Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico
97.289 libros, 22.341 autores y 76.932 usuarios registrados

Los libros de autoayuda ya no son lo que eran (I)

Gabriella Campbell el 24 de enero de 2013 en Divulgación

Autoayuda y superación

Ante la palabra autoayuda, se despiertan en nuestro cerebro varias ideas relacionadas, y es posible que muchas de estas ideas sean de lo más críticas. Se trata de una tendencia, un tema, un subgénero que podemos encontrar en el mercado editorial y que puede asociarse a obras repletas de palabrería barata, fábulas ingenuas, fórmulas mágicas y muchísima tomadura de pelo en general.

Pero el mercado avanza, nuestros gustos cambian, y a pesar de la abundancia de charlatanes, supersticiones y del pensamiento mágico enamorado de las soluciones fáciles y milagrosas, vemos con cierta curiosidad cómo los libros que antes prometían resolver todos nuestros problemas han ido cambiando. Poco a poco esas fórmulas han evolucionado. Hay un señor llamado Paulo Coelho que opina que el Ulises de James Joyce es un libro vacío, y que vende, aun ahora, una cantidad de ejemplares nada despreciable, al igual que otros enamorados del cuento y de la parábola como Jorge Bucay y similares. Pero estos ahora son puentes, libros intermedios entre aquella profusión de obras que prometían hacernos felices y la nueva corriente que lleva un tiempo abriéndose paso en nuestras librerías. Lo que se nos viene encima es mucho más gordo pero, sorprendentemente, bastante más inteligente.

La nueva ola de autoayuda ya no se llama autoayuda. Hay demasiadas connotaciones negativas y anticuadas en este sentido. Con la nueva ola hablamos de superación personal o incluso de life hacking, una expresión que simboliza a la perfección esta nueva tendencia de buscar atajos o hacks para mejorar nuestra vida. El uso de un término asociado a la informática y a la tecnología de la comunicación no es gratuito; esta nueva ola nace, sobre todo, en línea, en los blogs y webs especializadas. Muchos de los libros de esta nueva corriente surgen, precisamente, de estos sitios web, y muchos son autoediciones, por obra y gracia de Amazon o Kickstarter, pero otros son los niños predilectos de sellos editoriales tradicionales. Como en todo, hay charlatanes y promesas vacías, pero el discurso carece de credibilidad si no va acompañado de una demostrada documentación o una larga experiencia en el campo tratado. Los nuevos autores de superación personal no son solo los autores, son los sujetos de sus propios experimentos, hombres y mujeres aparentemente normales que han alcanzado cotas de productividad y superación muy notables. Y no uso la palabra productividad en vano, ya que esta se ha convertido en la nueva panacea de este mercado de no ficción: donde antes queríamos ser más felices, ahora parece que queremos ser, ante todo, más productivos e independientes. La eficiencia se ha convertido en la máxima virtud.

Al mismo tiempo, aparece una contraposición clara a esta necesidad de rentabilidad laboral y personal, una corriente que busca los mismos objetivos (máximo rendimiento con mínimo estrés) a través de caminos muy distintos. Frente al lifehacking de autores como Tim Ferriss, Gina Trapani o David Allen, otros autores recurren a la meditación, al budismo zen y al minimalismo para obtener los mismos resultados. ¿Pero dónde comenzó este cambio, este paso del sentimentalismo a la metodología fría y calculada de los nuevos escritores de autoayuda? Lo veremos en la segunda parte del artículo.

Autores relacionados Autores relacionados:
David Allen
Jorge Bucay
Paulo Coelho
Tim Ferriss

11
comentarios en “Los libros de autoayuda ya no son lo que eran (I)”

  1. Erik360 dijo:

    Estoy de acuerdo sólo en parte con el artículo. Sí, es cierto que la vieja manía de hacer “sectas de autoayuda” ha sido un tanto mitigada, pero no soy tan optimista como el autor con la nueva generación de “gurús” de la autoayuda, que se ponen a si mismos como ejemplo del éxito que va a conseguir el ingenuo comprador de normalmente, carísimos productos. El gran problema yo creo que está en nuestra sociedad, pasota, edonista, agilipollada por decirlo con una palabra vulgar. Y mientras halla gente que quiera recetas fáciles y mágicas, habrá gente dispuesta a vender sus recetas, inválidas y faltas completamente de toda neurona.
    Me parece que al autor del artículo no le cae muy bien Coelho… bienvenido a mi mundo. Un tipo con la cabeza tan vacía y falto completo del conocimiento de la cultura clásica como Coelho, es un buen candidato para analizar el secreto del éxito de la autoayuda. En resumen, la gente se siente identificada con lo que nos cuentan los “gurús”, y eso les alivia sus tensiones cerebrales, durante al menos un día, que es lo que tardé yo en olvidar el único libro que me he leído de coelho (me gustó pero cuando lo terminé me pareció completamente insustancial).
    Y lo del cambio de denominación de autoayuda… no se fíen, ya los del “pensamiento positivo” le llaman a eso “superación personal” también. La terminología es lo de menos. La nueva generación de autores de autoayuda tienen cosas buenas y malas, en eso si estoy de acuerdo: lo bueno es que son gente que de normal ha pasado por esos problemas que ahora ayudan a solucionar; pero lo malo es que eso no hace experto a nadie en algo: rodar colina abajo despeñado junto con un montón de piedras, no te hace físico por mucho que participes de las leyes de la física. Espero sinceramente que los nuevos “maestros de autoayuda” a partir de ahora, vallan más por la universidad a estudiar carreras como psicología, historia, sociología,… y hablen, una vez que ya se han puesto a la altura de los Nietzsche, Freud, Shakespeare, James Joyce… ahora sí con conocimiento de causa, y con conocimiento de esa teoría sin la cual occidente lleva más de un siglo estancada. O sea: genial, nueva gente que le gusta la temática de superación personal poniendo en jaque a los viejos estafadores; pero joder, si quieres ayudar a avanzar a la humanidad primero asegúrate de estar al menos a la altura de los geniales hombres intelectuales del siglo XIX, el más grande de la humanidad en cuanto a conocimiento se refiere. ¿Cómo nos va a ayudar a “superarnos” alguien que no sabe lo que es el nihilismo, la voluntad de poder, y la amenaza de los “demonios de fuego”, que acechan entre las sombras a la humanidad, para azotar a esta e impedir definitivamente que cumplamos nuestros sueños? Vamos, que antes de hablar, aprender de los mejores. Y entonces sí, bienvenidos los nuevos maestros de la autoayuda, cuando alcancen esa sabia combinación entre teoría y praxis. Saludos.

  2. María Antonia dijo:

    No me gustan los libros de autoayuda, son como recetarios para el ánimo…échese una pizca de…cuente tres cucharaditas para….
    Lo digo porque he leído unos cuantos- tontería sería negarlo- y al final en vez de disfrutar de la lectura te ves apuntando en un cuaderno fórmulas mágicas que se mueren después de escribirlas.
    Respeto las experiencias y sabiduría de los gurús del autocontrol, pero me desvinculo de tanto perfeccionismo.
    Acepto mi imperfección y me voy de la mano con ella…donde me lleve.

  3. Maria dijo:

    Solo estoy de acuerdo en parte
    . Hay mucha basura entre los libros de autoayuda y superacion personal; pero tambien hay lieratura mas seria. Concretamente a mi me gustan mucho los de la Editorial Desclee de brouwer por ejemplo La asertividad de Olga Castanyer.

  4. Gabriella Campbell dijo:

    Erik360, gracias por tu respuesta, me ha parecido una aportación muy interesante. Hablo más del tema en la segunda parte del artículo, y menciono algunos de los puntos que comentas.

  5. María dijo:

    Buenas tardes, yo como bibliotecaria si que puedo decir que los libros que se prestan de autoayuda si que funciona bien, ya sea para mayores o adolescentes. Creo que mientras los leen al sentirse a veces identificados con lo que leen les hacen reflexionar. He tenido incluso a mamas que los libros les han venido fenomenal para sus hijos.
    Es una opinion personal, pero como profesional del mundo de los libros por lo menos se que a los usuarios les aporta en parte lo que a veces necesitan.

    Un saludo

  6. Pablo dijo:

    No se porque se desprecian tanto los libros de autoayuda, me parece que mucha gente dice que no sirven, o los desprecian mas como una respuesta automática y repiten como loros que no sirven para nada.
    Yo he leido a autores como Cohelo, Bucay, Osho, Krishnamurti y muchos mas, y realmente no son libros que a uno le solucionen la vida, pero siempre hay algo, alguna frase, alguna experiencia o alguna receta porque no que sirve, y que viene bien y que reconforta el alma.
    Bucay acá en Argentina ha sido muy despreciado, sé que en España es muy valorado, creo que los Argentinos no estabamos preparados para Bucay, pensamos que los únicos que tienen la verdad son los psicologos Freudianos y Lacanianos, y nada de lo que salga de ese entorno sirve, ni siquera los que critican a Bucay se tomaron la molestia de leerlo.
    No creo como se dijo en un comentario que haya que ser un erudito, como ser psicologo, filósofo o tener un título universitario para poder escribir un libro de autoayuda, conozco a muchos psicologos que no ayudan a nadie, ni si quiera en sus propias vidas se nota un aura de sabiduria o de felicidad.
    Por eso yo no desprecio la autoayuda, para mi es un excelente género, y jamás me avergoncé de haberlo leído.
    La nueva tendencia hacia la alta eficiencia personal, como los libros de Paul Allen, si bien a algunas personas les sirven mucho, a mi me parecieron que son una herramienta para automatizar mas al ser humano, para hacerlo mas frio, para convertirlo en una máquina de hacer cosas. Ojala no se reemplace la autoayuda con esta versión capitalista que no tiene nada de espirtual.

  7. Bella dijo:

    La verdad que sobre el tema no mucho que decir, cada quién sabe qué elige para leer, sí debo agregar que felicito el espacio por la exigencia para los comentarios, excelente, claro que tratándose de una página como esta no podía ser menos… felicitaciones por ello…

  8. Nuevo, viejo « Un Bosque Interior dijo:

    […] puede asociarse a obras repletas de palabrería barata, fábulas ingenuas, fórmulas mágicas y muchísima tomadura de pelo en general.  Gabriela […]

  9. Fabio Pereda Devita dijo:

    Aun así, Déjame que te cuente de Jorge Bucay esta a otro nivel.

  10. Criptorkidia... dijo:

    Ojo, aca hay un tema de academias, no se pueden poner en el mismo saco al farsante de Cohelo o el delirante edulcolorado del tal Bucay y a Krishnamurti y Osho (el Krishnamurti light por definicion)…el tema de fondo es el negocio editorial, no tanto los autores y sus obras en si mismas….me parece que una Editorial con linea editorial clara y seria se resistira ante cualquier tentacion de ultra lucro a editar bobadas intrascendentes del mendicante de Cohelo, yo propongo quemar todos los libros de Cohelo como un acto humanitario salvifico…luego, soy fascista en esto…preferiria que la gente no leyera ninguna cosa a que leyera a este degenerado…que por lo demas lo unico que ha hecho es livianizar a tope las tradiciones budistas canonicas….Chogyan Trungpa Rimpoche no estaria muy contento con el latrocinio de este indecente malparido de Cohelo….

  11. Gabriella LiterariaCómo hackear las webs de contactos, o cómo conseguir pareja como un matemático » Gabriella Literaria dijo:

    […] autoayuda 2.0 (escribí un artículo doble sobre la evolución de la autoayuda para Lecturalia, podéis leerlo aquí). El verbo to hack suele asociarse a cosas negativas (por aquello de los hackers o piratas […]

Añade un comentario


Lee lo siguiente antes de aceptar tu comentario:

Debes tener en cuenta que se requiere corrección ortográfica y gramatical:
- No se admite lenguaje sólo en mayúsculas o minúsculas.
- No se admite lenguaje SMS o abreviado: Frases completas y con sentido.


Política de Privacidad

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.

Gracias por tu colaboración.


Lecturalia Lecturalia