódico socialista italiano Il Popolo d’Italia (periódico del que era fundador), con una novela seriada de corte romántico. Compaginar profesiones siempre es complicado, pero hay oficios más o menos ideales para el escritor en ciernes: tal vez bibliotecario, editor o redactor. O negro literario. Ese, por lo menos, tiene fama de estar bien pagado.

Autores relacionados:
Charles Dickens
Dan Brown
Mary Higgins Clark
Stephen King
Vladimir Nabokov

Entradas relacionadas:

9
comentarios en “Extraños oficios”

  1. CirculolecRoma dijo:

    Extraños oficios:
    El oficio de escritor no es, como podría ser el de médico, farmacéutico o abogado, una profes… http://bit.ly/ehBoyk

    Este comentario se publicó en Twitter

  2. MICHI PASCUAL dijo:

    Me siento totalmente identificada con el articulo, soy escritora,y segun mis allegados que tratan de tener una cierta objetividad, soy poseedora de talento, pero x cuestiones economicas no puedo editar y sigo escribiendo cuentos y novelas policiales que imagino saldran a la luz, como ocurre historicamante, luego de mi deceso. Y mi profesion actual es con respecto al trabajo social, que si bien me satisface llevarlo acabo, mi mayor alegria seria poder publicar nis libros. La vida tiene esos reveses.

  3. Carmen dijo:

    Bueno, Sir Arthur Conan Doyle estudió medicina, terminó escribiendo las novelas policiacas y de misterio de Sherlock Holmes, pero lo que realmente quería escribir era literatura historica… con las que no consiguió la fama que quería, y que sin embargo si le dio Sherlock Holmes. Es increíble como da vueltas la vida y terminan siendo escritores (y de éxito) personas de las profesiones más dispares.

  4. marceliztica dijo:

    Extraños oficios – http://www.lecturalia.com/blog/2011/02/24/extranos-oficios/

    Este comentario se publicó en Twitter

  5. LectorMetalico dijo:

    Extraños oficios de escritores conocidos http://www.lecturalia.com/blog/2011/02/24/extranos-oficios/ @lecturalia

    Este comentario se publicó en Twitter

  6. Totlacherin dijo:

    Estoy de acuerdo. Yo soy ingeniera de profesión, pero mi interés por seguir escribiendo sigue llenando cuadernos y ahora un blog.

  7. Dazmedrano dijo:

    “…muchos de los grandes de la literatura ni siquiera se habían formado en el campo lingüístico…” http://bit.ly/hD1uUl

    Este comentario se publicó en Twitter

  8. apaves dijo:

    Extraños oficios http://bit.ly/fymzJA #reading

    Este comentario se publicó en Twitter

  9. Paul Vidal dijo:

    Quizás seria más adecuado hablar del placer de escribir un texto como lo han indicado grandes escritores, lo que significaría la posibilidad de realización de nuestros deseos, donde el texto sería una proyección del cuerpo y de las representaciones de las vivencias, producto de los estímulos captados por nuestros sentidos en un tiempo y espacio subjetivo. En donde nuestro ser es escrito a partir de una geografía sentimental y automatismos inconscientes que nos conduciría a una experiencia en contacto con lo real, donde quedaría colapsado nuestro yo superficie pagina en blanco. Pizarra mágica veladura de marcas y huellas.

Añade un comentario


Lee lo siguiente antes de aceptar tu comentario:

Debes tener en cuenta que se requiere corrección ortográfica y gramatical:
- No se admite lenguaje sólo en mayúsculas o minúsculas.
- No se admite lenguaje SMS o abreviado: Frases completas y con sentido.


Política de Privacidad

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.

Gracias por tu colaboración.


Lecturalia Lecturalia