Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico
97.438 libros, 22.356 autores y 77.279 usuarios registrados

Cómo la tecnología puede cambiar el futuro de la literatura

Alfredo Álamo el 3 de febrero de 2016 en Opinión
  • El control de los hábitos lectores alcanza un nuevo nivel.
  • La industria podría comenzar a usar nuevos datos.

Conjunto de herramientas tecnológicas para la lectura y la escritura.

La aparición del ebook es algo más que una revolución tecnológica en cuanto al tipo de soporte escogido para leer. El uso de e-readers –y en esta ocasión me refiero a cualquier dispositivo capaz de leer libros electrónicos y con conexión a Internet- permite recopilar datos sobre los hábitos lectores que hasta el momento permanecían desconocidos. Los editores podrían saber qué libros leemos, con qué frecuencia, dónde dejamos de leer, cuándo leemos, durante cuánto tiempo… toda una serie de datos que podrían cambiar la literatura más de lo que imaginábamos.

Está claro que cuando hablo de literatura en este contexto me refiero a la literatura que depende de la industria editorial. Si tu intención a la hora de escribir es la creación pura y la expresión artística sin ataduras, no te preocupes, la era digital te afectará sólo para mejorar tus herramientas y posibilidades, nada más. Para el resto de autores –y lectores- que la industria pueda crear perfiles concretos de lectores tipo y casarlos con tipos de narrativa, supone un cambio más potente que cuando las imprentas aumentaron la capacidad de páginas que podía tener un libro a un precio razonable.

La idea que sobrevuela a la industria editorial es alcanzar el nivel que hoy en día tiene, por ejemplo, el cine o la televisión. Los grandes sistemas de suscripción han evolucionado y el ocio se ha convertido en un servicio que busca adaptarse a los gustos y necesidades de sus clientes. Cuanto más sepan de nosotros, mejor oferta nos podrán hacer. Cuanto más sepan de todo el mundo, más podrán ajustar las novedades literarias por las que apuesten. ¿Qué ahora se leen más novelas de hasta 250 páginas? Pues eso es lo que habrá. ¿Qué la gente lee más romántica antes de ir a dormir? Pues eso te sugerirá el sistema antes de ir a la cama.

¿Hasta qué punto valoramos nuestra privacidad a cambio de un servicio? Y, como autor, ¿hasta dónde llega la imposición editorial a la hora de crear historias? En su día la novela corta era lo que más se vendía… hasta que la técnica permitió novelas más grandes –y más caras-, preferidas por la industria.

Además, si ya es difícil que un lector salga de su área de confort para probar autores e ideas a las que no está acostumbrado, si un sistema se dedica a ofrecerle solo lo que sabe que le va a gustar seguro, ¿no estamos creando una barrera artificial, una burbuja que nos aísla de cualquier cambio incómodo? Películas que nos gustarán, series porque has visto otras series, libros que son iguales que los que ya leíste… ¿Estamos seguros de esto?

Ten en cuenta que esto no es ciencia ficción. De hecho, si has llegado leyendo hasta aquí abajo, ten por seguro que lo sabemos.

Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Alfredo Álamo

en

(Valencia, 1975) escribe bordeando territorios fronterizos, entre sombras y engranajes, siempre en terreno de sueños que a veces se convierten en pesadillas. Actualmente es el Coordinador de la red social Lecturalia al mismo tiempo que sigue su carrera literaria.

3
comentarios en “Cómo la tecnología puede cambiar el futuro de la literatura”

  1. Juan Carlos Sánchez dijo:

    Me parece que vamos a una situación espeluznante. Cuanto más dejemos que nos metan en esa burbuja de la que hablas, mejor nos podrán controlar. Seremos tan previsibles como un rebaño de ovejas. Nadie se arriesgará a pensar, a plantearse nuevos puntos de vista. Nuestras ideas se irán fosilizando sin que seamos conscientes de ello.

  2. Vanessa Vargas dijo:

    Actualmente, una plataforma bastante famosa llamada WattPad, tiene esta forma de sugerencia de lecturas, no es nada nuevo, o al menos para las nuevas generaciones de jóvenes lectores, no lo es, pero, se empieza a notar que el mismo “huevo frito”, es cocinado y preferido en varias lenguas, y por ello, aquellos nuevos jóvenes lectores, no se dan cuenta de la inmensidad que trae el lenguaje y el arte de la escritura, en todas su formas, y venga, está bien que leamos ahora libros de hasta 250-600 páginas y más, pero, sinceramente no es que muchos brinden buena sustancia o contenido, pero esto no quiere decir que arremetamos con la escritura contemporánea, no, de personas totalmente desconocidas, alguien puede decir que ha leído cosas buenas, pero para esa persona, puede que no haya una oportunidad concreta, porque el libro puede ser o no, apto para su edad, intelecto en las palabras o temas tratados, y de nuevo, esto no es arremetiendo contra nadie, porque todos tenemos nuestros fuertes, pero, una de las grandes preguntas es, ¿porqué siempre preferimos, ese mismo huevo frito? La respuesta es fácil, para muchos/as, es la satisfacción o enseñanza que ya saben, pero que heroicamente o villanamente, aún no han obtenido.

    Así que, ¿porqué los editores prefieren estos libros? De nuevo, la respuesta es fácil, un libro fácil de leer, que tenga contenidos que atraigan a todas las edades, es la clave para no dejar que él comercio de ahora, afecte la industria del libro o, la empresa en concreto que ya es exitosa, pero, si ya es malo que en los e-books se haga lo anterior mencionado en este artículo, agregado a lo que los editores desean vender para generar ganancias, y realmente no mostrar un libro que valga su contenido en oro, bueno, es obvio que las posibilidades sean peores para el futuro de la lectura.

    Es decir, no es solo que te pongan él mismo huevo frito.

    Pero al mismo tiempo, y personalmente creo, que es bueno cuando te generan esas ganas de leer, aunque sea una historia que ya sabes como se desarrollará y terminará, porque será de un momento a otro, en que esa persona, que realmente se halla apasionado a la lectura, la que notará al “huevo frito” y querrá cambiar, pero la gran cuestión aquí es, y teniendo en cuenta que las generaciones dependiendo a su estado cultural, su desarrollo histórico, etc, es:

    ¿Cuántas lo harán?

    ¿Cuántas preferirán los típicos desarrollos clichés y finales felices, o finales tristes? Porque ahora en los dos lados del tablero, hay de los mismos personajes duplicados.

  3. Alfredo Álamo dijo:

    Ojo, yo no he dicho que el producto final sea malo. Será diferente, como lo fue el salto de la novela corta a la novela como forma mayoritaria. Supongo que en su día también se quejaría alguien del nuevo formato.

Añade un comentario


Lee lo siguiente antes de aceptar tu comentario:

Debes tener en cuenta que se requiere corrección ortográfica y gramatical:
- No se admite lenguaje sólo en mayúsculas o minúsculas.
- No se admite lenguaje SMS o abreviado: Frases completas y con sentido.


Política de Privacidad

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.

Gracias por tu colaboración.


Lecturalia Lecturalia