Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico
97.314 libros, 22.348 autores y 77.128 usuarios registrados

El sumiller de libros: no todos huelen igual

Alfredo Álamo el 12 de abril de 2017 en Divulgación
  • ¿A quién no le gusta el olor de los libros?
  • Se puede distinguir hasta su país de origen.

Chica joven leyendo un libro.

Es inevitable. Entras en una librería de segunda mano o una biblioteca y no puedes dejar de disfrutar ese olor tan peculiar que despiden los libros. No es que no nos gusten los libros nuevos, pero esos son más de tinta y cola. El olor que captura a los más bibliófilos es esa lenta degradación del papel y la tinta, esa liberación de lignina -que se asemeja mucho a la vainilla-, que se ha convertido en todo un lugar común. Pero si pensabas que todos los libros huelen igual, estás muy equivocado. Dependiendo de su edad, lugar de procedencia o tipo de edición pueden llegar a oler de manera muy diferente. Si es que entrenas la nariz, claro.

Como un buen sumiller, que pasa años trabajando para tener un buen paladar entrenado, capaz de diferenciar los pequeños matices que podemos encontrar en un buen vino, aquellos que se dedican diariamente a la conservación y cuidado de los libros acaban por desarrollar un olfato magnífico, capaz de adivinar muchos datos de una edición con sólo entrar en la sala donde se guarda.

Lo cierto es que, a diferencia de en el mundo del vino, no hay un lenguaje creado y definido para trasladar de manera común las sensaciones que producen los libros en el olfato. Pese a todo, a medida que se habla más sobre ello, más términos aparecen. Por ejemplo, dicen que el pergamino inglés tiene un olor más cálido que el italiano, que huele más áspero y frío.

En el UCL Institute for Sustainable Heritage han desarrollado un estudio donde han analizado muestras traídas de libros de segunda mano, relacionando las descripciones subjetivas sobre el olor de los libros con la composición química. Así que al final han conseguido hacer una “rueda olfativa de libros históricos” que conecta los componentes con las reacciones de la gente.

Incluso produjeron un extracto de libro histórico, que, presentado a 79 visitantes del Museo de Arte de Birmingham, resultó parecer cacao o chocolate, seguido de ecos a café o madera. Ese es el olor de un libro francés de 1928. Resulta que los libros producidos antes de 1850 huelen diferente que los del periodo posterior hasta 1990, debido al ácido usado en la creación del papel.

Pero a eso se le une dónde ha sido almacenado, si ha viajado, si ha sufrido de cierta humedad, del tipo de cuero que se usaba en la cubierta o hasta de la tinta. No todos los componentes se degradan de la misma forma, así que la combinación de olores de un libro puede convertirse en una auténtica huella digital. Un perfume inconfundible.

Además de para satisfacer el placer de los bibliófilos, el olor puede ser una interesante herramienta para bibliotecarios y restauradores de libros, ya que las marcas químicas nos informan no sólo del pasado de un libro, sino que aportan muchos datos sobre su estado de conservación.

¿Qué os parece? Entrar en una librería de segunda mano no volverá a ser lo mismo, ¿verdad?

Vía The Guardian

Alfredo Álamo

en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

Añade un comentario


Lee lo siguiente antes de aceptar tu comentario:

Debes tener en cuenta que se requiere corrección ortográfica y gramatical:
- No se admite lenguaje sólo en mayúsculas o minúsculas.
- No se admite lenguaje SMS o abreviado: Frases completas y con sentido.


Política de Privacidad

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.

Gracias por tu colaboración.


Lecturalia Lecturalia