Lecturalia Blog: reseñas, noticias literarias y libro electrónico

89.898 libros, 20.162 autores y 70.639 usuarios registrados

Febrero, el mes de las cartas

Gabriella Campbell el 1 de febrero de 2012 en Actividades, Arte, Literatura

Proyecto Poema

Resulta difícil concebir, en nuestra era de redes sociales, teléfono móvil y correo electrónico, que no hace tanto tiempo los seres humanos se comunicaban escribiendo (sí, escribiendo, con pluma, o bolígrafo, o lápiz) sobre un soporte físico que luego se introducía en un sobre que era recogido y transportado por una empresa de correo. Seguimos recibiendo cartas, sí, pero en general se trata de facturas, extractos bancarios, tal vez alguna tarjeta de cumpleaños o de Navidad, o paquetes pedidos por internet. Es curioso pensar que personas como Voltaire y sus contemporáneos podían escribir diez epístolas al día, en un rabioso afán de estar “actualizado” que competía con nuestro interés contemporáneo por el e-mail o los mensajes instantáneos.

Con el tiempo, esas cartas en papel han ido desapareciendo, y aunque se conservan iniciativas interesantes como el postcrossing, en la que los participantes envían y reciben tarjetas postales unos a otros por todo el mundo, ya casi no las escribimos. Yo misma inicié un proyecto el año pasado que consiste en enviar poemas ilustrados por correo postal, y la respuesta de los participantes suele ser bastante entusiasta, ya que reconocen la rareza de abrir el buzón y encontrar algo que vaya más allá de recibos o publicidad. Algunos de nosotros incluso conservamos, con afecto, las cartas que nos enviábamos en una época en la que todavía se creaban textos manuscritos para los demás.

Para este mes de febrero, la escritora estadounidense Mary Robinette Kowal ha lanzado el reto de escribir una carta diaria (excepto domingos y posibles festivos). La escritora redescubrió el placer de enviar y recibir cartas al tomarse este septiembre pasado unas vacaciones de internet; al no estar conectada a la red, sus conocidos comenzaron a sustituir el correo electrónico por el tradicional. Disfrutó tanto de la experiencia que ahora anima a los demás usuarios de la red a apuntarse. Sólo hay dos reglas:

1.Durante el mes de febrero (de lunes a sábado), envía por lo menos un texto al día por correo postal. Puede ser una carta, un dibujo, un recorte, una tarjeta postal, no importa.
2.Responde a todos los que te escriban a ti. Estas respuestas también pueden contar como textos enviados.

Mary también proporciona algunas ideas para involucrar a otros amigos, como hablar del proyecto en tu Facebook, para que los que quieran que les escribas te manden su dirección, o en Twitter (el hashtag es #LetterMo, pero podría crearse uno específico para hispanohablantes). Y antes de que penséis “pero es que escribir una carta al día me llevaría mucho tiempo”, pensad en cuánto tiempo diario dedicáis a enviar emails, mensajes por redes sociales, mensajes instantáneos o sms; y considerad también el valor de conservar algo en papel, de abrir el buzón y encontrarlo ahí, de tomaros por fin algo de tiempo para relajaros y disfrutar del placer de escribir a mano.

¿Qué os parece esta iniciativa, os veis capaces de llevarla a cabo? ¿Conocéis otros proyectos similares que recuperen el ya casi extinto arte de la epístola tradicional?

Autores relacionados:
Voltaire

Entradas relacionadas:

3
comentarios en “Febrero, el mes de las cartas”

  1. Alfonso Villar dijo:

    Está claro que es mucho más romántica la carta, pero el correo electrónico es más bien una evolución condicionada por el medio. El contenido es el mismo. Aun así tenemos tendencia a valorar más lo material, lo cual tiene su lógica. Pero con el tiempo me voy dando cuenta de que lo inmaterial es muchas veces más valioso: ¿cuánto vale una idea que puede ayudar a miles de personas? ¿Cuál es el valor de una información que puede derrocar a un gobierno?

  2. Isabel Alcaraz dijo:

    Sería absurdo que nos olvidarámos del poder del papel.
    Nada puede compararse a la emoción que supone abrir ese correo en el que solo encuentras facturas y ver una carta o una postal.
    La escritura en el papel, permite ver cosas sobre quién escribe que se nos escapan en los emails o en los mensajes, además de permitir un contacto físico, no inmaterial.
    Además el envio de una carta, en el mundo en el que estamos que va con tantas prisas supone mucha determinación. No solo el tiempo de escribirla, si no también el de buscar un sobre, un sello y un buzón.
    Por mi parte, merece la pena el esfuerzo, y por eso envio cartas y seguiré haciéndolo.

  3. EDITH CHAVEZ dijo:

    Es una gran idea, es mas romantico y la emoción de recibir cartas es muy buena. Quizá siga la recomendación con mis amigos y seres queridos.
    Excelente!!!!

Añade un comentario


Lee lo siguiente antes de aceptar tu comentario:

Debes tener en cuenta que se requiere corrección ortográfica y gramatical:
- No se admite lenguaje sólo en mayúsculas o minúsculas.
- No se admite lenguaje SMS o abreviado: Frases completas y con sentido.


Política de Privacidad

A efectos del cumplimiento con lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa de que los datos facilitados por Ud., incluyendo la dirección IP del equipo desde el que accede, serán incluidos en un fichero propiedad de Ontecnia Media Networks S.L., cuya finalidad será la gestión y mantenimiento de las relaciones comerciales con nuestros clientes y usuarios y la atención de consultas, sugerencias o dudas en relación con nuestros productos o servicios. Cuando expresamente se indique, los datos marcados con un asterisco (*) serán obligatorios, sin los cuales no podremos tramitar este servicio. Mediante el envío de la información anterior, presta Ud. consentimiento al tratamiento descrito, así como al envío de comunicaciones comerciales relativas a nuestros productos o servicios. Sus datos serán tratados de forma confidencial, aplicándose las medidas técnicas u organizativas establecidas en la legislación vigente para evitar su acceso, manipulación o eliminación indebidas, sin que, salvo consentimiento expreso por su parte, vayan a ser cedidos a otras entidades o terceras personas fuera de los casos legalmente permitidos. No obstante, Ud. puede, en cualquier momento, ejercer sus derechos de acceso, cancelación o rectificación en relación con dichos datos, solicitándolo a cualquiera de las direcciones indicadas en la Información Legal.

Gracias por tu colaboración.


Lecturalia Lecturalia