Red social de literatura, comunidad de lectores y comentarios de libros 97.500 libros, 22.358 autores y 77.414 usuarios registrados

El pájaro de oro

Jacob Grimm, Wilhelm Grimm
El pájaro de oro

Resumen y sinópsis de El pájaro de oro de Jacob Grimm, Wilhelm Grimm

En tiempos remotos vivía un rey cuyo palacio estaba rodeado de un hermoso jardín, donde crecía un árbol que daba manzanas de oro. A medida que maduraban, las contaban; pero una mañana faltó una. El Rey ordenó que todas las noches se montase guardia al pie del árbol. Tenía tres hijos, y al oscurecer envió al mayor de centinela al jardín. A medianoche, el príncipe no pudo resistir el sueño, y a la mañana siguiente faltaba otra manzana. A la siguiente noche hubo de velar el segundo hijo, pero el resultado fue el mismo: al dar las doce se quedó dormido, y por la mañana faltaba una manzana más. Llegó el turno de guardia al hijo tercero, aunque el Rey no confiaba mucho en él, y pensaba que no tendría más éxito que sus hermanos. Se instaló el joven bajo el árbol, con los ojos bien abiertos, y decidido a que no lo venciese el sueño. Al dar las doce oyó un rumor en el aire y, al resplandor de la luna, vio acercarse volando un pájaro cuyo plumaje brillaba como el oro. El ave se posó en el árbol, y tan pronto como cogió una manzana, el joven príncipe le disparó una flecha. El pájaro pudo escapar, pero la saeta lo había rozado y cayó al suelo una pluma de oro. A la mañana se la entregó al Rey, contándole lo ocurrido durante la noche. Convocó el Rey su consejo, y todos declararon unánimemente que una pluma como aquella valía tanto como todo el reino. Ahora el rey deseaba tener el pájaro entero, por lo que enviará a sus hijos en su busca.

Ha participado en esta ficha: yiyolon

La navegación por nuestras páginas y el acceso y utilización de nuestros servicios requieren la instalación de cookies propias y de terceros en el equipo del usuario. A menos que bloquee la instalación de las cookies, entenderemos acepta el uso de las mismas conforme a nuestra Política de privacidad