Red social de literatura, comunidad de lectores y comentarios de libros 97.500 libros, 22.358 autores y 77.419 usuarios registrados

Sonrisa de gato

Jorge Moch

Resumen y sinópsis de Sonrisa de gato de Jorge Moch

El mundo es de los tiburones, y los tiburones solamente se tienen a sí mismos y a su habilidad para despedazar a los demás. El verano en que Marcial decide empezar a trabajar, su padre lo envía con un conocido abogado que muere infartado en quién sabe qué negocios. Su padre es acusado de corrupción y huye con su amante. La casa es incautada y la familia se va a casa de una tía, mientras que Marcial encuentra refugio en casa de su amigo el Bola, lugar que, después de varios incidentes abandona para ir en busca de su tío Félix (El Gato), que de idealista revolucionario ha devenido en asaltante, para unirse a la banda que éste dirige. Entretanto la madre, doña Gabriela, ha extorsionado a un obispo del que tiene una película y unas fotos pornográficas (que su esposo le ha enviado), que —pasada la decepción religiosa—, utiliza para sacarle una impresionante cantidad de dinero y la promesa de meter a Marcial en un monasterio. Cosa que el obispo cumple enviando al prior y a unos seminaristas a casa de El Gato. El muchacho se va con ellos, para evitar problemas a la banda, aunque al cabo de un tiempo regresará, ya como uno más del equipo. Entremezclada, se explica la historia de Félix, maestro en la sierra, en un monasterio, perseguido por el Goyo Parra, pretenso de Juanita, e hijo del cacique. En una situación inesperada El Gato mata a Parra, hace el amor con Juanita y, aunque nadie sabe aún de la muerte del Goyo, se va del pueblo. Recomendado por Aurelio, un alumno, busca a El Cabe y empieza su escalada de asaltos.

La navegación por nuestras páginas y el acceso y utilización de nuestros servicios requieren la instalación de cookies propias y de terceros en el equipo del usuario. A menos que bloquee la instalación de las cookies, entenderemos acepta el uso de las mismas conforme a nuestra Política de privacidad